El pasado 9 de octubre de 2021 la empresa encuestadora Arias y Asociados presentó los resultados de un estudio en el que evalúa la preferencia de la ciudadanía en relación con los partidos políticos.

Los resultados obtenidos en este análisis revelaron que el partido con mayor preferencia es Morena que alcanzó un 49.3% de las respuestas positivas; le sigue la respuesta de los que no prefieren a ningún partido con 20.5%, luego vienen el PAN con 15.8%, el PRI con 9.5%, Movimiento Ciudadano con 5.4%, el Partido del Trabajo con 1.8%, el PRD con 1.7% y al final el Partido Verde con 1.5%.

A la pregunta de para usted ¿Cuál es el peor partido? El 35.1% respondió que el PRI, le siguió Morena con el 32.3%, el PAN se ubicó en tercer lugar con el 18.1%, en 4º lugar el 4% opinó que ninguno era el peor, el Partido Verde tuvo 3.5% de las respuestas negativas, El PRD 2.8%, Movimiento Ciudadano 2.2% y el Partido del Trabajo 2.1%.

La diferencia entre ambas cifras nos dan la preferencia neta para cada opción, resultando que el Partido con mayor preferencia neta es la opción por Ningún partido con 16.5%, sigue Morena con 11.6%, después viene Movimiento Ciudadano con 1.9%.

Todos los demás caen en el terreno de la preferencia neta negativa, con más opiniones en contra que a favor.

Sin embargo, los menos mal calificados por la ciudadanía son el PT con -0.3%, el PRD con -1.1% y el PVEM con -2.0%. Parecería increíble que los dos partidos de oposición considerados como “grandes” o, por lo menos los que más gritos pegan sean los pero calificados por los ciudadanos; así el PAN logra un -2.3% y el PRI alcanza un increíble -25.6% de preferencia neta.

Por lo visto, los esfuerzos de la oposición para ser protagonistas en los medios de comunicación y por hacer escandalosas intervenciones en las Cámaras y en cuanto foro se presentan son mal vistos por los ciudadanos.

Teniendo un 70% de la población a favor de la Reforma Eléctrica planteada por el gobierno, porque consideran esta como una medida necesaria para el avance del país, va a ser muy interesante llevar a cabo una evaluación equivalente a la que realizó Arias y Asociados, después de que la reforma se vote. La tendencia de voto de la oposición podría terminar de hundirlos en las preferencias negativas de su electorado potencial para los años que vienen.