Los damnificados del neoliberalismo

@_BarbaraCabrera

“En época neoliberal las instituciones pasaron por dos periodos: el de los privilegios a unos cuantos, y el del abuso desmedido por parte de políticos corruptos”

Mía frase

La cimbrada que el neoliberalismo está recibiendo ante el cambio de régimen en México con la llegada de la Cuarta Transformación de la vida pública de México liderada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, está rindiendo frutos. Se está combatiendo de manera decidida el mayor de los males que padecía este país: la corrupción.

Estamos viviendo tiempos inéditos. Hoy el poder ciudadano está más fuerte que nunca, la participación en los asuntos públicos ha adquirido un cauce nunca antes visto. A nivel institucional –en el ámbito federal- estamos siendo testigos de cómo se han modificado las formas para llegar a provocar ese cambio anhelado. Constatamos con hechos e informes de las autoridades federales la manera en que el presupuesto es administrado, así como la instauración de políticas públicas en marcha, a través de mecanismos como la conferencia de prensa matutina diaria, conocida como “la mañanera”.

Millones de mexicanos aplaudimos y nos sumamos al cambio de régimen; no obstante, si ponemos un microscopio, es posible percatarnos de la existencia de ciertos damnificados del derrumbe de ese sistema rapaz, voraz, salvaje, corrupto y ramplón llamado neoliberalismo.

Así que en esta Nornilandia los invito a dar un recorrido por estos especímenes, los cuales forman parte de un sector minoritario llamado la #OposiciónMoralmenteDerrotada. ¡Acompáñenme!

Los damnificados del chayote, los cuales al quedarse sin sus canonjías se han propuesto un día sí y otro también, lanzar calumnias y desinformación. Convertirse en personeros de las Fake News las cuales forman parte del vergonzoso entorno de infodemia que decidieron auspiciar.

Los desamparados de los fideicomisos conformado por personajes conocidos como los políticos de ayer (por no decirles caducos, anquilosados, dinosaúricos, rapaces, rateros, corruptos voraces y cínicos) quienes se asumen defensores a ultranza de esta opaca figura con la cual obtuvieron jugosas ganancias a costa del erario, sin rendir cuentas; constituía la “caja chica” para hacer de las suyas; por eso, se entiende como algunos de estos damnificados patalearon y se tiraron al suelo para evitar su extinción.

Los “sin partido”, como ejemplo de esta mini porción opositora tenemos al Comandante Borolas quien se quedó con las ganas de seguir colgado del poder que tanto ama tener. Y a este se suman: el PRD, PT y Movimiento Ciudadano que recientemente perdieron su registro en Coahuila por no haber alcanzado el mínimo de la votación. En 2021, estoy segura que a nivel nacional serán agregados a este tipo de damnificados algunos otros partidos que dejaron de representar al pueblo ¿no es así Partido Acción Nacional?

Los boas, frenaaas y tumores, esa curiosa y fantasmogórica oposición que se manifiesta sin argumentos y emanando un odio exacerbado a todo lo que represente Andrés Manuel López Obrador. Y lo hace en la comodidad de su automóvil o dejando casitas de campaña en el zócalo capitalino; sí, esas que volaron por los aires por estar solas, convirtiéndose en la chunga de quienes los observamos con curiosidad, cual si presenciaríamos un bizarro performance.

La supuesta “alianza federalista”, a quien tal vez recuerden y seguro así será, como los “goberladrones” (https://bit.ly/3kyqV4d), esos que salen a amenazar con abandonar el pacto federal si no les dan más dinero; los cuales no asoman la nariz sino es con un montón de guaruras, respaldados por bots y trolls a sueldo o aventando lámina con tremendos vehículos blindados y del año; se trasladan en aviones y helicópteros particulares, no vaya a ser que se contagien de pueblo. A quien por cierto, les convendría leer el artículo 117, numeral 1 contenido en el Título Quinto llamado “De los Estados de la Federación y de la Ciudad de México”, de la Constitución política de los Estados unidos mexicanos, que dice: “Los Estados no pueden, en ningún caso: celebrar alianza, tratado o coalición con otro Estado ni con Potencias extranjeras”

No han duda, la mejor oposición que ha tenido México es la que ahora está en el gobierno federal; la de ahora, además de dar pena y estar moralmente derrotada, constituyen a los damnificados del neoliberalismo a los cuales les espera el basurero de la historia.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.