Un INE carente de ética

El viernes por la noche corrió la noticia de que La Sala superior del Tribunal Electoral de la Federación, regresó el asunto sobre las candidaturas de Raúl Morón y Félix Salgado Macedonio, por el partido político Morena, al Instituto Nacional Electoral.

En el caso de Raúl Morón, el tribunal establece que el candidato de Morena a la gubernatura en Michoacán, mantiene su derecho a ser votado por el pueblo y que el INE, debe aplicar una sanción proporcional, a la falta cometida por haber presentado su reporte de gastos de precampaña de manera extemporánea.

Con Salgado Macedonio, la situación es distinta. El tribunal considera que al no presentar el reporte de gastos con oportunidad y omitir hacerlo fuera del tiempo en que pudo ser considerado extemporáneo, se impide que el tribunal considere como legalmente obligado mantenga su derecho a ser votado. No obstante, señala al Instituto Nacional Electoral que debe reconsiderar la sanción emitida contra Salgado Macedonio, pues hoy pude verse como excesiva.

Debe hacer una revisión del caso, para determinar si las acciones de Macedonio, impidieron realmente que la Unidad de Fiscalización del INE, desarrollara su actividad en tiempo y forma. Se solicita al INE, aplicar una sanción proporcional al grado de afectación que pudo haber generado el rebase en el tiempo de entrega de los reportes de gastos del candidato de Morena.
El Tribunal Electoral no excluye que el INE ratifique la sanción de dejar sin registro a Salgado Macedonio. Pero sí manifiesta que solo podría considerarse legítima, si la falta del candidato de Morena en Guerrero, fuera de una gravedad que hiciera evidente que el trabajo de la Unidad de Fiscalización del INE, se vio afectada para realizar su trabajo.
En ese sentido, hay que manifestar lo siguiente. El asunto de Salgado Macedonio pone sobre la mesa dos derechos electorales. El primero, principal y constitucionalmente otorgado a todo ciudadano, para ser votado dentro de un proceso electoral. Votar y ser votado, es una regla consagrada en nuestra Constitución.

El otro derecho electoral, que tiene validez y debe ser observado, es el de rendir cuentas a los ciudadanos (no al INE), sobre la manera en que se utiliza el dinero público, dentro de un procero electoral. La fiscalización de los recursos es importante, para evitar que se realice un gasto desproporcionado de dinero del pueblo, e impedir que entren en las campañas recursos de la delincuencia organizada, o de la de cuello blanco.

Estos dos derechos deben estar equilibrados en este caso, según lo manifiesta el Tribunal Electoral. No se puede restringir el derecho a ser votado, a menos que exista una falta de tal gravedad, que amerite la sanción máxima que puede aplicarse a un ciudadano, que pretende competir por un puesto de elección popular.
La sanción que se aplique a Raúl Morón, es lo de menos. El mantiene su candidatura y de acuerdo a todas las encuestas conocidas hasta el momento, será el próximo gobernador en Michoacán.
Lo que suceda en el caso de Salgado Macedonio será lo interesante.

Algunos de los consejeros que votaron en favor de la aplicación del mismo criterio utilizado en el caso de Raúl Morón, respecto a Salgado Macedonio, señalaron lo siguiente.
La Unidad de Fiscalización del INE, había adquirido el compromiso, mediante el Acuerdo General 8’OIC-INE/08/2020, de dar conocimiento a los precandidatos, de cualquier posible omisión financiera en que pudieran estar incurriendo. Esto se haría utilizando medios electrónicos preferentemente. Pero en algunos casos, esta Unidad lo hizo en forma personal.
Se intentaba con esto que los precandidatos pudieran subsanar oportunamente esas fallas. En el caso de Salgado Macedonio, esto no fue así. La Unidad de Fiscalización reportó la omisión al Partido Político, cuando el tiempo se había agotado, lo cual impidió que Macedonio tuviera la oportunidad de dar cumplimiento dentro de los plazos establecidos.

Además, el dar parte de la omisión al partido político, es contrario a lo que establece la Ley. Porque esa misma Ley, está sancionando al candidato y no al partido. El INE no debió triangular sus observaciones, utilizando a Morena como intermediario. El precandidato era Salgado Macedonio. El debió ser informado directamente. Él es quien está recibiendo la sanción. No su partido.
Otro señalamiento que realizaron algunos magistrados del Tribunal Electoral, es en el sentido de que, al no haber dado la oportunidad a Salgado Macedonio de cumplir, aunque fuera de manera extemporánea, con su reporte financiero, le fue negado su derecho a subsanar con oportunidad su falta. Al notificarle, después de cerrarse los plazos para rectificar, que se abría un proceso sancionador en su contra dentro del INE, lo único que podía hacer Salgado Macedonio era intentar una defensa, dentro de la cual, la reparación del hecho era imposible.
Por último, esos magistrados que votaron a favor de un mismo dictamen para Raúl Morón y Salgado Macedonio, señalan que no existió daño en el trabajo que desarrolla la Unidad de Fiscalización del INE, por la omisión de los reportes financieros de estos dos precandidatos de Morena.

Ambos reportes son en ceros. No alteran la contabilidad y vigilancia que realiza el INE, en cuanto a gastos de campaña.
No hubo afectación y en todo caso, al ver que se trataba de reportes donde se señala que no hay gasto alguno por parte de los precandidatos, la Unidad de Fiscalización del INE, pudo incluso integrarlos a su registro general, sin mayor problema y aplicando una sanción proporcional a una falta menor.
Falta ver como termina este asunto, que hoy regresa a los consejeros del INE.

El derecho a ser votado, es Ley Constitucional y solo puede restringirse si existen faltas de suma gravedad, para aplicar una sanción que lo limite.
El derecho a fiscalizar gastos de campaña, importa en cualquier elección. Pero en este caso, no hubo gasto de campaña que reportar. Se omitió presentar una declaración en ceros.
La ética no ha acompañado al INE, desde que fue IFE. Se ha prestado a fraudes de todo tipo y habla de respeto a la Constitución, cuando los consejeros electorales, violan la Carta Magna, al negarse a ganar menos de lo que recibe el presidente del país.

En el caso de Salgado Macedonio, hay consigna de la derecha para dejarlo fuera de la contienda electoral en Guerrero.
Al igual que Raúl Morón, las encuestas señalan un triunfo aplastante de Macedonio en el Estado.
Esperemos la decisión final del INE.

La ética no los distingue. Interpretan la Ley de la peor manera posible.

Pero hay un pueblo que los vigila y sabe cómo responder a su falta de principios.
La derecha no tendrá el poder en Guerrero y el resto del país, si así no lo quiere el pueblo en las urnas.
Se acabaron los tiempos del fraude electoral, cobijado desde el INE.

Malthus Gamba