AL ROJO VIVO: Berrinches de Javier Corral pueden costar un conflicto diplomático con EEUU

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha emprendido una gira por el Estado de Chihuahua pero llama la atención que el Gobernador de la Entidad, Javier Corral, no lo acompaña.

Según informaron varios medios, el propio Presidente de la República admite que las relaciones con Corral no son buenas por las razones que ya sabemos, pues ha atacado abierta y deliberadamente los intereses no sólo de su Estado sino del país.

¿Qué hizo Javier Corral para que no lo invitaran a la gira del Presidente?

Primero y con sus actitudes, se sumó a los Gobernadores autodenominados “Aliancistas” que, además de reclamar más dinero a la federación con la única intención de conservar sus privilegios, se separaron de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) porque, según ellos, este organismo “ya no cumple con su función”.

Luego, le hizo el caldo gordo a su correligionario panista, Gustavo Madero, por un supuesto desabasto de agua en la Entidad para justificar su búsqueda desesperada por Gubernatura de Chihuahua.

Y ya encarrerados en el problema del agua…

No cumplió 2 acuerdos que él mismo ya había firmado con el Gobierno Federal para entregar el agua que le corresponde a la Entidad para honrar un pacto en esta materia con Estados Unidos que data de 1944 y qué favorece 4 veces más a México que los estadounidenses.

Aunado la interior, al seguirle juego a Madero e ignorar lo ya pactado con la Federación, se convirtió en cómplice de los daños deliberados hechos a las instalaciones de la presa de “La Boquilla” cuyos costos ascienden a $100 mil millones de pesos.

Lectura de los pecados de Corral

Lo que ha hecho Javier Corral, estimado lector, es reprobable, pues no honra su palabra, pone en riesgo innecesariamente la relación de México con Estados Unidos en materia de agua que es inmejorable en favor de nuestro país y se pone del lado del despilfarro y del privilegio para pertenecer a un club que más bien parece secta “nivel de FRENA”, cuyo único fin es conservar las prebendas y concesiones que las administraciones anteriores les apapachaban.

¿Y los Gobernadores autodenominados “Aliancistas” todavía se preguntan por qué no invitan a Corral a la gira qué realiza el Presidente de Andrés Manuel López Obrador por el estado de Chihuahua?

Seamos sinceros, tener a Corral cerca sería el equivalente a dormir con el enemigo y AMLO deja claro, entre líneas, que ya está harto de aguantar los desplantes de Gobernadores que sólo hacen berrinches, no presentan propuestas viables y se aprovechan de la buena voluntad de un gobierno que ha manifestado ser pacifista y diplomático, pues no ha cortado a Entidad alguna absolutamente nada de lo que por ley le corresponde y a pesar de esto buscan hacerle la vida imposible.

Como dicen las abuelitas… “mucho ayuda el que no estorba” y hoy los Gobernadores, salvo algunas excepciones, y los Partidos Políticos que los respaldan son un verdadero estorbo para el desarrollo del país.

Así las cosas.

@Cr_Politico