Ayer corrió la noticia de que dos misiles rusos habían atacado blancos civiles en territorio polaco. De inmediato, los medios de comunicación afines al gobierno de Estados Unidos y la OTAN, hablaron de la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial.
Todo fue falso, los proyectiles antiaéreos salieron de Ucrania y accidentalmente fueron a parar a suelo de Polonia. No habrá conflicto mundial por este hecho.

Pero donde sí estallaron dos poderosos misiles el día de ayer y hoy temprano, fue en la sala de mando del grupo opositor mexicano, liderada por “El General de las Derrotas”, Claudio X González.

En la conferencia mañanera del martes, el presidente López Obrador adelantó a los legisladores opositores, que si la Reforma Electoral no se discute abiertamente en el Congreso, con la intención de alcanzar un acuerdo que deje satisfechos a todos, entonce él, en su calidad de primer mandatario, enviará a la Cámara de Diputados, una iniciativa para adecuar la Ley Electoral, con las modificaciones que convengan al gobierno y al Pueblo de México. Se cuenta con los votos necesarios en ambas cámaras, para sacar adelante esta reforma, que no violará ningún precepto constitucional.

Por su parte, el diputado de Morena, Ignacio Mier, comunicó a las bancadas opositoras, que tienen hasta el 25 de noviembre para decidir si entran o no, a la discusión de la Reforma Electoral. En caso de que su respuesta sea negativa, de inmediato Morena inicia el proceso de selección de los nuevos candidatos a consejeros electorales en el INE. Lanza la convocatoria, fija fecha para la integración del cuerpo colegiado, que elegirá a los perfiles que serán propuestos al Congreso para su ratificación. Y en caso de que las Cámaras no seleccionen a algunos de estos candidatos, se pasará a un proceso de insaculación (tómbola, o sorteo), para determinar quienes serán los próximos consejeros en el INE.

Todo esto se haría, sin tomar en cuenta a la oposición, pues la actual Ley Electoral e incluso la Constitución misma, determinan que la fuerza política dominante en el Congreso, puede proceder de esa manera.
Morena y aliados tienen la mayoría simple que se requiere para aprobar lo anterior. No precisan de la participación de otra fuerza política para conseguirlo.

Ese golpe directo al mentón opositor, dio fin a la fiesta que se traía la gente de Claudio X González, con motivo de la marcha clasista del domingo pasado, donde a pesar de salir mal parados por la poca asistencia que registró el evento, intentaron festejar un mentiroso triunfo, que en realidad nadie vio.

Pero ese fue solo el primer asalto.

Hoy por la mañana, el presidente López Obrador señala que los cambios en el INE van por tres vías permitidas por la Constitución. Por una parte, el ajuste en la asignación presupuestal al Instituto. Ese recorte al gasto no viola lo señalado en la Carta Magna.
Por otra parte, se va a evitar el fraude electoral en todo lo posible. No se permitirá el uso de monederos electrónicos y al recortar el presupuesto al INE, se impide el uso de recursos públicos en publicidad tendenciosa e innecesaria.

La tercera vía de ajuste a la Ley Electoral, tendría que ver con el área operativa del instituto. Es dentro de esa Ley, donde se establecen los procedimientos y normas que debe observar el INE, en la aplicación de los preceptos constitucionales. Hay varias formas de hacer las cosas. No solo una. Así es que se verá qué se puede adecuar dentro del área operativa del INE, para hacerlo más confiable y menos propenso al fraude. Eso no contraviene en nada lo que a la letra dice nuestra Constitución.
Lo que dice el presidente, echa por tierra las acusaciones opositoras, en el sentido de que lo propuesto por López Obrador, es violatorio a lo que señala la Constitución.

No. Todo estará apegado a la Ley y con una interpretación democrática de la misma.

Así llega el segundo ramalazo para Claudio y los suyos.

Digan lo que digan, la marcha del pasado domingo, fue como el revoloteo de moscas alrededor de los sobrantes que quedan en el plato. El clasismo que vimos repetirse una y otra vez en quienes convocaron y asistieron al evento, es inocultable. Los mismos acarreados declararon a varios medios de comunicación, que los llevaron a la fuerza o, en el mejor de los casos, bajo la promesa de pago por su asistencia.
Esa marcha deja un mal sabor de boca, a pesar de la celebración que hacen los conservadores en redes sociales. El Pueblo verdadero, no asistió al evento en forma masiva.

El anuncio que hace el presidente López Obrador el día de hoy, es éste:

“Voy a dar mi Cuarto Informe de Gobierno, en el zócalo de la Ciudad de México, el próximo domingo 27 de noviembre. Pero lo haré como cierre a un evento masivo, al que están invitados todos. Ese día, vamos a tener una Marcha de la izquierda, del Ángel de la Independencia al zócalo. Yo voy a asistir a la marcha, porque es bueno participar con el Pueblo y porque ese ejercicio será un termómetro, para ver qué tan contentos están los ciudadanos con nosotros. La cita es a las nueve de la mañana, para que no nos pegue el sol más tarde”
La fiesta opositora terminó. Las moscas abandonaron las sobras del pastel, al darse cuenta de que El Tigre saldrá con toda su fuerza a las calles, que siempre han sido suyas.

La lloradera opositora tomó el lugar de la risa reaccionaria.

Hablan de acarreados y empleados de gobierno que formaran los contingentes que harán presencia en el informa del presidente. Se niegan a aceptar que es el Pueblo el que acompañará, tal y como lo ha hecho desde hace décadas, a la figura política más querida por el grueso de la sociedad mexicana.

López Obrador encabezará la descubierta de una marcha que se espera histórica.

Las moscas pensaron que con una insignificante procesión clasista, habían conquistado el espacio público.
Hoy ven que no es así. Que no es bueno autoengañarse, porque la realidad pone cada cosa en su lugar.
Habrá Reforma Electoral, o en su defecto, adecuaciones a la Ley Electoral.

Habrá verdadera marcha ciudadana, con una participación multitudinaria en favor del gobierno y del presidente López Obrador.
Las pequeñas moscas opositoras, gritan, insultan y escandalizan en medios de comunicación y redes sociales.
Su marcha será miserable, al ser comparada con el número de asistentes que respaldarán nuevamente, al presidente López Obrador.
Las moscas seguirán siendo moscas.

Y el Tigre de la 4T, continuará siendo el amo indiscutible de las calles.
El “músculo” de la izquierda, contrasta con la flacidez de la derecha.

Malthus Gamba