Debido a que la calificador Fitch Ratings considera que la política macroeconómica establecida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador es prudente, así como que ha mantenido unas finanzas externas estables y sólidas y que se proyecta que la deuda del gobierno en proporción del PIB permanezca estable en niveles por debajo de la mediana de los países, decidió ratificar la nota crediticia de México en BBB- con perspectiva estable.

“La calificación está restringida por indicadores de gobernanza débiles, un desempeño de crecimiento a largo plazo moderado, una intervención de micropolítica que afecta las perspectivas de inversión en opinión de Fitch y los posibles pasivos contingentes de Pemex”, dijo la firma.

La calificadora asegura que, a pesar de los desafíos de las perspectivas de crecimiento económico moderado, las finanzas públicas estables y la estabilidad macroeconómica, respaldan la perspectiva estable para la economía del país.

“Esto respalda nuestra evaluación de la credibilidad de la política macro como una fortaleza de calificación a pesar de las continuas intervenciones de política microeconómica y los desafíos de gobernabilidad”, asegura Fitch.

Debido a que “la administración de AMLO busca culminar sus proyectos prioritarios de infraestructura (los trenes Maya e Istmo y la refinería Dos Bocas) antes de las elecciones de julio de 2024”, existen mayores presiones de gasto que, de acuerdo a la calificadora, aumentará un 11.6 por ciento en términos reales en 2023 en comparación con el presupuesto de 2022.

Así mismo, la firma proyecta un gran aumento en el presupuesto a las pensiones, de 8.4por ciento en términos reales y el programa de transferencias sociales prioritarias de la administración para las personas mayores, conocido como la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, con un alza de 4.3 por ciento en términos reales.

Advertisement