Sindicato Mexicano De Electricistas

No se le hizo a la oposición; viene rápida la recuperación económica

Si bien es cierto que el problema del contagio potencial de Covid-19, gravita en la mente nacional como preocupación de primer orden, hay otro aspecto que en este momento hace presencia también en la mente de los mexicanos, como algo que requiere atención inmediata. La recuperación económica.

Esta dificultad mayor no es privativa de nuestro país, tal y como quieren hacernos creer los grupos conservadores pertenecientes a la BOA. El mundo entero pasa por idéntica situación y los panoramas para lograr que cada economía nacional logre salir de la crisis, son distintos.

Los economistas y gobiernos de todas las naciones, han propuesto o ven como posibilidad para salir a futuro de esta situación, tres distintos escenarios.

El primero, es identificado con la letra “V”. La descripción de la crisis nacional para los países que aspiran a salir rápidamente de esta baja económica, muestra un comportamiento similar a la forma de dicha letra. Un descenso rápido hasta tocar fondo y después, la inmediata recuperación hacia arriba, hasta alcanzar los niveles económicos que se tenían antes de la presencia de la pandemia.

Este modelo no es practicable en todas las situaciones. Hay países donde la economía sufrió afectaciones significativas y que por lo tanto no pueden aspirar a una recuperación en el corto plazo. En estas naciones, la letra que ejemplifica el modelo de recuperación aplicable, es la “U”. Se toca fondo como en el primer caso, pero se mantiene un periodo de estancamiento económico de corto plazo. Una vez realizado el trabajo de rescate pertinente, se inicia el ascenso económico, para alcanzar los niveles anteriores a la pandemia.

Por último, están los países que fueron afectados severamente por la crisis que provocó el Covid-19. En esos casos, la enfermedad y las consecuencias económicas provocadas por el aislamiento y el forzoso paro de actividades, destruyeron en buena medida el tejido económico nacional. En esos Estados, se considera que la economía a futuro, tendrá un comportamiento parecido a la forma que tiene la letra “L”. Un declive generalizado como en los dos modelos anteriores, pero al tocar fondo, se mantiene la línea horizontal por un tiempo indeterminado. La economía está tan dañada, que resulta imposible pensar en una recuperación a corto o mediano plazo. Ahí el futuro se pinta sumamente difícil.

Esto tiene que ver con el mundo económico exclusivamente. Para el sistema financiero, que no se mueve a nivel de naciones, sino que tiene que ver con las operaciones de los mayores Bancos, grandes empresas multinacionales y compromisos de inversión que involucran miles de millones de dólares en todo el mundo, el panorama es otro.

Algunos piensan que el mundo financiero que conocemos, ha sufrido un golpe contundente a raíz de la pandemia de Covid-19 y que el futuro que le espera a partir de ahora, tiene que ver en mucho con el modelo de la letra “L”.

Si el sistema financiero se cae, las economías de todas las naciones del planeta saldrán afectadas. A menos que se encuentre una vía nueva por la cual transitar para evitar la caída inevitable de todas las economías.

En eso están los economistas, políticos, empresarios y grandes banqueros en este momento. Encontrar el camino salvador.

Mientras tanto, a nivel local, cada nación está tratando de implementar un programa de control de daños. Al mismo tiempo, se intenta poner en marcha al sector productivo del país, sin descuidar las medidas de salud necesarias para evitar un nuevo brote de la enfermedad.
En México, el panorama económico es difícil como en todas partes. Pero el gobierno de la Cuarta Transformación, parte con la convicción razonable de que la recuperación económica esperada, seguirá las líneas del primer modelo señalado. Es decir, después del descenso rápido que nos ha conducido hasta el fondo, se inicia el periodo de recuperación, en forma inmediata. Nuestro modelo de ascenso será en “V”.
El presidente López Obrador ha manifestado en varias de sus conferencias matutinas, que nuestro país ha seguido una estrategia bien planificada desde el inicio de la pandemia.

El apoyo presupuestal se dirigió preferentemente a los sectores menos favorecidos de la sociedad y la intención de esto fue la siguiente.

Que no faltara el pan en la mesa de los mexicanos y al mismo tiempo, que el consumo no se viera tan afectado por la presencia de la enfermedad.

Esto ha permitido que la gente cuente con los recursos mínimos para adquirir productos de primera necesidad. Las tiendas y mercados no han suspendido actividades.

Se siguen comprando alimentos sobre todo y con esto, se mantiene activo el sector económico primario.

Una vez superado el momento crítico de la pandemia, se comienza a abrir parte de la planta productiva del país.

El comercio lo hará también en los siguientes meses. Y lo importante es que aunque se han perdido empleos, la reactivación económica abre posibilidades a nuevas necesidades de personal tanto en la industria, el comercio y el sector de los servicios. Forzosamente habrá recontrataciones, o nuevas ofertas de empleo.

El presidente López obrador señaló en la conferencia de este día, que se espera cerrar el año con un significativo índice de recuperación económica en todo el país. La “V” habrá completado la mayor parte de su camino para entonces y los efectos de la pandemia, ya serán mínimos.

Pero aparte de toda esta estrategia de recuperación económica, el gobierno de la Cuarta Transformación tiene en mente que puede darse un caso de rebrote de Covid-19 en el futuro próximo. No se confía y alista lo necesario para hacer frente a esta eventualidad.

El regreso a las actividades económicas se hará bajo las normas establecidas por las autoridades sanitarias. Se realizarán verificaciones aleatorias en empresas y comercios a lo largo de todo el país. Se exigirá el total cumplimiento de las normas señaladas y se procederá a la clausura de aquellas empresas que incumplan con los compromisos firmados y los reglamentos vigentes.

Nuestro país está por iniciar un camino cuesta arriba, que si bien presentará problemas de todo tipo, es mucho más sencillo que el que espera a otras naciones.

Estamos por salir de la peor parte de la pandemia. Debemos seguir con la guardia en alto para evitar un nuevo problema de salud y al mismo tiempo, reiniciar actividades en forma paulatina, para conseguir que nuestra economía supere la crisis que vivimos.
En tiempos neoliberales, esta pandemia hubiera significado el desastre.

Con la Cuarta Transformación, hay un sendero seguro para la recuperación inmediata.
Todo es cuestión de hacerlo con orden y de acuerdo a las indicaciones que nos den las autoridades sanitarias y el gobierno del cambio.
Saldremos adelante.

Malthus Gamba.

Te dejamos un video con ‘los otros datos’ de los empresarios