Latinus: Los fracasados se unen para mentir

En este espacio hemos hablado frecuentemente del papel saboteador que desempeñan la mayoría de los medios tradicionales, hacia la transformación de la vida pública del país que está teniendo lugar desde hace poco más de dos años.

Resultaba por lo menos extraño que en un plazo menor a estos dos años, pudiera haber surgido un medio de difusión de origen inicialmente desconocido, dispuesto a invertir cantidades importantes de dinero en la fabricación constante de información falsa, orientada con el mismo propósito en forma muy agresiva, a cargo de dos presentadores de espectáculos noticiosos de desinformación como lo son Carlos Loret de Mola o Lord Montajes, sirviendo de Patiño al payaso misógino Brozo.

En un principio el medio Latinus se identificaba casi exclusivamente con estos dos personajes y se especulaba sobre el origen de las inversiones que hacían posible un trabajo oneroso y constante de producción y difusión, desde locaciones en Estados Unidos y en distintas partes de México, hasta que una investigación periodística seria de Julio C. Roa, encontró una conexión entre este proyecto reventador y el ex secretario particular de Silvano Aureoles, gobernador del Estado de Michoacán.

Esta información llevó a la opinión general a suponer que de alguna manera, el gobernador Aureoles se las estaba arreglando para utilizar dinero público en el financiamiento de este medio de desinformación, en un intento de golpear y debilitar al gobierno federal en el proceso de transformación, aunque nadie tenía claro como lo estaba haciendo.

Desde la publicación de esa investigación pasaron algunos meses para que saliera a la luz otra investigación periodística seria, publicada por el periodista Álvaro Delgado el día de hoy, en la que nos explica cuál ha sido ese mecanismo de financiamiento que parecía ilimitado para estorbar el proceso de cambio profundo que está llevando a cabo el gobierno de México.

Sucede que el mecanismo parece haber sido armado por el gobierno de Aureoles en colusión con el hijo y el yerno de Roberto Madrazo Pintado, un político fracasado desde la elecciones presidenciales que el PAN le robó al actual Presidente en 2006 y en las que este priista ocupó el 3er lugar en la preferencia de voto, incluso con las trampas que operó para ganarlas.

En este esquema de propaganda sucia, el gobierno de Michoacán utilizó a varias empresas que son propiedad de los familiares de Madrazo otorgándoles contratos multimillonarios, para que estos angelitos formaran, financiaran y dirigieran las actividades de Latinus, teniendo como supervisor activo en esa organización al que hoy ocupa el cargo de secretario particular de Aureoles.

Es decir, que este gobernador michoacano ha estado estructurando y financiando un mecanismo para entorpecer el proceso de avance del país, con dinero público que pagamos los mexicanos.

En resumen, un grupito de políticos corruptos y fracasados, con sus familiares y amigos, se juntó para contratar a personajes del medio de los espectáculos, también corruptos y fracasados, que los representen ante las cámaras difundiendo información falsa, tergiversada o fuera de contexto, a fin de intentar confundir a la ciudadanía para poder manipularla.

El punto clave en toda esta porquería es que lo han estado haciendo con nuestro dinero, mientras en el Estado de Michoacán el gobernador sigue sin pagar los sueldos de los maestros.

Aunque el teatro mal armado que montaron perdió toda credibilidad a raíz de la forma en la que presentan sus montajes burdos, con efectos cortoplacistas que son desmentidos casi de inmediato, una vez que conocemos lo que hicieron será conveniente que las autoridades competentes investiguen en qué delitos fiscales y penales incurrieron para robarse de esta manera el dinero público.

Como dice el proverbio judío: “Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver”.