Sindicato Mexicano De Electricistas

El gobierno federal y CONCAMIN logran eliminar a los intermediarios en el abasto de medicamentos

¡Buenas noticias!

Tras reunirse en Palacio Nacional, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), Francisco Cervantes, dio a conocer que se logró un acuerdo con el gobierno federal para eliminar intermediarios en la distribución de los medicamentos.

El objetivo es que el Gobierno Federal tenga trato directo con el sector privado y así garantizar el abasto de medicamentos en hospitales públicos.

Cervantes admitió que bajo el anterior esquema de licitaciones se cometieron excesos que nadie quiere.

Sin embargo, el presidente de la CONCAMIN, se comprometió con el abasto. “Además, acuérdense que las medicinas no se tienen en stock, se tienen que mandar a hacer porque se caducan. Estamos preparándonos para que se pueda tener un abasto. De no ser de esa manera en tres meses no quisiera saber qué va a pasar”.

Además aseguró que la importación de medicamentos podría afectar a la industria nacional y, en consecuencia, la generación de empleos. “El contenido nacional es lo que debemos de ver. Los empleos donde se generan, pues aquí”.

De acuerdo con La Jornada, Cervantes pidió no satanizarla a las empresas farmacéuticas, pues es de las mejores que “Es una industria bastante importante y con muy buenas prácticas”.

¿Cómo funcionaba el sistema de comprar por medio de intermediarios?

El subsecretario de Salud, López-Gatell, indicó que en el sexenio anterior, cuatro empresas concentraron la distribución de insumos y medicamentos. Explica que estos se lo lograron gracias a que firmaron ‘cartas de exclusividad’ con los laboratorios fabricantes de medicinas.

“En México, hay gruesamente alrededor de mil 400 compañías farmacéuticas, diez grandes internacionales, diez grandes nacionales, y todas tenían que ser canalizadas sus ventas a través de intermediarios”

Además, aseguró que estas empresas manejaban ‘catálogos’ de insumos para diferentes instituciones de salud lo que, criticó López-Gatell, provocaba que la calidad de las medicinas no fuera la misma para las personas con seguridad social y las que no tienen este tipo de atención.

Con información de La Jornada