SinLineaMX - Live

Isabel Sosa

¿Qué delitos cometen las mujeres que son privadas de la libertad? 

Diana tenía 17 años cuando tuvo su primer hijo, fue abandonada por su pareja. No tenía para comer, vendía dulces para cuando podía, alimentar a su bebé. Con el paso del tiempo decidió “juntarse” con quien tendría dos hijos más, viviendo en un ambiente de violencia y precariedad. Tenía 25 años cuando fue descubierta introduciendo drogas en un centro penitenciario. Ser “aguacatera” le dejaba alrededor de $2000 a la quincena, tan solo tenía que introducir la sustancia que se le pidiera, en la vagina, y entregarla dentro de la prisión. Su pareja la obligaba, amenazaba siempre con llevarse a sus hijos.

En su mayoría, todas comparten este perfil basado en: la exclusión social, pobreza extrema, sin acceso a ningún tipo de educación, economía informal, madres solteras, víctimas de violencia física y sexual. Siendo entonces la cadena de pasos a seguir para cometer actos delictivos y su criminalización.

La deuda histórica que el patriarcado tiene para con las mujeres, incrementa sus intereses cuando una mujer es privada de la libertad. El estigma que atraviesa visceralmente a estas mujeres es 10 veces mayor que el de cualquier hombre en la misma situación. Las violencias estructurales que orillan a estas mujeres a cometer cualquier delito, solo nos reitera el fallo sistemático que nos abandona a nuestra suerte.

En México, según datos actualizados del INEGI, existen 19 centros penitenciarios federales, 251 centros estatales y 53 centros de internamiento para adolescentes, dando un total poblacional de 211 154, ocupando las mujeres un total de 11,724 espacios (6.2 %).

Al sur del país, en Chiapas, existen en la actualidad 224 mujeres reclusas, todas librando procesos penitenciarios carentes de perspectiva de género, orilladas a cometer actos delictivos por el empobrecimiento que nos genera depender en su totalidad de un hombre. Algunas vinculadas a proceso sin dictamen de sentencia por, en defensa propia, matar a su agresor; aquí contar con un/a abogado/a defensor/a resulta un privilegio relacionado al acceso a la justicia.

Las reclusas libran sus situaciones jurídicas con agonía y en plena soledad, en su mayoría, son olvidadas y abandonadas por sus familias. Convirtiéndose así, en un privilegio la adquisición de artículos de higiene personal y gestión menstrual.

El artículo 10 de la Ley Nacional de Ejecución Penal indica que las mujeres privadas de la libertad deben contar con las instalaciones adecuadas y los artículos necesarios para una estancia digna y segura, siendo prioritarios los artículos para satisfacer las necesidades de higiene propias de su género”. Según testimonios de reclusas rescatados por la CNDH, algunas se ven en la necesidad de romper playeras y pasar más de dos días con el mismo trozo de tela. Exponiendo así, la nula perspectiva de género con que son manejados estos centros penitenciarios, excluyendo y discriminando los procesos sexuales y reproductivos de las mujeres; convirtiéndose en un problema de salud pública y derechos humanos.

Comité de seguridad: me cuidan mis amigas.

En Chiapas, derivado a esta problemática, surge la campaña “Mujeres con Alas”, impulsada por el comité de seguridad de las marchas “me cuidan mis amigas”.

Este grupo de mujeres inició el pasado mayo una colecta de artículos de higiene personal y gestión menstrual, en conjunto a instituciones públicas municipales y estatales, en colaboración estrecha con diputadas del H. congreso del estado.

“Como Comité buscamos que ellas tengan mejores condiciones de vida, acceso a sus derechos, acceso a la justicia, a la reinserción social y a una vida libre de violencia. Esta campaña únicamente es el inicio de varios proyectos que tenemos, principalmente relacionados a sus situaciones jurídicas y al cumplimiento de sus derechos como mujeres privadas de la libertad.”

El feminismo que hoy militamos en la tierra de las desigualdades nos obliga a luchar por aquellas a quienes el estado patriarcal ha condenado.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com