¿México sin presidente?

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

El título de esta columna podría resultar un poco sugerente, pero no es así, aunque el presidente de la República no esté físicamente en los eventos protocolarios como en la conferencia matutina, sigue teniendo las riendas del poder político en México. López Obrador sabe que cuando existe un vacío en el poder, éste se termina llenando; las decisiones más relevantes siguen pasando por Palacio Nacional.

El domingo pasado a través de su cuenta de Twitter, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que dio positivo a Covid-19, además en el mismo mensaje comentó que la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero sería la encargada de la conferencia matutina del mandatario. El Jefe del Efectivo Federal presentó síntomas leves de la enfermedad y con una evolución favorable, esto lo reveló el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Los reflectores por el momento se encuentran en Sánchez Cordero, que está al frente de “las mañaneras”, dando a conocer la información y avances más relevantes en diversos ámbitos de la vida pública del país. La titular de Segob está el frente de la línea en el gabinete presidencial, la secretaría a la que representa se encarga de la política interna del país. Aunque la actuación de Sánchez Cordero no ha sido mala en las conferencias de prensa nos muestra el contraste con AMLO, un político que está acostumbrado a responder y a encarar a la prensa.

Las reacciones de los sectores opositores a la 4T han sido diversas, desde los que han deseado pronta recuperación al presidente hasta los que le desean la muerte e incluso hacen mofa de la situación por la que atraviesa el mandatario. Tratan de aprovechar la ausencia física del titular del Efectivo Federal para posicionarse en medio del proceso electoral que culminará en los comicios a mitad del año.

La alianza “Va por México”, integrada por el PRI-PAN-PRD y con Claudio X. González como líder estratégico, sostuvo una reunión y realizó un comunicado a la ciudadanía; informaron que la derrota electoral en 2018 los hizo reflexionar “para no repetir los errores del pasado” y que los mexicanos tendrán “la oportunidad de corregir el rumbo”. En la política no hay casualidades, hay casualidades y por ello aprovecharon la coyuntura en el gobierno federal.

El escenario político mexicano es complejo: ante el contagio de Covid-19 de AMLO; la etapa final de definición en las candidaturas para los puestos de elección popular a mitad de año; inmersos en el punto más alto de muertes y de hospitalizaciones a nivel nacional durante la pandemia; una crisis económica y laboral que podría traducirse en una situación de tensión social; y con el cambio de gobierno y todo lo que conlleva del mayor socio comercial y vecino, Estados Unidos.

Será clave para el proyecto obradorista que el mandatario vuelva a sus actividades. Su ausencia es un punto de inflexión en el contexto antes mencionado; su retorno supondría un avance en su capital político y un impulso a la 4T.

Veremos como se mueven las olas en este tsunami con el que comienza el 2021. Por el momento le expreso mis mejores deseos en su recuperación al presidente López Obrador, por el bien de México y la estabilidad política y social del país espero que así sea.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea