Sindicato Mexicano De Electricistas

Yucatán se convierte al comunismo

Por: @jorgebarrivivas

Hay una especie de historia urbana norteamericana en la que como vemos en el cine llega la nueva familia a un vecindario y su vecina llega desde el primer momento a llevarles una tarta de manzanas a modo de bienvenida pero al día siguiente la esposa asomándose a la ventana le dice al esposo que la nueva vecina debía ser media descuidada pues desde ahí podía notar cómo las sábanas y la ropa que tendía a secar estaban aún sucias, así que como buena vecina se encargó de que todo el vecindario supiera que la nueva vecina era medio cochinona; pasó el tiempo y las cosas seguían igual: la ropa de la vecina seguía viéndose percudida así que cada vez que podía se lo decía al marido y a las vecinas. Hasta que un día se asomó por la ventana y ¡zas!

La ropa tendida de la vecina resplandecía de blanca así que llamó al esposo y sus demás vecinas para que vieran. Pero para su sorpresa y vergüenza el esposo le dice frente a las vecinas: “Amor, ayer lavé esas ventanas”.

Que se cuide el gobernador de Yucatán porque en cualquier momento le caerán los de FRENA o la BOA para que deje de convertir a su estado en una “Cubazuela”, en una incubadora de ideas “comunistas” que solo ayudan a ninis, a flojos, a chairos y demás adjetivos que los grupos antes mencionado adoran utilizar para etiquetar a los mexicanos distintos a ellos que no merecen nada, que “Están jodidos porque quieren”, dicen ellos.

Y es que de un tiempo para acá al gobernador de Yucatán se le han “ocurrido” una serie de medidas que de no ser consideradas “comunistas” al menos se pueden señalar como motivadas con fines clientelares diseñadas todas ellas con la única intención de mantener a la gente contenta para ganar votos y controlarlas en cualquier elección que se dé en el estado o el país.

Lo curioso del caso y más indignante para esos guardianes de las buenas costumbres es que el actual gobernador de Yucatán es del ¡PAN! Por eso para panistas, demás grupos de derecha y “defensores del libre mercado” debería ser motivo de escándalo las acciones que se le han ocurrido al gobernador; mire que crear programas de ingresos mínimos para los que menos tienen, seguros de desempleo y apoyos alimentarios para las poblaciones más pobres de su estado es un acto tan vil que solo se entendería como un intento de tener a un sector de la población cautiva con fines electorales. ¡Ah! Y en el colmo del cinismo se le ocurre dar los apoyos de manera directa a los beneficiados.

Y bueno, esa es la conclusión que debemos sacar porque es lo que hasta hoy nos han dicho el Universal, el Economista, el Reforma, Ciro Gómez, Loret, Pablo Hiriart, Alemán, Ferriz, Zuckerman, Aguilar Camín (y sus geriátricos amigos), Krauze, Felipe Calderón, la familia Zavala (la de políticos no la de los músicos de hace años), Fox, COPARMEX, el Consejo Coordinador Empresarial, bancos, calificadoras, Televisa, Tv Azteca y bueno, no me alcanzaría el espacio para nombrar a todos aquellos que desde hace un tiempo para acá nos sermonean con que esas son medidas clientelares populistas de corte comunista para mantener en el trono a un dictador que llevará a México a la ruina y nos convertirá en una copia de Cuba, Venezuela, Estrella de la muerte, Sin City y cualquier infierno de Tarantino que a usted se le ocurra.

Así de sucias tendrán sus ventanas todos esos que han estado juzgando desde hace tiempo las acciones que el nuevo gobierno ha tomado para ayudar a los pobres y menos favorecidos que no les permite ver nada bueno en esas acciones.

Enhorabuena pues, al gobernador de Yucatán, que parece estar entendiendo aquello de: “Por el bien de todos, primero los pobres”.
Y a los extraterrestres, primero investiguen, después opinan.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea