AL ROJO VIVO: La doble moral de Denise Dresser (dinero mata dignidad)

El Estado Laico, una figura constitucional que data de tiempos del Presidente Benito Juárez, personaje que separó los intereses religiosos de los del Gobierno con las famosas Leyes de Reforma, sin embargo esa figura se ha malentendido y maltraducido al paso de los años.

La razón por la que se separaron la Iglesia y el Estado no fue por incompatibilidad total de ideas, sino por el gran poder político y económico que habían acumulado cientos de líderes religiosos desde tiempos de la Colonia (1521 – 1810), durante la guerra de Independencia (1810 – 1821) y en buena parte de la etapa del México Independiente (a partir de 1821).

Detalle del mural de José Clemente Orozco: “Juárez, el clero y los imperialistas”, Museo Nacional de Historia. Foto: Gobierno de México

Hay que decir que varias ideas religiosas de origen simpatizan con valores que se tratan de promover en algunos regímenes políticos, como el respeto a la dignidad de la persona, el tener un trabajo decente y bien remunerado, el apoyo a los sectores vulnerables de la sociedad y un largo etc.

A lo anterior hay que agregar, ojo, que las interpretaciones que hacen las religiones, sectas y agrupaciones espirituales son harina de otro costal.

Doña Denise Dresser y sus dichos

Pues resulta que la Sra. Dresser otra vez volvió a hacer de la suyas, pues manifestó una total indignación porque, según ella, en el “Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos” en que participó el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador en la ciudad de Tijuana, en el Estado de Baja California, se violentó el Estado Laico.

Lo anterior no fue producto de un signo abiertamente religioso y espiritual en el evento en cuestión, sino por los discursos pronunciados por dos líderes religiosos: el Pastor Evangélico Arturo Farela, Presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas y el Padre Alejandro Solalinde, Coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana en el Pacífico Sur del Episcopado Mexicano.

Aquí el tuit de la Sra. Dresser y el video del Pastor Farela.

Aquí el video del Padre Solalinde.

Como puede observarse claramente, ambos personajes hacen menciones religiosas, sin embargo enfatizan la importancia del respeto a los Derechos Humanos, los principios de equidad y de justicia social y, lo más importante, que no piden les permitan incidir como instituciones religiosas en las decisiones de política o economía, de aquí que no se violente el Estado Laico, ni con su presencia, ni con sus discursos.

La Sra. Dresser pone en entredicho y como algo totalmente cuestionable el hecho de que el Pastor Farela y el Padre Solalinde participaran en un evento público organizado por el Estado Mexicano, esto a pesar de que ambos personajes enfatizaran valores que son propios de la correcta administración del poder público… ¿cuestionable? no lo creo, pero veamos algo que sí lo es.

Denise Dresser y los Legionarios de Cristo de la Universidad Anáhuac

De todos sabido que Denise Dresser es una muy cotizada conferencista, pues ha dado discursos igual a estudiantes que a empresarios y políticos de la llamada “clase dorada”.

En 2015 el hoy Diputado Federeal Gerardo Fernández Noroña exhibió con pruebas lo que la Sra. Dresser llega a cobrar por una conferencia con cargo al erario público, es decir, a los impuestos que pagamos los mexicanos: hasta $250 mil pesos.

Ciertamente la susodicha puede trabajar y cotizarse como mejor le convenga, pues por años se ha dedicado a laborar en el sector privado… ¿pero decir que simpatiza con las causas sociales y cuando una institución que recibe dinero público le pide una platica, ponencia, conferencia se cotiza en cientos de miles de pesos? Eso contradice todo lo que presume ser.

Ahora, llama la atención como le indignó la participación de dos religiosos en el Acto de Unidad en la cd. de Tijuana, pero no le causó el más mínimo sentimiento de rechazo el prestar sus servicios como conferencista a una universidad privada, la Universidad Anáhuac, que fue fundada y a la fecha es administrada por una Congregación Religiosa, los Legionarios de Cristo, cuyo principal líder fue un sacerdote pederasta, corrupto y traficante de influencias: Marcial Maciel.

Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Foto: Plumas Atómicas

Denise Dresser acudió en al menos dos ocasiones a instalaciones de la Universidad Anáhuac, la primera en 2015 al campus Querétaro y la segunda en 2017 al campus Mérida.

Foto: Codiceinformativo.com

En Querétaro ofreció la conferencia “Las tres ‘C’ que México necesita: Competencia, Competitividad y Crecimiento” en la que habló del caso de “La Casa Blanca de Peña Nieto” (reportaje publicado por Carmen Aristegui y su equipo de investigaciones especiales cuando laboraban en MVS), destacó que el capitalismo de cómplices (de cuates) no se basa en la competencia sino en la obstaculización y la cereza del pastel:

El ciudadano preferido de las autoridades es el idiota, y los idiotas gobiernan porque los idiotas los eligen

Foto: elaltavox.mx

En Mérida, su participación fue aún más polémica pues acudió al campus en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2017, donde impartió la conferencia “Despertar Ciudadano: Una Visión Femenina”.

En esta ocasión la “Doctora” (sin cédula de grado académico) en Ciencias Políticas fue “invitada” (contratada) por el PAN.

Foto: @PANYucatan

Esta participación es completamente contradictoria a lo que dice abanderar:

* Dijo en 2015 que no votaría por el PAN en las presidenciales de 2018 aunque la candidata fuera Margarita Zavala, sin embargo aceptó la “invitación” de un partido que está abiertamente en contra de la capacidad de decidir de las mujeres sobre su propio cuerpo, lo que se según ella apoya.

* Asistió a una universidad privada cuyos cimientos están fundados en el rechazo a la dignidad de la persona humana, y ya no digamos de las mujeres, pues eso es lo que representa el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien consideraba a la Anáhuac como su más grande orgullo.

A Marcial Maciel se le relaciona con mujeres con quienes tuvo hijos. Foto: octavioislas.com

De tal forma que la invitación al campus Mérida de la Universidad Anáhuac debió ser particularmente rechazada, lo que deja comprobado que para Denise Dresser los principios éticos se respetan siempre y cuando no exista una fuerte cantidad de dinero de por medio.

Es así que le pregunto, estimado lector… ¿qué le indigna más… la participación en un evento público de dos líderes religiosos que hablaron de la importancia de ser un país unido o una intelectual que dice tener valores y que lucha por las causas sociales pero que es capaz de vender sus servicios por sumas fuertes de dinero a una universidad privada que es administrada por una Congregación Religiosa cuyo fundador fue un pederasta comprobado o a una institución que recibe dinero público?

Así las cosas.

@Cr_Politico