Sindicato Mexicano De Electricistas

Lucrar con la desgracia

La calidad humana se demuestra en las crisis. Hay quien ayuda, hay quien lucra; hay quien colabora y hay quien solo estorba. Peor, hay quien no duda en tratar de destruir a quienes luchan para sobreponerse a la causa que debiera ser común.
El triste comportamiento de los aspiracionistas y de los testaferros del viejo régimen, se ha convertido ya en la burla de la gente de bien de todas las clases sociales y rincones del país. El interés de opinócratas y prianistas caídos en desgracia se ha transparentado: jamás les interesó la gente, ni sus desgracias, ni sus muertos sino solo les interesa aquello que pueda llenar sus bolsillos y odian todo aquello que sea justo, comunitario y por el bien común.

Hoy rezan porque la pandemia revuelque a México y mueran tantos miles como sea posible, llenan redes sociales y medios con sus mensajes de odio, tratando de presentar una realidad que solo ellos ven, estimulan los saqueos a través de los miserables que han seguido creyendo en sus verdugos como si de un equipo de futbol se tratara. Pero deberían recordar aquello de “cuídate de lo que deseas, porque se te puede cumplir”.

Un puñado de ellos, parapetados en su burbuja, se ponen a cantar “Cielito lindo” y vociferan que ellos están salvando a México. De ese tamaño su febril fantasía. La inmensa mayoría seguimos las instrucciones de la Secretaría de Salud y vamos al ritmo que se nos recomienda. La pandemia seguirá su curso, su ritmo, y nuestras autoridades, con expertos de primera línea, sesenta epidemiólogos de primer nivel van cuidando tanto la salud como la economía. Ambas van a resultar golpeadas. Exactamente igual que en el resto del mundo humano. Pero aquí, hay un enfoque humanista, un esfuerzo por realizar cada paso con cuidado, ciencia y experiencia. ¿Por qué? Porque acá, ahora, no se está lucrando ni políticamente, ni financieramente como tantas veces hemos visto en nuestra historia con huracanes, terremotos, epidemias y toda clase de catástrofes. Acá, el interés es el bien común. Esta gentuza no tiene idea ni de qué significa esa locución: “Bien común”. Nunca les ha interesado, menos aún en los últimos treinta años de desfachatez y cinismo neoliberal, que hizo de estas criaturas codiciosas, voraces y egoístas, verdaderos monstruos insaciables.

Pero basta de esto: no requieren ser denunciados, ellos solitos se han quitado públicamente todas las máscaras. Mejor pasemos a ver algunas cifras y algunas preguntas.

Hay hoy 412,000 pacientes infectados en el mundo; de ellos 390,000 (95%) es leve (una gripita) y 21,000 (5%) grave o muy grave. 130,000 ya se han recuperado. En total 566,000 la han padecido o padecen. Han fallecido 25,000.

A un corrupto embajador calderonista y varios chayoteros, les parece raro que un país vecino a otro no tenga números semejantes. Bueno, Portugal tiene menos de la décima parte de infectados que España, y la vigésima parte de los decesos de esta. Dinamarca tiene la vigésima parte de infectados de Alemania, y un sexto de los decesos. Eslovaquia tiene la décima parte de infectados que Chequia y no tiene ni un muerto. Ambas eran un solo país y son vecinos de Alemania, juntas no llegan a la vigésima parte de infectados de esta, ni de sus fallecimientos. Claro que, a Guajardo y compinches, no les interesa saber por qué está siendo más dura con República Dominicana la pandemia que con el resto de América Latina y el Caribe, ni cómo podrían ayudar, solo lanzan datos sin contexto por lo arriba expuesto. ¿Cuál es su verdadera intención? ¿Ayudar? ¿Colaborar? Ja, ja.

China demostró una superioridad enorme en sus servicios médico, compromiso con su población y con el mundo con respecto a USA. En este momento USA supera en casos absolutos a China y su tasa de muertes por Covid en términos de población, ya es mucho peor que la de China: Esta tuvo 3000 muertes de 1300 millones de habitantes y USA ya tiene 1500 de 330 millones de habitantes. ¿Qué está haciendo tan mal USA?
Italia cumple 19 días de cuarentena total de una enfermedad con catorce días de riesgo según nos han repetido. Sin embargo, sus contagios ya son el segundo lugar mundial, detrás de USA y su tasa muertes es de 10% sin parangón en ningún lado. ¿Es la cuarentena total un medio de contención? No digo que sí, ni que no. Pero Suecia y Hungría tienen medidas semejantes a las mexicanas y no presentan tan negro panorama.
Aparte de todo esto: es muy notable cómo todo el gobierno en sus diferentes áreas está trabajando para solventar la crisis. Ya se prevé el problema de violencia doméstica y se actúa; el de posible boom poblacional típico tras catástrofes; el apoyo a mexicanos en el extranjero para regresar a casa; la manutención de ancianos, la reactivación de pequeña y mediana empresa; se integra la experticia médica y logística de ejército y marina…en fin, tanto desde todos los frentes.

Por lo demás, sigamos siguiendo las indicaciones. Quédense en casa. Manténganse sanos. Los quiero.