Una dosis de esperanza en Tláhuac

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

Hoy se cumple un año del primer caso detectado de Covid-19 en México, a partir de entonces se emprendió desde el gobierno federal una campaña con una serie de medidas para mitigar y controlar los posibles contagios por el Sars-Cov2. Asimismo, se continúo con un cambio drástico en la rutina diaria de los mexicanos: empezaron las clases a distancia, lo mismo ocurrió con los centros de trabajo y con la modalidad del “home Office”, también cerraron comercios y actividades no esenciales con el pasar de las semanas. Cambió nuestra forma de relacionarnos y tuvimos que adaptarnos a la circunstancia. Ahora nos encontramos ante un escenario complejo pero ya con una vacuna para enfrentar al coronavirus.

El lunes aterrizó al país un cargamento con 200 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V, las cuales están siendo distribuidas en las alcaldías: Iztacalco, Tláhuac y Xochimilco. La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum explicó que se escogió a las tres demarcaciones porque su población de adultos mayores es cercana al número de dosis que llegaron desde Moscú. Con esto se reanudó el Plan Nacional de Vacunación. Los primeros días en la capital fueron caóticos, en las alcaldías Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Milpa Alta en donde se empezaron a vacunar a las personas con más de sesenta años de edad. Pero la logística mejoró en estos días.

Éste miércoles 24 de febrero se reanudó el proceso de vacunación en la Ciudad de México, hice un breve recorrido en las dos sedes de la alcaldía Tláhuac: Bosque de Tláhuac y el Hospital General ISSSTE Tláhuac. Pude platicar con algunas personas y relatar con transmisiones en vivo lo que ocurriría desde el lugar de los hechos, los invito a consultar los videos y testimonios en mi página de Facebook: Diego Iván López. En la columna de esta semana me dedicaré a compartir mi experiencia al sur de la capital.

Mi recorrido comenzó alrededor de las 11 de la mañana, había pocas personas y existía confusión por ser el primer día en la demarcación; la fila era muy reducida al mediodía en el Hospital General ISSSTE Tláhuac. En las inmediaciones del lugar conversé con Víctor Martínez de San Juan Ixtayopan, quién acababa de recibir la vacuna, comentó que tardó media hora en recibir la atención, y agregó: “Ponerse la vacuna no significa que uno esté inmune, pero sí es una protección, después de la vacunación debe uno seguirse protegiendo”. Después me dirigí a la otra sede, ubicada a unos 500 metros, en la esquina de Av. La Turba y Heberto Castillo. Caminé sobre el camellón para observar lo que pasaba a un costado del Bosque de Tláhuac.

Ya en la entrada, platiqué con Domingo Flores, de la Col. Miguel Hidalgo, que se encuentra en frente del Bosque de Tláhuac. El señor Flores comentó que se inscribió en la página del gobierno federal y que observó un proceso rápido para acceder a la vacunación; dijo que cambiará su vida a favor porque “estamos todos temerosos”, señaló. El acceso fue rápido, la fila era apenas de unas diez personas. Después, hice un breve recorrido en el perímetro del Bosque de Tláhuac, a través de los barrotes que lo cubren se podía observar los módulos de atención y las carpas en donde se estaban vacunando los adultos mayores. Se veía personal de salud, del Ejército mexicano, del gobierno de la CDMX y los llamados “siervos de la nación”.

El personal de Atención Ciudadana de la administración capitalina fue muy atento y se encargaron de poner orden al acceder en ambas sedes. Además, respondían las dudas de las personas que llegaban al lugar y orientaban a los adultos mayores para agilizar el proceso. Eran alrededor de las 2 de la tarde cuando regresé al Hospital General ISSSTE Tláhuac; el calor estaba muy fuerte, el sol caía a plomo, las personas se hidrataban y utilizaban gorros, sombreros y sombrillas para protegerse de la inclemencia del clima en esta zona de la ciudad. De pronto la fila comenzó a crecer, incluso el tránsito vehicular se tornó pesado en las inmediaciones.

Me acerqué con personal del gobierno capitalino, portaban un chaleco verde, y me comentó que había más gente porque se empezó a vacunar a personas con distinto apellido, el día estaba destinado para los adultos mayores con inicial A y B en su apellido paterno pero se tomó está decisión debido a la poca afluencia en la mañana. Esto fue confirmado por la propia jefa de gobierno de la Ciudad de México en redes sociales en donde reportó que se terminaron las vacunas en la alcaldía. El servicio durante el primer día terminó poco después de las 16 hrs.

Tuve la oportunidad de estar en el segundo día de la jornada de vacunación en Tláhuac, se observó todavía una mejor coordinación que el primer día, el acceso también fue muy rápido, de acuerdo con los testimonios que obtuve tardaron entre treinta minutos y una hora en entrar y salir en ambas sedes. El día de hoy pude platicar vía telefónica con el señor Antonio Guerrero, me comentó que fue rápido el acceso, le dieron algunas indicaciones y le dijeron que estuviera pendiente por cualquier efecto secundario que pudiera presentarse; se escuchaba optimista después de la aplicación de la vacuna.

El gobierno capitalino y las autoridades federales presentaron problemas en la logística durante los primeros días de vacunación en la ciudad. Se hicieron correcciones, existe mayor coordinación y rápido acceso a los adultos mayores. Las personas se han mostrado contentas y agradecidas por la atención que están recibiendo por parte del personal del sector salud que está al frente de la línea de batalla. La vacuna para enfrentar al Covid-19 nos da una dosis de esperanza para que la situación mejore después de un año de adversidad.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea