El “Bombazo” esperado por los grupos reaccionarios, estaba por detonar.

Por fin la oposición mexicana comandada por Claudio X González, tendría elementos suficientes para descarrilar a Morena y al gobierno del presidente López Obrador.
Una filtración masiva de documentos confidenciales de la SEDENA, llegó a manos de Carlos Loret de Mola y se anunciaba que se darían a conocer asuntos de importancia nacional, que se estaban ocultando al Pueblo de México.

Loret de Mola preparó el terreno para que la explosión de la poderosa “bomba” que tenía en sus manos, detonara con la intensidad deseada.
Las redes sociales y los medios de comunicación de todo tipo, esperaron el momento en que se abriría esta información, públicamente.
¿Explotó la bomba y destruyó el respaldo al presidente y a su partido político”
No.
No hubo bomba.

Lo más aproximado a eso, fue un petardito que ni siquiera dio en el blanco.
Loret de Mola nos habló del estado de salud del presidente. Habló sobre enfermedades que sabíamos padece desde hace mucho López Obrador. De la cirugía a que fue sometido hace algún tiempo. De los medicamentos que debe tomar, por prescripción médica. De los cuidados que debe seguir una persona afectada por estos males. Y nada más.
El “bombazo” destructor, acabó siendo un globo lleno de confeti.

Las cuentas importantes en redes sociales, identificadas con el conservadurismo, han intentado detonar a fuerzas el petardo que no va a estallar. Hay el mismo nado sincronizado que hemos visto otras veces, haciendo hasta lo imposible por persuadir a los incautos, de que la salud de López Obrador está muy deteriorada y que ya es imposible que siga gobernando.
¿Pero quién con dos dedos de frente, puede creer que el presidente está de verdad muy enfermo, cuando sabemos que se levanta diariamente a las cuatro de la mañana, para atender su agenda diaria?

Que a las seis en punto, encabeza la reunión de seguridad, junto a integrantes de su gabinete. Esto, de lunes a viernes.
Que preside la Conferencia Mañanera a las siete de la mañana.

Los fines de semana, realiza giras de supervisión a distintos estados, para verificar que las obras y trabajos en proceso, se realizan en tiempo y forma.
¿Quién va a creer que el presidente está grave, cuando lo vemos jugar beisbol, cada vez que sus ocupaciones se lo permiten?

¿Quién puede creer que no goza de salud, si lo vemos sonriendo a diario y con la disposición y el ánimo de una persona sana?

El montaje preparado para que Loret de Mola lo usara como arma mediática, en contra del presidente López Obrador y su gobierno, inicia de la peor manera posible. No publica algo que la gente desconozca. Cae en el ridículo de inmediato, al dejar al descubierto que los documentos hackeados, no contienes secretos relevantes. Su contenido está relacionado con asuntos cotidianos que maneja y resuelve el gobierno.

En este momento, se sabe ya que el grupo que realizó el trabajo sucio, para robar información de los servidores de la SEDENA, responde al nombre de “Guacamaya Hacks” y que tienen cuenta en Twitter y otras redes sociales.

En un posteó fechado el día de hoy, ese grupo de piratas cibernéticos, señala que, a Latinus, le fueron entregados seis TB de información, mismos que equivalen a 36 millones de documentos PDF, 1.5 millones de fotos y 3 mil horas de videos.

Sabemos también que el robo de información, se dio en el momento en que la SEDENA realizaba actividades de restructuración y actualización en sus sistemas informáticos. Los hackers aprovecharon ese resquicio momentáneo, para ingresar a las bases de datos de la Secretaría.
La cantidad de información sustraída, es monumental.
Pero ¿Qué pasa con ella?

Guacamaya Hacks sube un mensaje a Twitter la mañana de hoy, en donde, aparte de dar a conocer las cifras sobre los datos que sustrajo, hace un comentario muy significativo.
Nos dice: “El dato menos relevante, es la salud del presidente”

Y esto deja ver la farsa que preparó la oposición y el poco efecto que tuvo el “bombazo” informativo que anunciaron.

Si de verdad hubiera algo de suma importancia en los documentos filtrados a Latinus, Loret de Mola no hubiera comenzado su ataque en medios, utilizando “el dato menos relevante”.
Lord Montajes se distingue por ser uno de esos sabuesos de ataque, que se van siempre a la yugular, o a otras zonas vitales de su víctima.
Claudio X González no hubiera ordenado ir de la menor noticia, a la de mayor impacto.

Eso es absurdo.

Guacamaya Hacks postea su mensaje a las 10:39 de hoy, cuando comienza a caerse el nuevo Montaje de Latinus, de la oposición y de Loret de Mola.
Es un intento para mantener en expectación a los ciudadanos, prometiendo que habrá “bombas” más efectivas.

Pero al parecer, algo se quebró en este nuevo montaje y no hay mucho interés en seguir con su juego.
Los opositores en redes sociales, comienzan a quejarse porque buena parte de los medios de información, no han dado cobertura a los Montaje Papers.
Hablan de que La Jornada, ni siquiera toca el tema.

Periodistas de diversa filiación, manifiestan en redes sociales que la falta de información importante, hacen de este hackeo, un ejercicio de nulo valor periodístico.
Todo lo relacionado con la salud del presidente, era conocido.

Y la aseveración de que López Obrador, tiene limitaciones que le impiden gobernar, lo desmiente el ritmo de trabajo que lleva el presidente y la falta de síntomas reales, que hagan dudar de su buena salud.

Los conservadores son un sector social muy limitado. Sus ideas y proyectos, caen muchas veces en lo infantil. Quizá porque siguen manteniendo la idea de que el Pueblo es tonto y ellos son tan inteligentes, que las peores ridiculeces que salen de sus limitados cerebros, son excepcionales y prometedoras de grande triunfos.
Pero el Pueblo de México dista mucho de ser tonto. No se deja engañar, o manipular.

Sabe quienes son sus verdaderos enemigos y quien combate en favor de la gente.

La oposición puede tener millones de documentos sustraídos ilegalmente.

Pero como este gobierno nada tiene que ocultar, esa información de nada sirve a los corruptos.

Muestran que son los amos de los montajes y que cuentan dentro de sus filas, con el principal difusor de noticias falsas. Y nada más.

Atacar a un presidente honesto, con pruebas reales, es difícil, porque la rectitud y la honestidad, son difíciles de perder.

Atacar a un presidente con datos falsos, es casi imposible. Se estrellan ante la realidad y no prosperan.

Ese ataque a López Obrador, que comienza mal, al hablar sobre su “mala” salud, no tiene en cuenta que la gente ve a diario a un presidente sano e incansable.

Un presidente trabajador, distinto a los que gobernaron en el pasado, que tenían también sus enfermedades y varios de ellos, hasta sus adicciones.
Los Montaje Paper, pasarán sin pena ni gloria.

Pero que Loret de Mola haga su lucha.

Vive de eso y carece de escrúpulos como para decirles NO, a sus patrones.
En el fondo, Loret de Mola y Claudio X, son las dos caras de la misma moneda.

Malthus Gamba

Advertisement