La guerra que no es nuestra

En la opinión de Elí González @calacuayoMX

Estados Unidos de América ha hecho la guerra contra las drogas fuera de su país. Utilizando a los países que se subordinan, como lo hizo Felipe Calderón en México, quien aparte de obedecer a EEUU, también aprovechó para obtener beneficios de esa, su guerra.

En EEUU la demanda y el consumo de drogas jamás se ha detenido, pero afuera, la sangre derramada y el sufrimiento, por la pérdida, dejan familias destruidas, niños huérfanos y cientos miles de muertos, por una guerra que es ajena y que no beneficia en nada a México. El mercado no es México, aunque quieran hacérnoslo creer.

La guerra contra el narco que promueven las agencias norteamericanas en México, es una guerra perdida. Y lo saben.

Matan o encarcelan a un líder del narcotráfico y no disminuye el tráfico, al contrario, los cárteles crecen, los que quedan se vuelven más violentos por el coraje, por el sentimiento de que el estado los ataca y les hace la guerra. Esa guerra que le conviene solo a EEUU y en la que nosotros nos llevamos la peor parte.

Te has preguntado lo siguiente:

¿Que ha ganado México con esta guerra? Estoy seguro que te pondrás a pensar en eso.

Pero en lo que no necesitas pensar mucho es:

¡Que ha perdido México!

Porque hemos perdido más de 250,000 mexicanos en una guerra inútil.

El fracaso de la política impuesta a México por EEUU se refleja en la tragedia mexicana por la escalada violenta que se generó durante los sexenios pasados, desde que Felipe Calderón volvió prioritaria la guerra contra el narcotráfico.

En todos estos años, EEUU ha atacado la estructura operativa del narco en México, sin ver a sus propios distribuidores y consumidores. Pero por sed de sangre, los gobiernos mexicanos le han seguido el juego.

EEUU quiere guerra, pero la quiere, fuera de su país, y la violencia generada por esta guerra, suma ya, cientos de miles de víctimas en México a partir del sexenio sanguinario calderonista.

Y la guerra desde entonces ESTÁ PERDIDA.

La catástrofe de Mexico se reflejada en el colapso de sus estructuras sociales, en la pérdida de valores, pero sobre todo, en la indolencia generalizada. (Ver muerte ya es parte de nuestro día a día) ya no nos sorprende, ya hasta le damos vuelta a la página de los diarios como si fuese algo insignificante. Hasta ese punto hemos llegado.

La insostenible guerra calderonista, afortunadamente hoy se está desmoronando con la nueva política de pacificación del gobierno de AMLO.

Los políticos PRI-PANISTAS le han tenido terror al debate sobre la legalización de las drogas, sobre ponerle fin a la guerra, engañándonos que la droga viene a afectar a nuestros jóvenes, como si nuestros jóvenes no la consumieran aun sin permiso arriesgando hasta sus vidas, al comprarle a criminales.

El problema no es el consumo, él consumidor principal no es Mexico. Durante años hemos peleado una guerra que no es nuestra. Nosotros hemos puesto los muertos y aunque nadie ha ganado, el perdedor ha sido México. El consumidor principal, el mercado que todos los narcos buscan es EEUU. No nos hagamos tontos.

Lo ocurrido en Culiacán recientemente, ha ocurrido ya en otras ocasiones, pero no salía a la luz porque los medios eran cómplices. A pesar de su hermetismo si logramos capturar algunos sucesos en los que tuvieron que dejar libre a los delincuentes, después de algunas horas de su captura, para poder salvar vidas, o más bien, para no arriesgar más vidas.

Pero la doble moral sobre todo del PAN, es la que ahora los hace cometer las peores estupideces dizque hasta denunciando al gobierno ante la FGR por liberar a Ovidio Guzmán para evitar muertes de civiles Inocentes.

¡Ya basta!

Soy uno de los Inocentes que hemos padecido la guerra de Felipe Calderón y en el sexenio del mismo Felipe Calderón.

Yo le pido al gobierno que ya pare la guerra, que nadie ha ganado, que no le haga el trabajo a EEUU, que la guerra contra el narco debe terminar ya. La DEA no es una institución mexicana, no tenemos porque obedecer sus instrucciones y seguir cometiendo errores.

Exigimos castigo a la delincuencia política, a esos sí le exigimos verlos tras las rejas. Ellos generaron la guerra, ellos saquearon el país, ellos humillaron a nuestros connacionales con su nefasto derroche de los recursos de nuestra nación. A ellos si los queremos tras las rejas.

La guerra contra el narco era una fachada para distraernos, mientras ellos robaban a su antojo y se asociaban con el crimen organizado.

Hermanos mexicanos, ya no arriesguemos más vidas y exijamos al presidente. El fin de esta guerra inútil que NO ES NUESTRA.

Eli González

Profesionista, Empresario, Conferencista y Columnista