Nueva Ley Eléctrica: Piso parejo y berrinche grande

La aprobación de las modificaciones a la ley que envió el Presidente de la República al Congreso, implica terminar con los privilegios que los gobiernos de Calderón y Peña otorgaron a las empresas privadas generadoras de energía y establece piso parejo, a fin de que la Comisión Federal de Electricidad deje de otorgar subsidios a todas ellas y puedan competir en igualdad de circunstancias.

La desesperación que han demostrado los empresarios dueños de estas compañías, se ha hecho evidente a través de las amenazas y berrinches que hacen ellos junto con sus voceros defensores de esos privilegios, en las personas de medios de información, opinadores, legisladores de oposición, y ellos mismos, por medio de mensajes en los que advierten al gobierno que actuarán en consecuencia.

Estos empresarios que en cualquier otra parte del mundo estarían sujetos a las leyes del libre mercado, teniendo que competir sin canonjías especiales para ganar dinero, en México han sido protegidos y cobijados, recibiendo grandes sumas de dinero por medio de subsidios que todos pagamos en nuestros recibos de luz.

Por ejemplo, la empresa española Iberdrola, en la que trabaja la exsecretaria de energía del gobierno de Calderón, Georgina Kessel y la que le dio un puesto de consejero al mismo expresidente, ha recibido alrededor de 52 mil millones de pesos en subsidios, que hemos tenido que cubrir todos los mexicanos pagando más de lo que deberíamos en nuestras facturas de energía eléctrica.

Para darnos una idea más clara, se estima que con la aplicación de esta nueva ley, el importe bimestral de los recibos que pagamos a la Comisión Federal de Electricidad, disminuirá en un monto equivalente al 20%; es decir, una quinta parte menos de lo que pagamos hoy.

La iniciativa ha sido apoyada por todos los legisladores de la bancada de Morena y gracias a esto ha avanzado su aprobación en el Congreso; sin embargo, los legisladores de la oposición, como siempre lo han hecho, votaron en contra de ella, sin importarles que los mexicanos sigamos financiando los bolsillos de los empresarios extranjeros y mexicanos que le venden energía a la Comisión Federal.

De hecho no solamente votaron en contra, sino que amenazan con ir a las instancias legales para intentar detener la aplicación de esta ley, una vez que haya sido aprobada.

Es muy interesante como esta caterva de vende patrias actúan de esa manera sistemáticamente, en contra del interés general, sin importarles siquiera que sus acciones los perjudiquen a ellos mismos, porque no suena lógico que estén tratando de hacer algo que incluso a ellos les va a costar un 20% más cada bimestre.

Pero como dice muy bien el Presidente, lo que no suena lógico suena metálico y está muy claro que estas empresas están compensando a todos estos corruptos con cantidades muy superiores a las que se ahorrarían en sus recibos de luz, para intentar detener el avance de la nueva ley.

Los mexicanos ya nos estamos acostumbrando a verlos oponerse a todo lo que beneficie a la mayoría de los ciudadanos, sin presentar propuestas alternativas, porque no se les ocurre nada que no sea seguir vendiendo su dignidad y entregando la riqueza del país a cambio de unos cuantos cacahuates, como lo hicieron en su momento sus legisladores a cambio de moches, razón por la que hoy los persigue la Unidad de Inteligencia Financiera.

Como dijo la cantante Joan Báez: “Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella”.