La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisa, una vez más, sus perspectivas de crecimiento para México y prevé un aumento de 6.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, mayor al pronosticado para los Estados Unidos, que será de 6 por ciento y de Brasil, que obtendrá 5.2 por ciento y muy por encima del crecimiento promedio esperado a nivel mundial, que será de 5.7 por ciento, según la OCDE.

Para 2022, la organización prevé un crecimiento para México de 3.4 por ciento, muy arriba de Brasil que tendrá un incremento de 2.3 por ciento en su PIB y ligeramente menor al de EU, que espera crecer un 3.9 por ciento, mientras que la OCDE presupone un crecimiento promedio mundial del PIB de 4.5 por ciento.

Con respecto a la inflación, OCDE pronostica para México un 5.4 por ciento en 2021, derivado de las medidas tomadas para contener la pandemia por Covid-19, menor a lo proyectado por diversos analistas mexicanos, pero se espera que éste indicador se reduzca a 3.8 por ciento para 2022.

Es de hacer notar que, a pesar de la crisis mundial por la pandemia, el promedio anual de inflación en los tres años de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, sería con la proyección de la OCDE para 2021, de 4.14 por ciento, y caería a 4.06 por ciento de cumplirse el pronóstico para 2022, mientras que, sin un evento devastador mundial como el actual, el promedio inflacionario durante la administración de Felipe Calderón fue de 4.75 por ciento, y en el turno de Enrique Peña Nieto, fue de 4.65 por ciento.

En lo referente al empleo, de las casi 13 millones de personas que salieron de la Población Ocupada (PO) a consecuencia de la pandemia, el mercado laboral en nuestro país ha recuperado prácticamente todos, por lo que la OCDE reporta que resta solamente el 1.2 por ciento de ellos para regresar al nivel de ocupación anterior a la crisis sanitaria, que el gobierno federal espera subsanar en el último trimestre de 2021.