¿Qué es lo que está sucediendo realmente en Ucrania?

En las últimas semanas, hemos estado escuchando información relacionada con ese país y con las luchas internas que se han desarrollado en ciudades orientales de la nación.
Pero no queda claro para los mexicanos, que es lo que en verdad pasa.

Es importante entender este episodio geopolítico, porque sus antecedentes y desenlace hasta este momento, guarda cierto paralelismo con lo que sucede en nuestro país, en relación con la Reforma Eléctrica que impulsa el gobierno del presiente López Obrador.

Así es que vamos a exponer el panorama general de lo que acontece.

Al desintegrarse la Unión Soviética, varias naciones que de una u otra forma fueron aliadas o parte de la Unión, declararon su independencia económica y/o política. Varias de ellas, como Polonia, Hungría, La República Checa, Bulgaria y otras más, pasaron a formar parte de la Unión Europea o de la OTAN.

Otras naciones como Armenia, Bielorrusia y algunas más, siguen ligadas económicamente a Rusia.
Están por otra parte los países neutrales, como Azerbaiyán, Uzbekistán y Turkmenistán.

Hay que señalar que Estados Unidos se había comprometido a no integrar a la OTAN a ningún país que en el pasado, hubiera estado dentro de la órbita comunista de la Unión Soviética. Ese acuerdo fue violado sistemáticamente por los norteamericanos y sus aliados. Buena parte de esas naciones están integradas actualmente a la OTAN.
Estado Unidos hoy tiene bases militares instaladas en Polonia.

Hay aemás tres países que desean pasar a formar parte de la Unión Europea y de la OTAN, sin que Rusia esté dispuesto a consentirlo. Ellos son Moldavia, Ucrania y Georgia. En esas naciones existe presencia militar rusa y también milicianos pro-rusos.

¿Qué ha pasado en Rusia durante estos años?

Al desaparecer la Unión Soviética, Rusia vive un difícil periodo de 10 años, en los que su economía sufre un deterioro significativo. Son los años de Boris Yeltzin.
Pero llega al poder Vladímir Putin y las cosas cambian. Se pone en marcha un proyecto nacional para recuperar la antigua fortaleza del país y la palanca económica utilizada por Putin, es el gas.

Hoy en día, hay 5 empresas rusas de gas natural. Pero la más consolidada y poderosa de todas ellas, es sin duda Gazprom.
Los yacimientos de gas en Rusia son enormes. El gobierno de Putin ha construido una red de gaseoductos que surten de este recurso a buena parte de Europa. Se puede decir que los países europeos son dependientes del gas ruso y que la falta de este combustible, paralizaría la actividad económica en varias naciones. El gas ruso no llega únicamente por ducto, se traslada por tierra y barco también.

Y hay un último aspecto que debe ser considerado. Los ductos de gas que llevan combustible a los países de Europa, son propiedad de la empresa rusa.
Ése es el escenario general que podemos ver en este momento.

Europa depende en buena medida del gas y demás energéticos rusos, para mover su economía. Traer combustibles de otras zonas del mundo, no es tan fácil, si se considera que los gaseoductos pertenecen a los rusos.

Ahora, ¿Por qué Rusia se opone con firmeza a que Ucrania entre a la Unión Europea y a la OTAN?

Pues porque ese país constituye la barrera que protege su flanco más débil, en caso de una guerra. Las extensas llanuras rusas no tienen protección natural. Son zona abierta para el paso de ejércitos enemigos, venidos de occidente. Al oriente no se tiene ese problema, pues está la barrera de los Montes Urales.

Para Rusia, mantener de su lado a Ucrania, o al menos, tener la seguridad de que un gobierno neutral está al frente del país, es asunto de seguridad nacional.

Estados Unidos pretende aumentar su presencia en la zona. Actualmente, Ucrania es gobernada por una fuerza política de derecha extrema. Algunos la califican de neo-nazista. No ven con buenos ojos a las etnias del país, que hablan el ruso y son partidarias de la unidad con Rusia. Ese gobierno desea ser parte de la OTAN y la Unión Europea.

La zona del Donbass, donde se asienta la población de habla y cultura rusa, ha sido bombardeada por el gobierno del país y de ahí se ha desencadenado el actual conflicto.
Ucrania perdió Crimea en 2014, cuando Rusia se anexa la península. La respuesta de Estados Unidos y los países europeos, fueron sanciones económicas.
No se dio la guerra que muchos predecían.

Hoy se está repitiendo la historia. Los territorios de Lugansk y Donetsk, declaran su separación de Ucrania y Rusia reconoce de inmediato su independencia. Putin manda tropas a “cuidar la paz en esos territorios y Biden envía sus soldados a Lituania y Letonia. La separación ya se dio. Rusia ya tiene tropas desplegadas dentro de esos dos territorios y Estados Unidos y la comunidad europea, se contentan con el envío de soldados a dos países que hacen frontera con Rusia.

¿Por qué? Por el asunto del gas y demás combustibles.

Depender de un mercado externo para satisfacer áreas estratégicas de la economía, es malo para cualquier país. Pero es peor para una alianza de países.
Antes podían decir: “Si Rusia no nos vende gas, su economía también sufre. No recibe ingresos”

Pero el panorama cambió. China y Rusia acaban de firmar un convenio, para que Rusia venda gas a China. Los rusos construirán un gaseoducto para este fin. El mercado del gas ruso está asegurado, con Europa y sin Europa.

Los únicos perdedores, en caso de conflicto, serían los pueblos europeos, a los que Estados Unidos alienta primero y deja en la estacada después. No recibirían combustibles de Rusia.
Por eso es que todos prefieren aplicar sanciones a Rusia, sin llegar al conflicto bélico.

¿Por qué este ejemplo es importante para México?

Porque ya vimos lo que sucedió cuando Texas no pudo surtir gas a México, debido a las heladas del año pasado. Fue la Comisión Federal de Electricidad la que salvo la situación, entrando a brindar servicio eléctrico a las zonas que fueron afectadas.

Porque ya vimos lo que pasó en España, al ser dependiente, para efectos de suministro de electricidad, de empresas privadas como Iberdrola. Ese país quedó a merced de una compañía, que de española solo tiene el nombre, pues mucho de su capital viene de otras naciones.

Rusia emerge nuevamente como potencia mundial, gracias a que su gobierno dio la importancia debida al manejo de los recursos que toda nación debe considerar como de seguridad nacional.
Sea petróleo, electricidad, litio u otros elementos indispensables para la marcha correcta de la actividad económica.

Los países europeos no hicieron eso y dejaron, no solo que el mercado de los energéticos quedara en manos de fuertes compañías extranjeras. Permitieron que la red de oleoductos, quedara en manos de otra nación.

Ese tipo de errores históricos propios del neoliberalismo, es lo que intenta corregir La Reforma Eléctrica.
Hay áreas que deben considerarse de seguridad nacional.

Quien no lo vea así, o no lo crea, que vea lo que acontece en otras partes del mundo.
El ejemplo Ruso-Unión Europea, es claro y está a la vista de todos.

Aunque los gobiernos de los países en ese continente griten y reclamen hoy en día, lo cierto es que entregaron parte de su soberanía, a empresas extranjeras.
Y hoy, están pagando las consecuencias. Están con las manos atadas y Rusia pone un freno a su posición de predominancia mundial.
Los errores se pagan.

Unos los previenen y toman es adecuadas. Otros, admiten la equivocación hasta que tienen el agua hasta el cuello.
Ojalá y México pueda evitarse dolores de cabeza gratuitos.
La Reforma Eléctrica debe ser aprobada.

Malthus Gamba