SinLineaMX - Live

Por:
Rafael Redondo
@redondo_rafa

Mientras en Morena, existen ya candidatos perfilados rumbo a la contienda electoral 2024 (Marcelo Ebrard, Adán Augusto, y Claudia Sheinbaum), los opositores a este gobierno, siguen atrapados en discursos absurdos, por supuesto, sin agenda, sin personajes atractivos, y lo peor, convertidos en la burla de más de la mitad del país que, ya perdió la credibilidad en los medios corporativos, en la plantilla de intelectuales convertidos hoy, en piñatas oficiales de la ciudadanía, y en políticos quemados o calcinados que, pretenden treparse a una competencia que, perdieron desde 2018, y aún no se han dado cuenta.

Tan no tienen candidatos que, el “oso’ mayor, lo hizo para variar, Pedro Ferriz, invocando al chupacabras Salinas de Gortari.

¿Qué sigue?, ¿Xóchitl Gálvez haciendo una sesión espiritista para regresar a Maximiliano?

No me cabe en la cabeza, que no haya personajes verdaderamente racionales que tengan exposición en los medios de comunicación; por ello, llegué a la conclusión de que, es urgente un cambio generacional de periodistas, y de opinólogos (un PhD de Harvard lleno de cochambre, colgado en la sala de la casa – ¡qué corrientada! – ya no convence a nadie).

Y el cambio generacional urge, no sólo en los medios corporativos que, no terminan de entender cómo está diseñado el paradigma de la comunicación contemporánea (en 5 segundos, se puede derrumbar una mentira). El cambio, urge en la clase política que, tampoco ha entendido, ni el paradigma de la comunicación, ni ha sabido leer a sus posibles electores. Pero, su peor carencia, es que no saben hacer política.

Anaya, por ejemplo, insistiendo en un discurso Woke, ecologista de Starbucks, sobre la vida breve del petróleo precisamente, cuando los combustibles fósiles están rediseñando el mundo. En serio, ¿este hombre cree tener posibilidades haciendo videítos, desde algún agujero en Estados Unidos? Principio fundamental para hacer política: timing. Te regalo el consejo, Anaya.

De las Poquianchis panistas, ni qué decir: Kenia, Téllez, Zavala, Xóchitl, Calderón o Lozano. Y, del PRI, basta con mencionar a Alito, y salimos huyendo, “patitas para qué las quiero”.

Mientras el mundo atraviesa por una coyuntura nada sencilla desde el inicio de la pandemia, tanto opinólogos como políticos, siguen con la dinámica de, “no a todo”, “proponer nada”, y el, “AzI nO aNlo”. Pero, eso sí, acusando al presidente de autoritario. ¿No es una especie de Autoritarismo, la política de “brazos caídos” de la oposición en las cámaras?

Con la propuesta presidencial de dejar a la Guardia Nacional bajo la responsabilidad de la Secretaría de la Defensa, vuelve, por vez número… ya perdí la cuenta, el choro de la dictadura.

El presidente, lo dijo hoy, otra vez y citó: “tengo que utilizar los márgenes legales que tenemos para avanzar… y tengo un bloque opositor que, no ayuda en nada”.

Primero, la idea de que el ejército es igual a Autoritarismo, es producto de análisis de “receta de cocina”, de manual barato sobre cómo armar un librero de Home Depot, no de un trabajo realmente intelectual. Un estudio serio, debe partir de dos condiciones: contexto (trayectoria del fenómeno), y circunstancias (escenario en el que nos encontramos, cuando abordamos al fenómeno).

México, viene de ser gobernado por una horda de saqueadores, enquistados en toda la burocracia civil, en los tres niveles de gobierno. La única institución que, hasta este momento, ha demostrado disciplina, e incluso, patriotismo, es la Sedena; por otro lado, hoy, los militares están haciendo obra pública, procurando las instalaciones estratégicas, como las energéticas, o de salud (vacunas), yendo a Matanzas a ayudar en un desastre.

De acuerdo a la empresa TR Research International, el último año de Peña, concluyó con 36, 685 asesinatos dolosos, mientras, el 2021, se redujo a 33, 316. Hasta mayo de 2022, tenemos un acumulado de 10, 865.

¿El ejército con AMLO, se parece al ejército con Calderón?

El presidente está hablando de utilizar los márgenes legales, no de pasar sobre la Constitución. Este comentario, lo he hecho yo varias veces. Lo ha hecho el presidente, varias veces, porque, los opositores, se la viven repitiendo lo mismo, y lo mismo, y lo mismo.

Una prueba más de que la oposición de está equivocando, los montones de amparos contra el Tren Maya, que los jueces revocan una y otra vez.

Segundo, nadie en la oposición, está haciendo propuestas serias. Nadie. Todos los días y durante todo el sexenio, escuchamos la misma cantaleta: la dictadura, el Socialismo, la casa de Houston, el Comunismo, Venezuela, bla bla bla.

¿Dónde está la propuesta de seguridad de Aguayo, de Dresser, de Woldenberg, de Kenia, de Téllez, de Anaya? Calderón, no participes, por favor.

El pasado domingo, apareció un artículo en el diario francés Libération, con línea editorial digamos, de izquierda temerosa, fundado por Jean-Paul Sartre, con el siguiente título: L’Amérique latine, un modèle de basculement progressiste? (Aamérica Latina, ¿un modelo de cambio progresista?).

El artículo habla acerca del inicio de este viraje de América Latina hacia (olvidemos el adjetivo, izquierda) gobiernos de una nueva generación, nuevas aspiraciones y, en perfecta armonía con el mundo actual, que inició desde 2018, con López Obrador, en México.

La característica de López Obrador, ha sido el pragmatismo, no la ideología. No hay discursos marxistas, ni chauvinistas. Sólo dos directrices:

Uno) que los gobiernos sean para todos y no para las élites y,

Dos) se fortalece a una nación, fortaleciendo sus cimientos: las clases menos favorecidas.

Si exploramos cómo las élites occidentales están despedazando el mundo (OTAN/ Ucrania, Pelosi/ Taiwán, los palestinos que, parecieran ser una población de tercera, porque nadie da la cara por ellos. Crisis económica, el germen de los nacionalismos europeos que, empiezan a levantar la mano, crisis energética, etcétera), el pragmatismo de AMLO, (no Marx, ni el poder proletario, ni “como México no hay dos”), está haciendo que Latinoamérica, haga una diferencia.

Mientras América Latina empieza a hacer un referente en Europa (en buena, medida gracias a México) y no al revés, hoy, el hijo del presidente posteó en su cuenta de Twitter que, Denisse Maerker y Xóchitl Gálvez, están yendo a espiar su vida en Houston. Otra vez, la retahíla de la casa de Houston. Y, otra vez, quien crea que un millonario norteamericano vive en una casa de 700, 000 USD, ni conoce a Estados Unidos, y su percepción de riqueza se limita a cualquier casa de la Colonia Narvarte. O sea, es pobre.

En serio, ¿no hay temas más importantes en el contexto internacional y nacional, como para estar siguiendo a un personaje que, no pertenece a la esfera política, que no es servidor público, y que tampoco vive como millonario?

Mientras México, empieza a ser referente en el mundo, ustedes opositores, sigan con la cantaleta “dictadura-casa de Houston”, que, cantando, se hunden igual que el violinista se hundió en el Titanic.

Link artículo de Libération:

https://www.liberation.fr/idees-et-debats/editorial/lamerique-latine-un-modele-de-basculement-progressiste-20220807_JJN3CTZFR5GOPFB2Q5ZPIA4BIQ/

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com