La temerosa oposición vs AMLO, entre tanto, MORENA el más beneficiado

Por Lucía Deblock (sin arroba)

La oposición en México está desorientada, errática y paranoica; ha diluido su esencia política frente al pragmatismo, ha traicionado sus convicciones ante el temor de la derrota.

Nos han dicho que AMLO es un presidente autoritario, a pesar de que todos los días responde preguntas de los medios informativos de la nación, en un ejercicio democrático y de rendición de cuentas sin precedentes en el mundo, al que ningún otro jefe de estado se atreve.

Pronosticaron que de llegar al poder el dólar rondaría los 35 pesos, la gasolina los 30 y provocaría una deserción masiva de capitales de inversión extranjera. Nos repitieron hasta el cansancio que la cancelación del NAIM sepultaría nuestra economía, que AMLO era un peligro para México. Sin embargo, nada de eso ha sucedido; más bien, nos va quedando cada vez más claro que a la oposición le gusta provocar miedo con sus mentiras.

Con el tema de la revocación de mandato, no ha sido la excepción. La oposición más radical sostiene que AMLO se quiere reelegir y que es el verdadero motivo por el que desea someterse a la revocación. En otro hilo argumentativo aseguran que quiere estar en la boleta durante las elecciones intermedias, para beneficiar a los candidatos de Morena.
En consecuencia, López Obrador ha firmado un compromiso de no reelegirse. “Reafirmo que no soy partidario, no estoy de acuerdo con la reelección y que nunca, bajo ninguna circunstancia, intentaría perpetuarme en el cargo que actualmente ostento, porque ello no sólo significaría ir contra la Constitución, sino ir contra mis principios”, aseguró la mañana de ayer.

A pesar de las buenas intenciones de nuestro presidente, lo conducente es que el poder legislativo busque reformas constitucionales y legales que incluyan a todos los mexicanos, a cualquier presidente y todos los escenarios posibles; tras una difícil negociación, la cámara de diputados ya aprobó en lo general el dictamen de la reforma constitucional en materia de revocación de mandato y de consulta popular. Ahora, la discusión será en el Senado.
Los puntos más álgidos radican en garantizar que no se vulnere la equidad de la elección intermedia. La oposición insiste que la presencia de AMLO en la boleta -en caso de que los dos ejercicios democráticos se realicen en la misma fecha-, “salpicará” a los candidatos de Morena. Y tal vez tengan razón en no quererse enfrentar con él en otras elecciones.

El efecto AMLO puede beneficiar incluso a los legisladores de Morena que han incumplido con el mandato ciudadano. Para ejemplificar en el ámbito de las legislaturas estatales, hasta ahora hemos presenciado la forma en que tres diputados veracruzanos sabotearon la posibilidad de juicio político contra el fiscal general de aquel estado, promovido por el partido; o el caso de los dos legisladores que, con su voto, permitieron la penalización del aborto en Nuevo León. Sin más, ayer fuimos testigos de la expulsión del diputado Carlos Leal por hacer comentarios homófobos, también en Nuevo León.

Para evitar casos como éstos y, sobre todo, debido a que a partir de 2021, en el ámbito federal, la reelección de los legisladores será posible, conviene más que nunca que los ciudadanos estemos atentos a los perfiles y desempeño de todos y cada uno de los candidatos. El tiempo de la rendición de cuentas, ha llegado.
Un hecho irrefutable es que los resultados electorales del 2018 le dan a Morena una posición envidiable en cuanto a los tiempos de radio y TV de los que podrá disponer para las intermedias: casi 6.5 millones de spots más que el PRI y el PAN ¡Juntos!

Si la bancada de Morena en el Senado consigue, mediante acuerdos políticos, que la consulta ciudadana sobre la revocación sea en la misma fecha que las elecciones, López Obrador podrá, como presidente de México, aparecer en los spots publicitarios en tiempos electorales, donde se estarán disputando 13 gubernaturas, 1,772 alcaldías, los congresos estatales y la renovación de la Cámara de Diputados.

Sin lugar a dudas, no es un asunto menor. Eso explica el temor y la paranoia de la oposición.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea