Violando varias leyes, lanzan por otro Partido a Obispo cercano al PRI para diputado de Ecatepec… ¿Y el INE?

No es ninguna exageración, un Partido Político del Estado de México está proponiendo como candidato a Diputado Local a un Obispo Emérito de la Iglesia Católica que no ha renunciado a su condición de Sacerdote.

Todos pusimos el grito en el cielo cuando nos esperamos esta mañana que el Obispo Emérito de Ecatepec Onésimo Cepeda Silva fue postulado por el partido “Fuerza por México” a una diputación local en el Estado de México.

A su servidor se le hizo rarísimo que Onésimo Cepeda fuera postulado para un cargo de elección popular puesto que no se ha separado de su condición de sacerdote, ministerio para el que fue ordenado en 1970 Y nunca hizo lo posible para hacer algo así pese a su cercanía la jerarquía del PRI en el Estado de México.

Así mismo, Cepeda es Obispo Emérito de Ecatepec, es decir, que:

Lo único que dejó de hacer es administrar dicha diócesis, pero de ninguna manera pierde su condición de Obispo y tampoco la de Presibítero (comúnmente llamado Sacerdote, Padre o Cura).

Al indagar sobre la legislación vigente encontré que en la Constitución Política del Estado de México en el Artículo 40, fracción V se especifica claramente que:

Para ser Diputado no se debe ser ministro de culto y si se quiere contender por ese cargo se debe de haber separado de ministerio al menos 5 años antes al día de la elección.

Onésimo Cepeda renunció a la Diócesis de Ecatepec en 2012 por haber cumplido 75 años, la edad para retirarse como lo manda el Canon 401 del Código de Derecho Canónico (que es para la Iglesia Católica lo que para el gobierno civil en México es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos), pero a pesar de esto no pierde su condición Episcopal (de Obispo).

El mismo Cepeda declaró a los fieles católicos cuando celebró su última misa como Obispo Titular en la Catedral de Ecatepec en 2012:

“Me dejaron como ejidatario sin parcela, pero sigo siendo ejidatario o como mula sin aparejo, pero sigo siendo mula. Sigo siendo Obispo”.

Y en septiembre de 2013, a pregunta expresa de una periodista para el canal “Valores TV” sobre si sigue siendo Obispo, declaró:

“Ya no administrado (la Diócesis) Ecatepec, ya no trabajo en Ecatepec. Soy Obispo, sí, Emérito. Obispo lo voy a ser hasta que me muera”.

Desde aquella declaración de 2013 hasta la fecha han pasado 8 años por lo que en algún momento de ese tiempo podría haber presentado a la Santa Sede su renuncia al estado eclesial, es decir, dejar de ser sacerdote, pues según señala el Canon 290 del Derecho Canónico:

“Una vez recibida válidamente, la ordenación sagrada nunca se anula”.

A pesar esto, el Ministro Ordenado, como lo es Onésimo Cepeda, puede solicitar la anulación de su ordenación Sacerdotal, según lo señala el Canon 187, que dice:

“El que se halla en su sano juicio puede, con causa justa, renunciar a un oficio eclesiástico”.

Pero… ¿Cómo sabemos, estimado lector, que el Obispo Emérito Cepeda no ha realizado tal trámite?

Pues porque en septiembre de 2020 celebró en una misa privada sus 25 años de Consagración Episcopal, acompañado de pocos familiares, amigos y el Arzobispo Primado Emérito de México Norberto Rivera, quien en momentos usó cubrebocas (aparentemente un KN-95) por haber estado recientemente enfermo de Coronavirus, razón por la que estuvo internado en un hospital privado reportando por momentos estar delicado de salud; incluso se le administró la extremaunción, pues se pensó que no ganaría la batalla al Covid-19.

Y por si lo anterior no fuera suficiente al mes siguiente, en octubre de 2020, celebró 50 años de su ordenación Sacerdotal acompañado del Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, pues fue en aquella diócesis en la que fue ordenado como Sacerdote.

Así mismo, cabe mencionar que el Obispo Emérito Onésimo Cepeda aún aparece en el directorio de obispos emeritos de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), con domicilio en la zona residencial de Santa Fe, Cuajimalpa, CDMX.

Y ante está situación tanto la CEM, como la propia Diócesis de Ecatepec se han deslindado públicamente de las acciones que, en lo individual, pueda emprender el Obispo Emérito Cepeda.

De tal forma, estimado lector, que:

Como Cepeda no ha dejado de ser Obispo y no ha renunciado a su condición de Sacerdote, su candidatura para una diputación local por el partido “Fuerza por México” es claramente inconstitucional

Pues los trámites eclesiásticos ante la Santa Sede para renunciar a dicha condición debieron haberse hecho al menos en 2016 y la misa que celebró en los meses de septiembre y octubre de 2020 deja claro que no lo ha hecho.

A todo esto y dada la importancia y fama de Onésimo Cepeda:

¿Alguien ha escuchado qué opinan Lorenzo Córdova, Ciro murayama o algún consejero del Instituto Nacional Electoral o del Instituto Electoral del Estado de México sobre esta violación a la ley?

Dado que se están violando leyes locales, federales y electorales sería mucho y de pésima fama INE o alguno de sus defensores no condenar y bajar esta candidatura en particular, precisamente en un momento en que dicho árbitro se las está dando de muy puritano.

@Cr_Politico