Sindicato Mexicano De Electricistas

La torre de Babel, Chomsky y los Mass Media

Por God Emperor AMLO
@GodEmperorAmlo

De una u otra forma, todos conocemos la historia de la torre de Babel incluida en el Génesis del Antiguo Testamento. Los descendientes de Noé, tratan de construir una torre para llegar al cielo; su dios (Yahvé), al notar la arrogancia de estos humanos, confunde su lenguaje, para que la tarea que trataban de llevar a cabo, sea imposible de concluirse. Para muchos, esta historia es sólo una alegoría, una parábola cuyo mensaje es acerca de la arrogancia humana que pretende alcanzar o igualar a Dios, sembrando la semilla de su desgracia en el proceso, y fomenta la idea de que la diversidad lingüística, contribuye a la confusión y a la división, a la falta de entendimiento.

Noam Chomsky es más conocido por su activismo político, que por su labor como lingüista. Egresado y convertido en profesor emérito del MIT, Chomsky a sus 29 años, lanza una teoría que revoluciona y permite entender mejor el lenguaje.

En su primer libro, “Estructuras sintácticas”, afirma que hay un elemento en la mente del ser humano, el LAD o Dispositivo de Adquisición de Lenguaje, que permite la producción del lenguaje y la comprensión de un mensaje aunque esté en otro idioma. Así pues, un niño no aprende el idioma nativo por imitación y exposición a este, como teorizó en su momento el psicólogo B.F. Skinner, sino que relaciona el conocimiento innato de las estructuras sintácticas del lenguaje con el conjunto de palabras (lexicón) que su idioma nativo incluye. Entonces la idea de la torre de Babel con la falta de entendimiento entre iguales por el lenguaje, es desmontada por Chomsky, ya que, aunque el lenguaje hubiera sido un obstáculo para los constructores, el proyecto se hubiera llevado a buen puerto, usando otras formas de comunicación, que como seres humanos, tenemos la capacidad de comprender aunque estén en otro idioma. Todo lo relativo a comunicación humana, entra en la órbita del trabajo de Chomsky. No es de extrañar que los mass media, los medios de comunicación masivos, le generen una opinión. Los medios masivos se encargan de transmitir mensajes a los ciudadanos promedio.

Mediante entretenimiento, inculcan un sistema de valores, creencias y tradiciones que permiten vincular al ciudadano con su entorno, para facilitar su integración social. En México, durante años, los medios masivos tradicionales han tenido la tarea de ser voceros del régimen en turno. Irreflexivos, planos al punto de ser cuadrados, con un mensaje unidimensional y unipersonal, los medios masivos y sus representantes por todos conocidos, difunden un ruido mediático cuyo fin es confundir, dividir, desinformar, como en la historia de la torre de Babel llevada a la modernidad.

La confusión mediática en este caso, no proviene del uso de diferentes lenguajes, sino de usar uno solo para descontextualizar una idea. Mentir mezclando verdades en el proceso.
A Chomsky se le atribuyen las “10 estrategias de manipulación mediática”. Falso.

El autor verdadero es el francés Sylvain Timsit (en otro momento platicaremos de estas y de Timsit), sin embargo, Chomsky afirmó acerca de los mass media: “En un estado totalitario no importa lo que la gente piensa, puesto que el gobierno puede controlarla por la fuerza usando porras. Pero cuando no se puede controlar a la gente por la fuerza, uno tiene que controlar lo que la gente piensa, y el medio típico para hacerlo es mediante la propaganda (manufactura del consenso, creación de ilusiones necesarias), marginalizando al público en general o reduciéndolo a alguna forma de apatía”. Esta manipulación del discurso en aras de manipular las ideas de la gente, la padecimos durante años en los mass media, y están tratando de implantarla ahora en las redes sociales y medios no convencionales. Cuando alguna persona te insulta llamándote “chairo”, de inmediato te das una idea de cuáles son sus “fuentes de información”, sus “periodistas” recurrentes, sus preferencias electorales y toda una serie de información que aprendes de ella mediante comunicación no verbal.

Esa mentalidad de dron, que sólo repite como loro las “verdades” a conveniencia de los regímenes anteriores, es consecuencia del bombardeo propagandístico pagado por quienes no desean perder (aún más) sus privilegios y recurren a todo tipo de noticias falsas para generar ruido y confusión. Una percepción de malestar, de inseguridad, de insatisfacción constante. Por suerte, los medios no convencionales como éste, también ofrecen alternativas que permiten que la ciudadanía pueda ofrecer sus puntos de vista, aún con el riesgo de que se pierdan en el barullo mediático que tratan de provocar.
Tenemos la capacidad de superar la confusión dejando atrás odios y confrontaciones ajenas a nosotros. Esforzarnos por hablar un lenguaje claro y que nos acerque al prójimo en lugar de distanciarnos de él.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea