En la opinión de Elí González

@calacuayoMX @eligonzalezhz

En 1986 Ucrania vivió uno de los sucesos más trágicos de la historia. Un rector nuclear estalló en la planta de Chernóbil, dejando muchos muertos por envenenamiento debido a la radiación. Misma radiación que dañó a futuro el medio ambiente y las producciones agrícolas.

De acuerdo con los expertos, la explosión fue 500 veces mayor que la de la bomba atómica estadounidense en Hiroshima en 1945. Este hecho llevó al Gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de urgencia de 116 mil personas, debido a los materiales químicos expulsados y aunque no se crea, el desastre llegaría a México en forma de corrupción por leche radioactiva.

Si, fue Miguel de la Madrid Hurtado, uno de los presidentes mexicanos más corruptos de la historia. Un presidente cuyos hijos abusaban de nuestros recursos, despilfarrando utilizando aviones del ejército para sus fiestas, utilizando al mismo ejército y al extinto estado mayor presidencial, para que fuesen sus niñeras.

Uno de los hijos de Miguel de la Madrid, hoy busca ser candidato por el PRIAN, a la presidencia de la República mexicana, para las elecciones de 2024. El junior se llama Enrique de la Madrid. El que junto con Roberto Palazuelos, Jorge el burro Van Rankin, ente otros, disfrutaban de las casas de Fonatur para hacer sus fiestas con drogas y prostitución.

Pero volviendo al envenenamiento que llegó a México, vía Miguel de la Madrid. Existen documentos donde se muestra, cómo el alimento fue traído de Irlanda entre 1986 y 1987 y cómo fue sacado de Ucrania.

Se sabe de acuerdo con documentos en el archivo histórico que el Gobierno mexicano, compraba toneladas de leche en polvo para la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO). Leche radiactiva que se distribuyó entre los pueblos más desfavorecidos del país.

Fue entonces cuando la OMS y el embajador de México en Brasil, Antonio González, emitieron una alerta al gobierno De la Madrid informando que la leche estaba contaminada y era altamente tóxica. Para entonces, ya había dañado a miles de niños de los cuales, muchos de ellos murieron posteriormente de cáncer. El gobierno encabezado por Miguel de la Madrid, optó por ignorar las advertencias.

Mientras Miguel de la Madrid envenenaba mexicanos, su hijo Enrique de la Madrid, derrochaba recursos pagados por nuestros impuestos.

Mientras nadie daba cuentas del daño que estaba sufriendo la mayoría de los que consumían la leche contaminada, el vicealmirante Manuel Rodríguez Gordillo, quien comandaba de la Tercera Zona Naval de Veracruz, informaba de los daños a la salud de varios elementos del cuerpo de infantería por dicha leche.

Miguel Ángel Valdovinos, físico que presidía la jefatura de análisis nucleares de la planta nuclear de Laguna Verde en Veracruz, emitió un alerta comprobando que leche contenía Estroncio-90, un componente de residuos nucleares, y Cesio-137, el cual era 10 veces superior a lo que un ser humano puede tolerar. Pero nadie fue castigado pues los 3 poderes estaban controlados por el PRIAN.

Y mientras la corrupción de Miguel de la Madrid se acentuaba afectando a los más pobres, sus hijos seguían despilfarrando el dinero de todos los mexicanos.

Roberto Palazuelos Badeaux, ha declarado en redes sociales que en su juventud utilizó casas del gobierno federal, al Estado de Mayor Presidencial y vehículos oficiales para hacer fiestas en destinos turísticos del país, junto con los hijos de los expresidentes, en especial, con los hijos de Miguel de la Madrid.

En una entrevista con el programa de YouTube “Pinky Promise”, Palazuelos contó que, por ser amigo de los hijos del entonces presidente Miguel de la Madrid, hacía fiestas en casas del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR)

En su relato, contó que cuando “Don Miguel” salía de la Residencia Oficial de Los Pinos, él y sus hijos organizaban fiestas con cargo al erario ahí mismo, en los Pinos.

“Has de cuenta que miércoles en Los Pinos, ya se había ido Don Miguel, que siempre se iba a su casa en Cuautla, y nos dejaban de miércoles a domingo en Los Pinos. Había una secretaria abajo que se llamaba Lupita y entonces decíamos ‘¿qué vamos a hacer, Chanfle?”, dijo Palazuelos refiriéndose a Gerardo, el hijo más chico de De la Madrid.

“Entonces él respondía, ‘chécate qué casa hay libre, háblale a Lupita’. Entonces ya le hablaba y decía ‘Lupita, ¿qué casa hay libre (de Fonatur) en fin de semana?”. Después de elegir la casa del Fonatur donde harían la fiesta, la secretaria enviaba “la avanzada”, es decir, elementos del Estado Mayor Presidencial que se encargaban de organizar la fiesta.

“Se iba toda la avanzada, llegaba un avión del Ejército con todos los militares, montaban todo el rollo”: Roberto Palazuelos

Roberto Palazuelos no se inmutó al reconocer que disfrutó fiestas y vuelos en aviones oficiales durante los sexenios de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.

Ahora, uno de los que derrochaban de nuestros impuestos, los despilfarraban a su antojo, es una crítico del gobierno actual. Y peor aún, quiere ser presidente. Si, es Enrique de la Madrid, un junior.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com