Sindicato Mexicano De Electricistas

¿Se vale que los empresarios se organicen?

Hace unas pocas conferencias mañaneras, un periodista preguntó al presidente López Obrador sobre los desencuentros que había en ese momento entre los representantes del Consejo Coordinador Empresarial y el presidente de la república. No había acuerdo en lo que respecta a las medidas económicas impulsadas por el gobierno, para superar la crisis económica actual.

La respuesta de López Obrador, deja clara la postura de ambas partes: “Carlos Salazar Lomelín, ve por los intereses del sector que representa y yo tengo que ver por el interés de la nación”.
Un enfoque correcto, limpio y preciso sobre la posición que guardan en este momento quienes representan al gobierno por una parte, y aquellos que defienden los intereses del sector empresarial.
Hoy, muchos ciudadanos en redes sociales se han ido encima de Carlos Salazar, debido a una video conferencia que seguramente no han visto completa. Dura más de dos horas.

La conferencia tiene como protagonistas a los representantes de las doce organizaciones empresariales que conforman el Consejo Coordinador Empresarial. Como presidente del Consejo, Lomelín Salazar modera el encuentro y habla en representación de los grupos empresariales de manera general, aunque se ocupa de conceder la palabra a los doce integrantes de las diferentes organizaciones de empresarios.
Se habla del coronavirus Covid-19 y de las estrategias recomendadas por el grupo epidemiológico que se conforma a petición de la clase empresarial y con el apoyo del Tecnológico de Monterrey y la UNAM. Hay discrepancias con algunas de las estrategias implementadas por el Sector Salud, pero nada relevante en realidad.

Lo que importa a todos los convocados, es la estrategia económica anunciada el domingo pasado por el presidente López Obrador, en la que no se contemplan medidas de apoyo a la clase empresarial del país, durante el periodo que dure la contingencia. Hay inconformidad de parte de todos los representantes asistentes.

Carlos Salazar reseña los intentos que el Consejo Coordinador Empresarial emprendió ante presidencia, para que el punto de vista empresarial, se tuviera en cuenta al momento de tomar decisiones. Relata cómo el haberse opuesto al resultado de la encuesta que canceló la construcción de una cervecería en Mexicali, baja California, restó oportunidad de diálogo a los empresarios.
Se fueron con todo contra la voluntad popular, en medios y redes sociales y esa campaña, dañó al empresariado, en lugar de ayudarlo.
Narra también la dificultad que tiene la dirección del Consejo Coordinador Empresarial, para lograr que sus propuestas económicas tengan viabilidad ante un presidente y un gobierno que generalmente no ve con buenos ojos las medidas propuestas por los empresarios.
Para rematar y eso es en realidad lo importante, señala en varias ocasiones que el presidente de México, al haber llegado al poder por la vía democrática, con un respaldo de más de treinta millones de votos, tiene legalmente en sus manos el destino del país en materia económica. Repite en más de dos ocasiones que López Obrador es un presidente votado democráticamente y que por lo tanto, sus decisiones son válidas, al estar apegadas al marco legal del país.

Dice también que el presidente no va a renunciar, porque no tiene por qué hacerlo. Tiene respaldo popular y aplica la visión económica que le parece correcta.

Los empresarios no están de acuerdo con esa visión. Creen que se necesita en este momento un apoyo importante a las empresas de todos los tamaños, aún a costa de contratar deuda pública. Hablan de una pérdida de hasta diez puntos en el producto interno bruto y más de un millón de empleos perdidos en los próximos meses, si el gobierno no toma este tipo de medidas. Ése es el diagnóstico del Consejo Coordinador.
Por eso, Carlos Salazar Lomelín convoca a los grupos empresariales a emprender un trabajo de organización social, para formar un sólido grupo opositor que pueda hablar de igual a igual con el gobierno del presidente López Obrador.
Una fuerza político-social-empresarial, que dé la batalla ante el presidente del país.

Habrá reuniones próximas con los representantes de organizaciones sindicales y también con agrupaciones de la sociedad civil.
La última pieza en esta estrategia, son las elecciones que se darán en el 2021.

Carlos Salazar señala que, si hay empresarios que piden la destitución del presidente López Obrador, estás elecciones son la única vía democrática y legal para hacerlo. Pero les aclara que para conseguirlo, necesitarán contar con los treinta millones de votos requeridos.
De eso trató la video conferencia referida.

El papel que jugó Carlos Salazar Lomelín, es el que señaló hace poco López Obrador. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial ve por los intereses de sus agremiados. Está en su papel y no habla en ningún momento de guerra sucia, o maniobras desestabilizadoras en el país. Siempre señala que deben intentarse todas las vías legales y de resistencia civil pacífica.

Muy distinta su posición a la de Caudio X González y la COPARMEX (que es uno de los doce organismos afiliados al Consejo Coordinador Empresarial), donde tienen un papel destacado la guerra sucia y los intentos de promover acciones desestabilizadoras en todo el país.
Como ha dicho el presidente López Obrador en varias ocasiones: “la política es muchas veces el trabajo de optar por el menor de los males”.
Para el gobierno de la Cuarta Transformación, el apoyo a los que menos tienen es fundamental. Y ahí no habrá paso atrás.
Quizá no todo lo que piden los empresarios en este momento esté fuera de razón de acuerdo a sus intereses. Pero es imposible atender ambas necesidades (pueblo y empresarios), al mismo tiempo. Hay que decidirse por una de estas vías y el presidente ya definió la ruta que debe seguirse.

Con todo, el camino que sigue el Consejo Coordinador Empresarial es el correcto. Están recurriendo a las vías democráticas para presionar y hacerse escuchar.
Es lo que se espera en toda democracia de un verdadero grupo opositor.
No pienso que deban descalificarse este tipo de movimientos.
Democráticamente son correctos.

Los verdaderos enemigos del pueblo y su gobierno, están en los empresarios belicosos que recurren a cualquier medio para mantener sus privilegios de clase, como en el caso de la COPARMEX y la familia de Claudio X González.
Es de hacer notar que en la video conferencia de hoy, algunos integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, advirtieron que no se permitirá el uso político del organismo, para impulsar carreras personales o intereses de grupo.
Si en este momento no hay coincidencia económica entre gobierno y Consejo Coordinador, no significa que se rompa en definitiva la relación sana que se ha llevado.

El diálogo ha sido la herramienta de trabajo que han usado Carlos Salazar y los representantes del gobierno federal.
La organización y la resistencia civil pacífica, son derechos de todos. Incluidos los empresarios.
Del otro lado, está todo un pueblo que sabe que el presidente antepone a todo, los intereses de los que menos tienen.
Así funciona la democracia. Y somos más los que estamos con el presidente.

Malthus Gamba