Un PRIAND desesperado

Hay algo importante en el señalamiento que hace el presidente López Obrador el día de hoy, respecto a la oposición.
Enrique Krauze escribe una columna en el diario norteamericano New York Times, en la que solicita al presidente Joe Biden “regañar” a López Obrador por la forma en que está construyendo un cambio en México. Los neoliberales no desean cambio alguno. Están muy conformes con las maneras corruptas de gobernar del PRI y del PAN, ayudados por sus pequeños aliados políticos ocasionales.

Hace poco tiempo, Gustavo de Hoyos Walther, entonces presidente de la COPARMEX, había pedido algo similar al rey de España.
¿Qué mueve a estos pseudo intelectuales y empresarios de segunda, a actuar de una manera tan baja”
¿Cómo entender que renuncien al respeto que se deben a sí mismos como mexicanos, al requerir intervención extranjera en asuntos que competen exclusivamente a los nacidos en este país, o a quienes comparten raíces familiares que les dan la calidad de mexicanos?

La respuesta a esto la dio en presidente en la conferencia mañanera de este día. Los integrantes de la oposición se encuentran en este momento desesperados. Esa es toda la explicación a tanto paso en falso que han dado a últimas fechas.

Hay desesperación en Claudio X González y demás empresarios que financian la campaña opositora. Hay desesperación en los partidos políticos que integran el #TUMOR, al saber que los triunfos con que sueñan para el próximo mes de junio, se alejan día con día, sin que puedan hacer algo para evitarlo.
La violencia en las calles que pensaban echar a andar a partir de los grupos fakeministas que protestaron el pasado 8 de marzo, no fructificó. Tampoco la intención de provocar reacciones de represión por parte del gobierno de la Ciudad de México a esa marcha.

El intento por mostrar a un presidente autoritario, que nombra candidatos a puestos de elección popular, en base a la amistad que pueda llevar con los futuros candidatos, fracasó también. Félix Salgado Macedonio fue en dos ocasiones, el precandidato más votado por la gente de Guerrero, para competir por la gubernatura de ese Estado. Nada tuvo que ver ahí el presidente.
La oposición sabe que perderá el gobierno de Guerrero en las siguientes elecciones y nada pudo hacer para evitarlo.
Las encuestas sobre intención de voto, señalan que Morena arrasará en el siguiente proceso electoral. No hay esperanza alguna para que la gente en el país, se incline por un regreso de la corrupción al gobierno.

Lo más probable es que el PRI, el PAN y el PRD, vean desaparecer sus registros como fuerzas políticas, después de las siguientes elecciones.
Cerrarán sus páginas políticas en el libro la historia del país. Y será un funeral solitario, donde el pueblo estará ausente y donde pocos guardarán luto.
Considerando todo lo expuesto, se entiende que la oposición intente día con día saltos al vacío, tratando de alcanzar una orilla que se aleja más, conforme se aproxima la fecha de las elecciones.

Pedir descaradamente una intervención extranjera, es aparte de ridículo y vergonzoso, una traición que muestra en toda su plenitud la verdadera naturaleza conservadora. No hay límites cuando se trata de satisfacer la desmedida ambición que los caracteriza.

No se ve por el bien del país y de su gente. Se trata de llegar nuevamente al gobierno, para hacer negocios que beneficien a unos cuantos.
Krauze y Gustavo de Hoyos son los peones de quienes verdaderamente acumularon inmensas riquezas a lo largo del neoliberalismo. Capitales nacionales y extranjeros, son los verdaderos beneficiarios del saqueo que padecimos durante treinta y seis años de neoliberalismo. Cuando México fue “Tierra de Conquista”.
Hoy ven que sus sueños de retorno inmediato al poder, se desvanecen al no existir oportunidad real de concretarse.

El pueblo los conoce bien y no permitirá que llegan a espacio alguno de gobierno.

Por eso su necesidad de respaldo fuera de nuestras fronteras. No importa si es España o los Estados Unidos quien responsa al llamado. Les urge que alguien detenga el cambio que se opera en el país. La corrupción se va muriendo poco a poco, al no contar con políticos y empresarios deshonestos que dispongan de los recursos públicos del país.
Regalar soberanía nacional, a cambio de apoyo internacional es la meta que persiguen. Pretenden que los gobiernos extranjeros condenen la política del presidente López Obrador. Que se sumen a la guerra sucia que los medios tradicionales en México, han desatado.

Algo similar a lo que sucedió en la campaña por la presidencia de los Estados Unidos. Que las redes sociales suspendan cuentas de funcionarios del gobierno. Que se censure la voz del presidente. Que medios norteamericanos y de España, hablen del “peligro” que constituyen López Obrador y Morena para el país y para la democracia mundial.
La guerra sucia elevada a nivel internacional.

Sueños locos, fruto de la desesperación.

Ni Biden, ni el rey de España, se han subido al deteriorado barco conservador. Claudio y su #TUMOR, van a morir solos en las siguientes elecciones.
Lo lamentable para ellos, es que se han tenido que quitar esa máscara de “respetabilidad” con la que navegaron por años. Hoy los conocemos tal y como son en realidad.
Capaces de vender a su propia madre, si con ello pueden obtener algún beneficio.

Falta poco para el día de la elección intermedia. La desesperación aumentará en la gente que forma parte del #TUMOR.
Veremos más circo y suciedad, saliendo por puertas y ventanas de esta alianza opositora.
Pero hay tanta mugre dentro de esa casa, que al final terminarán ahogados en su propia suciedad.
El voto masivo por Morena, nos permitirá ver el final de esta clase político-empresarial desesperada.
El pueblo sabe que ésa es su meta.

Malthus Gamba