Leí tu carta

Se calcula que la fortuna del Chapo Guzmán llegó a ser de más de tres mil millones de dólares, lo que lo colocó en la lista de las 300 personas más ricas del mundo entre 2009 y 2012.
¿Les suenan esas fechas? Sí, es el periodo final de la “presidencia” de Felipe Calderón.

Hoy día, un gran número de cuentas, más de 2,200, se presumen relacionadas o sospechosas de estar relacionadas con lavado de dinero y actividades ilícitas relacionadas con el narcotráfico, se encuentran congeladas y están siendo investigadas por la actual administración.
La Secretaría de Hacienda tiene acceso a enormes cantidades de información al respecto que entrega a la Fiscalía General de la República, a la propia UIF y, en su caso, a los investigadores de otras naciones con los que existan convenios y procedimientos adecuados para ello.

En Nueva York se sigue un proceso por complicidad con Guzmán Loera al super policía de Calderón, y no es el único funcionario calderonista caído por esta causa, sin olvidar las muertes de sus secretarios de gobernación. Así mismo, están documentadas las complicidades de otros panistas y priístas, como es el caso de Jorge Juan Torres López, quien fue alcalde de Saltillo y gobernador interino de Coahuila justo en el periodo arriba señalado,2009-2012 y ya está siendo procesado en el vecino país.

Felipe Calderón, a cada paso, ha negado no solo cualquier complicidad o involucramiento con un problema que hundió al país en un reguero de sangre, sino saber nada del inexplicable enriquecimiento de mucha gente que lo rodeaba. Incluso se ha dado el lujo de negar cualquier conocimiento del nido de delincuentes en que se convirtió la plana mayor de la supuesta lucha contra el narcotráfico del gobierno que espuriamente encabezó. Cesó a prominentes militares, y los sustituyó con torvos sujetos que habían sido ya señalados por sus nexos con el crimen. Manchó a otros militares que hoy, desde el retiro, han mostrado su temor por la actuación del actual gobierno ya que tienen larga cola que les pisen.

Pero ¿qué hacía la Secretaría de Hacienda en esa época?
El lavadero de dinero y los ríos de dinero sucio que corrieron, es imposible que fueran invisibles para esa administración. Estuvo al frente de la misma, justo en ese periodo, 2009-2011 Ernesto Cordero, aunque el último tramo, dado que Calderón quería imponerlo como su sucesor en Los Pinos, le dejó la secretaría a José Antonio Meade, en 2012. ¡Qué chulada!

Fracasó Calderón en su intento de ponerlo en Los Pinos, pactó con Peña Nieto y Cordero recibió una senaduría y la presidencia del Senado como premio de consolación. El populacho lo sobrenombró “Mr. Bean”.

Imagino que Meade y Cordero negarán categóricamente haber sabido nada del dinero que corría de forma escandalosa en la lavandería más grande de su época, igual que acostumbra a hacer su jefe Calderón. Entre los tres se dedicaron a endeudar históricamente al país con créditos que eran supuestamente para ayudar a la gente por el desastre causado por la epidemia de esa época, pero que solo beneficiaron a esa cúpula empresarial que hoy lo defiende a capa y espada en esos medios que se llevaron su buena tajada de todo aquel marranero.
Mientras, la gente era cada día más pobre y ponía la sangre y los muertos en la debacle económica y en la guerra calderoniana.
Hoy plañen en todos los medios porque AMLO saludó en público a una señora que, que se sepa, no tiene ninguna causa abierta, ni la ha tenido, en ningún sistema judicial del mundo.

Pero, queridos nietecitos, a mí me late que lo que les molestó no fue que estrechara la mano en público de un cuerpo al que ellos besaron los pies en lo oscurito, sino la ominosa frase que el presidente, creo yo, astutamente les envió a ellos, no a ella: “Recibí tu carta”
Creo que eso los tiene muy, muy preocupados y enfermos.