David Colmenares: El que acabó con la credibilidad de la ASF

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

La oposición tiene miles de ases bajo la manga según ellos, pero cada que quieren sacar uno, terminan siendo la baraja con el número dos en el póker.

Día tras día intentan un golpe, pero finalmente el dolor lo sienten ellos. No tienen idea ni rumbo, están moral y físicamente derrotados.

El más reciente “as” que se sacaron de la manga, terminó como todos, ridiculizado, reducido a nada, convertido en el hazme reír de la sociedad entera.

David Colmenares Páramo, que por simple politiquería barata, obedeciendo a sus patrones, presentó un ridículo informe sin revisar, y creyéndose sus propias mentiras.

Y en consecuencia se convirtió en un criminal, al acabar con la credibilidad y el prestigio que tenía la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Un auditor mediocre, un hombre que su mismo ex jefe afirma que no sabe hacer auditorías y por eso lo despidió de la institución, donde poco después, en el sexenio de Peña Nieto, fue nombrado a ocupar el puesto que le queda muy grande.

Pero no tan solo es mediocre e inepto. El hoy Auditor Superior de la Federación, creyó que orquestando un montaje plagado de mentiras lograría que todos le creyéramos, aunque en eso se fuera su poquísima credibilidad, su poca decencia y el prestigio que debería tener un auditor.

Terminó siendo una víctima más de su ambición, pero sobre todo, víctima de esos que quieren recuperar el poder para servirse de nuestro país como lo hacían antes.

Ya es tiempo que la oposición y sus sirvientes entiendan que no vamos a quedarnos callados, que el México de hoy, es mejor auditor que todos sus sirvientes y que todos ellos juntos.

Ya es tiempo que entiendan que por cada ataque, recibirán la respuesta de un pueblo informado que los dejará una y mil veces en ridículo; que se den cuenta que el presidente que hoy tiene México, tiene tanta preparación en política, que ni todos ellos juntos podrán igualar.

Las infamias del informe final de la auditoría a la Cuenta Pública 2019, presenta errores por más de $200,000 millones de pesos, al dictaminar que el costo por la cancelación del aeropuerto de Texcoco sería de $331,996 millones de pesos.

Ingenuamente o a propósito, creyó que lograría atacar políticamente al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero terminó cayendo en su propia trampa.

Y las comparsas, (los medios de comunicación), le hicieron el caldo gordo. Comparsas del viejo régimen y qué día a día, hacen ridículo tras ridículo. Al final del día parecen avestruces, solo escondiendo la cabeza bajo el polvo.

A estos opositores ya no les importa su credibilidad, solo les importa pegar un rato, aunque después ellos sean los que sufren los moretones de sus propios golpes.

El error de David Colmenares Páramo por más de $200,000 millones de pesos, sólo se podrá subsanar con su renuncia y su inhabilitación permanente para ocupar un cargo en la Administración Pública.

Los medios de comunicación y la oposición actual, lo volverán a pagar en las urnas este 6 de junio de 2021.

Solo les falta el último clavo a su cruz. Los medios de comunicación están siendo castigados por la sociedad y por el gobierno que les retiró los beneficios de los que gozaban. Y los partidos de oposición van directo al exterminio.

Basta de tanta bajeza. No tienen nada, creen que con mentadas de madre lograran algo, pues terminarán en la lona, y muchos de sus políticos terminarán como Francisco García Cabeza de Vaca y Roberto Sandoval, entre otros.

No le sigan jugando los tanates al tigre, mejor vayan tomando el lugar que les corresponde, fuera de la vida pública de nuestra hermosa nación.

¡Viva México!

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea