Sindicato Mexicano De Electricistas

La GUERRA HÍBRIDA en MÉXICO es real. ¿Cómo confrontarla?

Foto: Especial
La Guerra híbrida es el nuevo método de desestabilización social y modificación de gobiernos que ha sido empleado en los últimos tiempos para modificar el mapa geopolítico.

En México está siendo utilizada por los poderes fácticos inconformes con el cambio, quienes desean la vuelta del status quo de prebendas y privilegios de los que habían disfrutado bajo el régimen neoliberal; Empresarios que sólo saben hacer negocios al amparo del poder, políticos corruptos y medios de comunicación, comentaristas, analistas y periodistas beneficiados por una política de dispendio y cooptación gubernamental son componentes de dichos poderes fácticos. Estos grupos se instalaron en lo que ellos mismos llamaron “contrapeso”, pero en la realidad querían ser un grupo opositor a todo lo propuesto por la nueva administración.

Sin embargo no lograron mas que evidenciarse como un grupúsculo de derecha reaccionaria, sin capacidad de imponer agenda nacional ni una verdadera oposición propositiva, inteligente y contestataria. La guerra híbrida consta de elementos mediáticos, Law Fare o guerra legal y violencia. Estas características están siendo aplicadas en nuestro país al pié de la letra, pero de manera muy obvia, sin gran imaginación, no por eso menos peligrosa. El factor mediático es probablemente el mas importante pues permite a los instigadores implantar una narrativa que influya firmemente en el ideario colectivo que justifique de alguna manera la utilización de los otros dos factores. La guerra híbrida mediática emplea herramientas como las llamadas “fake news” o noticias falsas, medias verdades y utilización indiscriminada del concepto de la post verdad.

Así es como vemos a diversos medios de comunicación, columnistas, analistas y periodistas claramente identificados con el antiguo régimen, con el sistema derrotado, quienes gozaban de grandes y mal habidos privilegios, publicar y difundir información falsa, distorsionada o tergiversada prácticamente todos los días con la evidente intención de manipular la realidad a fin de crear una equivocada percepción. A pesar de que esta práctica es descarada y fácilmente desmentida, dista mucho de ser inocua pues lentamente logra establecer una narrativa afín a sus intereses. Esto, aunado a una feroz campaña de rumores y mentiras difundidas por las redes sociales permite imponer las ideas mas disparatadas. Existe la creencia entre quienes apoyan a la Cuarta Transformación de que ignorar a los comentócratas sicofantes evitará la difusión de sus mensajes y paulatinamente desaparecerán, creo que es una estrategia equivocada, ya que esos mensajes no van dirigidos hacia ellos, sino a aquellas personas desinformadas o con cierta resistencia al cambio y dicha estrategia le deja el campo libre a los palangristas de la comunicación.

Pienso que se les debe confrontar y desmentir para inhibir el esparcimiento de su percepción. Pero como te darás cuenta, querido lector, sólo tocamos uno de los tres factores que componen la guerra híbrida. En posteriores entregas trataremos los temas de Law Fare o guerra híbrida legal y de como la violencia e inseguridad no son independientes sino intrínsecas a este proyecto desestabilizante de la derecha reaccionaria.