SinLineaMX - Live
Semiconductores

El talón de Aquiles

Opinión

Aquiles Cantarell Martínez.

 

Hace unas semanas, alguien en el gobierno de Estados Unidos se dio cuenta de que el futuro del país estaba en riesgo, pues todas sus canicas tecnológicas (léase los semiconductores, amén de otros dispositivos) están en manos de los asiáticos. Fenómeno creado por ellos mismos en esa búsqueda irracional por el lugar más barato para producir los componentes de muchas de sus empresas tecnológicas.

Así fue como entregaron áreas estratégicas de su desarrollo tecnológico a sus enemigos comerciales potenciales y/o reales.

Así que, ni tardo ni perezoso, hace un par de semanas el presidente Joe Biden lanzó la voz de alarma, e ipso facto los poderes políticos de aquella nación respondieron con una serie de medidas que pondrían el pan de silicio de cada día, en donde puedan controlarlo, es decir, tener un ojo al gato y otro al garabato.

 

Y para que no se acalambraran, las consecuencias de la irresponsable visita de la funcionaria Nancy Pelosi ya tuvo sus consecuencias. Varios de los componentes esenciales para las industrias, entre ellas la tecnológica, simplemente se han dejado de enviar, vía Taiwán, al mundo occidental. Léase la arena necesaria para producir el silicio amorfo, base de los semiconductores

El primero en llorar es Apple, emblema de la industria tecnológica norteamericana y quien verá mermada la entrega de estos importantes componentes electrónicos. Así que antes de que se acabe de ahogar el niño, se toman medidas.

Pero… ¿es adecuada la medida anunciada? En cierta sentido sí, aunque hay un pero enorme que tiene que ver con las razones que los llevaron a dejar en manos de orientales mucho de su manufactura tecnológica: los costos.

Y es aquí, precisamente en este pequeño pero importante factor, donde entra en juego Latinoamérica y, por qué no, de manera preponderante México.

Porque estará usted de acuerdo con su servidor que no cuesta lo mismo producir obleas de silicio amorfo y sus circuitos, al norte del río Bravo que hacerlo al sur. Sería un error inmenso, como el que cometerá Europa, actuar en el sentido de que esa producción deba realizarse en aquellos lares, pues de hacerlo no hay manera de competir con costos de los asiáticos, que para eso se pintan solos.

Quienes lo tienen muy claro, son los de Intel, uno los principales fabricantes de estos componentes, los semiconductores. Para esta empresa y seguramente para varios de sus competidores, en el contexto de la reorganización de las cadenas globales de suministro, América Latina desempeña un papel importante en esta estrategia: abrir la capacidad de fabricación a terceros, que podría caer en México y Costa Rica.

Todo ello es posible, gracias a las patentes y certificaciones de las tecnologías que se validan en el Guadalajara Design Center, cuyas operaciones empezaron en 2001, y el diseño, validación y empaquetamiento en todos los procesos productivos que se hacen en Costa Rica, que este año cumple 25 años.

Una de de las propuestas, dicen, es trabajar en iniciativas público-privadas, pero también con la academia, con las universidades para estimular más talentos en áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas; que no sólo sea para esta y otras marcas, sino también para ese ecosistema de semiconductores en México, que cada vez más puede tener un papel importante en este contexto hacia una cadena de suministro equilibrada.

Ellos mismos han visto que hoy existe una necesidad por tener una cadena de suministro más diversificada geográficamente y más resiliente. En los últimos años se ha concentrado mucho en una parte del mundo, específicamente en Asia, cuando hace 10 años estaba más equilibrada la producción de semiconductores entre Estados Unidos, Europa y Asia. Lo increíble es que el gobierno de Estados Unidos no se haya dado cuenta, hasta ahora que le anda pisando los callos al dragón asiático.

Intel anunció que, a lo largo de 2022, invertirá 8 millones de dólares en el GDC y estima la contratación de 200 ingenieros altamente especializados. Y en mayo informó sobre la expansión de sus operaciones en Costa Rica, que incluyó la ampliación de su Laboratorio de Soporte Extendido (LTR), para albergar hasta 6 mil plataformas de hardware y la adición de tres nuevas unidades de negocios a su Centro de Investigación y Desarrollo, lo que generará más de 300 empleos técnicos y de ingeniería en el transcurso del año.

Esta puede ser una oportunidad única para dar un salto cualitativo en nuestras capacidades de producción tecnológica, así que, de rebote, nos podemos ver beneficiados por las locuras del empreador con el dragón asiático.

¿Cómo la ve?