Las reglas del imperio

Otra vez somos testigos de la ofensiva mediática que vuelven a iniciar los oligopolios extranjeros de la electricidad como Iberdrola, que mantienen sumidos a los europeos, especialmente a los españoles, en la mayor crisis que se haya visto nunca, con incrementos indiscriminados de tarifas,.

La semana pasada la revista neoliberal The Economist volvió a vestirse de pasquín inmundo, publicando un artículo en el que define la estrategia del gobierno mexicano en relación con la Reforma Eléctrica que se pondrá a discusión en enero, como una medida obsoleta, arcaica, equivocada y perjudicial, contradiciendo las medidas que el mismo gobierno británico aplica dentro de su territorio.

Hay que recordar que recientemente las autoridades del Reino Unido expropiaron una de las empresas eléctricas privadas más grandes de ese país, porque elevaron los precios de la energía por encima de los límites razonables. Esto no se menciona en el artículo como una acción perniciosa de parte del gobierno inglés.

El texto es un compendio de calificativos burdos, mal fundamentados, aderezado con información tergiversada y hasta con afirmaciones falsas. Señala, entre otras cosas, que la Reforma Eléctrica propuesta por el gobierno mexicano, privilegia el uso de combustibles fósiles y de energía sucia, cuando todos sabemos que esto no se apega a la verdad.

La Reforma Eléctrica promueve fundamentalmente la energía limpia derivada de las hidroeléctricas, pero hay que tener claro que estas no son el negocio de las empresas que le pagan el chayote a este pasquín, ni tampoco los beneficia que los mexicanos optemos por esta opción que en la práctica es bastante más conveniente que las energías solares o eólicas, por ser completamente limpia y constante, cosa que no tienen aquellas.

Pero este tipo de piezas de información sesgada, publicadas por un medio neoliberal e imperialista por tradición, no deben extrañarnos. Esa ha sido siempre la línea de las potencias que pretenden utilizar a otros países como tierras de conquista y materia de saqueo. Mientras ellos aplican en sus países políticas y estrategias que protegen a su población contra el abuso, promueven lo contrario en los países que consideran como zona franca para despojarlos de sus recursos.

Ya esta publicación ha difundido artículos virulentos en el pasado en contra de la administración del gobierno encabezado por el presidente López Obrador, cuyos efectos entre la población mexicana han derivado en burlas, memes y diversión. Está claro que los que motivan con dinero esta información absurda, no han entendido que los mexicanos ya decidimos el camino que queremos recorrer en esta materia, pero que además tenemos muy claro el que no queremos seguir y que no vamos a permitir que unos cuantos gusanos gordinflones nos sigan explotando a su antojo.

Por eso resulta útil saber cómo piensan y qué los motiva para intentar impedir que tomemos el control de los recursos que nos pertenecen, que por desgracia les habían entregado los gobiernos vende patrias del período neoliberal, desde Salinas hasta Peña Nieto, incluidos los desastres de los presidentes panistas. Todos estos quieren lo mismo que Claudio X González: quedarse con el botín y están muy enojados porque ven que esto no les va a ser posible si continuamos avanzando en la misma dirección en la que lo venimos haciendo los últimos 3 años.

No se conforman con establecer y operar negocios honestos que perciban ganancias razonables; lo quieren todo. Los recursos naturales, el dinero de los impuestos así como la mano de obra regalada para poder explotarnos. Por fortuna, a pesar de sus pataletas y sus esfuerzos desesperados en todo el mundo, México ya no es territorio de conquista.

Como dice el principio agrícola: Para que una planta crezca, lo primero que hay que hacer es eliminar los parásitos.