“Nunca me ha importado lo políticamente correcto”: AMLO

No será el INE, quien defina la suerte de Raúl Morón y Félix Salgado Macedonio.

Como bien lo dijo el presidente López Obrador en la conferencia mañanera de este día, será el Tribunal Electoral, quien dicte la resolución final sobre ambos asuntos.
Este día, queda en manos del INE cerrar los dos casos, solo si aplica una sanción proporcional a las faltas administrativas cometidas por los dos candidatos de Morena.
Una sanción que no implique la pérdida de la candidatura, obtenida por ambos militantes de Morena, en base a la voluntad del pueblo.

Si el Consejo General del INE resuelve estas situaciones con un castigo menos severo que el inicial, el proceso sancionador se resuelve satisfactoriamente para todos.
Pero si Lorenzo Córdova y Ciro Murayama persisten en su intención de sacar de la competencia electoral a los dos candidatos de Morena, la apelación a la nueva resolución del Instituto Nacional Electoral, llegará a las puertas del Tribunal Electoral de nueva cuenta, para que sea ahí donde se decida en forma inapelable, lo que pasará con Raúl Morón y Félix Salgado Macedonio.
Hay que recordar que las sanciones que aplique el INE, o el Tribunal Electoral, serán en contra de dos ciudadanos que intentan hacer valer su derecho constitucional a ser votados.
No es una penalización aplicada a Morena.

Se trata de dos ciudadanos que participan representando a un partido político, pero que necesitan gozar de plena libertad, para hacer efectivo su derecho a ser votados. El castigo que se determine, no será en contra de Morena. Tendrá efectos directos en estos dos candidatos.
Eso es lo que va a calificar el INE este día.

Para nadie es un secreto que Michoacán y Guerrero han sido bastiones de la oposición conservadora. Son de los Estado emblemáticos del priismo y del perredismo decadente, que abandonó las banderas de la izquierda, para convertirse en comparsa neoliberal.

Hay intereses económicos y políticos que obligan a la clase conservadora a emplear todos los medios a su alcance, para detener el avance de la Cuarta Transformación en los que consideran sus territorios.

Ni Raúl Morón, ni Félix Salgado Macedonio, son políticos manipulables, a los que la derecha pueda comprar o manejar. Eso lo saben los pueblos de Michoacán y de Guerrero y por eso los eligieron como candidatos de Morena en ambas Entidades.

La falta que origina el pretendido retiro de estas dos candidaturas, es menor. No se trata de un asunto que tenga que ver con corrupción, fraude, compra de voto, o manejo indebido de recursos públicos o privados.

Se trata de un reporte de gastos no entregado con oportunidad a la Unidad Fiscalizadora del INE. Lo que supuestamente no reportaron ambos candidatos, corresponde a un gasto menor. Un gasto ridículo por lo insignificante. Y aún faltaría averiguar si ese gasto fue realmente efectuado por los candidatos.
Porque estamos hablando de propaganda en Facebook, que cualquiera pudo subir.

En la conferencia mañanera del día de hoy, el presidente López Obrador se refirió a este tema, contestando las insistentes preguntas que le formulaba el reportero enviado por el Reforma.
López Obrador señaló que, si bien es cierto que Salgado Macedonio ha utilizado un tono desafiante al referirse a los consejeros del Instituto Nacional Electoral, también es cierto que la conducta de esos consejeros deja mucho que desear.

Están actuando bajo consigna, e intentando dejar a toda costa fuera del proceso electoral, a dos ciudadanos que cometieron faltas menores.
Eso es un atentado a la democracia. Una falta de respeto a la voluntad del pueblo y un intento de manipular los procesos electorales, de la misma forma en que lo hicieron durante el periodo neoliberal.

López Obrador señaló que alguna de la gente que tiene cercanía con él, le recomienda que no hable en este momento de asuntos relacionados con el INE. Que lo “políticamente correcto” es guardar silencio y esperar mejor momento para exponer el desaseo que reina al interior del instituto.

Pero el presidente fue claro en su respuesta de este día. “Nunca me ha importado lo políticamente correcto”. “Yo estoy para defender a la democracia y al pueblo de México”.
Lo dicho por Salgado Macedonio el día de ayer, no fue políticamente correcto. López Obrador no lo avaló, pero tampoco lo condenó. Habló de los agravios que el Instituto Nacional Electoral realiza por consigna, en contra de la democracia.

Ésa es la raíz de la inconformidad que manifiestan no solo Salgado Macedonio y Raúl Morón. Es la causa del descontento que se está dando dentro de la sociedad en ambos Estados.
Desconocer la candidatura de los dos punteros de Morena en todas las encuestas, por una causa menor, indigna a quienes en verdad defienden la democracia.
Quienes señalan que no debe haber falta de respeto a una institución como el INE, cierran los ojos a los agravios que sus consejeros cometen en contra de la vida democrática del país.
Eso es absurdo

Ningún instituto autónomo esta por encima de la voluntad de la gente.

Ellos no son los actores principales durante los procesos electorales. Deberían ser, árbitros imparciales invisibles. Nada más.

López Obrador señaló este día, que resultaría injusto y antidemocrático, que los consejeros del INE, mantuvieran hoy la sanción que intentaron aplicar en primera instancia a Raúl Morón y Félix Salgado Macedonio. Están actuando por consigna de los grupos de poder, que defienden intereses económicos y políticos en Michoacán y Guerrero.

Probablemente, los medios de comunicación conservadores se lancen en contra de sus opiniones de este día. Lo van a considerar “políticamente incorrecto”.

Pero como dijo el presidente. “Yo estoy y estaré aquí, para defender a la democracia. Lo políticamente correcto, jamás me ha importado.
Y es que defender la democracia, significa entregarse a ella en cuerpo y alma, sin mirar intereses, posibles puestos, la opinión de los otros y el cuidado de instituciones caducas y corruptas.
La democracia la hace el pueblo, es el pueblo y la impone el pueblo.

“Y yo nunca le voy a fallar al pueblo”, concluyó el presidente.

Apoyemos al presidente en esta batalla histórica. Nada puede estar por encima de la voluntad de la gente.
No al intento de fraude anticipado, que defiende el INE.

Malthus Gamba