Sin México Libre, Calderón va en caída libre

Después del fracaso sufrido por el proceso de registro del abortado partido México Libre, las pretensiones de Felipe Calderón para conseguir un mecanismo que le permitiera cobijarse detrás de una posición de fuero, dejó de ser una posibilidad, por lo menos antes de que este sujeto tenga que tragarse su orgullo e ir a someterse ante alguno de los partidos políticos que están dispuestos a cargar con él como un lastre importante en las siguientes elecciones.

Mientras comienza este proceso de negociación perdida con otros partidos, Calderón se encuentra rodeado de procesos judiciales en los que está directamente involucrado, cualquiera de los cuales amenaza con ponerlo en la cárcel dada la gravedad de las imputaciones. La presumible complicidad con García Luna, quien preso en los Estados Unidos, puede decidir aportarlo como pieza de juego en el ajedrez geopolítico, es uno de ellos.

El proceso abierto de investigación sobre el ingreso tolerado de armas ilegales a México desde Estados Unidos, a través del mecanismo conocido como Rápido y Furioso, es otro.

Un tercero fue ventilado en la denuncia de Emilio Lozoya, quien lo señala como principal responsable en la autorización del desfalco perpetrado en PEMEX, con la celebración de un contrato muy desventajoso para México en el asunto de Etileno 21.

Como si estos tres asuntos, que de por sí son bastante graves, no fueran suficientes, el fin de semana se dio a conocer que la Corte Penal Internacional de la Haya, ubicada en Holanda, como el mecanismo internacional encargado de dictaminar crímenes de genocidio y de lesa humanidad entre otros, se encuentra a punto de emitir un dictamen que podría instruir a las autoridades mexicanas para que se juzgue a Calderón por estos crímenes, cometidos por su gobierno durante su mandato.

La denuncia ante esta corte penal internacional fue presentada y firmada por más de 20,000  ciudadanos mexicanos, entre los que se encuentran Julio Scherer, quien hoy es el abogado de la Presidencia de la República e Irma Eréndira Sandoval, hoy secretaria de la función pública en el gobierno de la 4ª Transformación.

A esta denuncia que se presentó el 11 de junio de 2010, se le adjuntaron pruebas suficientes y en la que se establece que los crímenes que pueden ser objeto de esa corte son: el genocidio en su artículo 6, los de lesa humanidad en el artículo 7, los crímenes de guerra y de agresión en el artículo 8.

Así es que, en caso de que Calderón lograra colgarse de alguno de los partidos políticos para conseguir una posición con fuero, es muy probable que llegue el momento en el que podamos asistir a un evento de desafuero, como el que él y su cómplice Vicente Fox montaron en contra de Andrés Manuel López Obrador, para impedirle competir como candidato presidencial en las elecciones de 2006, pero esta vez en contra de Calderón y por razones realmente graves, no por la apertura de una calle que le proporcionaba acceso a un hospital, como lo hicieron ellos contra el actual Presidente.

Sería también muy interesante, de darse esta situación, que podamos presenciar la magnitud del apoyo que Calderón recibiría de parte del pueblo para protestar en contra de su desafuero, recordando que en esa ocasión del desafuero de anterior, marcharon prácticamente un millón de personas al zócalo para apoyar al actual Presidente.

Después de haber observado el nivel de protesta que levantó entre la población la negativa de registro para México Libre, podemos anticipar que incluso la protesta de las casitas de campaña vacías en el zócalo, superaría el número de ciudadanos que vayan a protestar contra un posible desafuero de este sujeto despreciable.

Como dijo el activista estadounidense de los derechos civiles Martin Luther King: “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados, sino la indiferencia de los buenos”.