Postigo
Por José García Sánchez
@Josangasa3

Debió mejor ser un éxito la marcha en defensa del INE, tal y como lo quieren hacer creer sus organizadores, porque en ella apostaron todo su resto.
Millones de pesos invertidos es una aspiración que finalmente se frustró, y sólo exhibió una oposición de derecha moribunda que se muestra herida de muerte. Más valía pensar que marcharon miles de ciudadanos para defender el cascarón de lo que pudo haber sido un instituto coordinador de elecciones, porque ante esta derrota impuesta por la sociedad mexicana, la derecha se radicalizará hasta no ver sangre y fuego. Así es la derecha, la historia lo comprueba.
Para los mexicanos no es nuevo el hecho de que la derecha carezca de convocatoria y carezca de apoyo social. La marcha famélica en favor del actual INE lo demuestra, a pesar del acarreo que partió de las alcaldías Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Coyoacán y Álvaro Obregón, cuyos trabajadores fueron obligados a asistir.
La derecha nada tiene que ver con la sociedad, esto lo entendimos desde hace muchos años y lo comprobamos en 2018. Es por ello que sí, el cada día más pequeño grupo de derechistas mexicanos deberá radicalizarse no sólo para desgastar al poder y tratar de tomar el poder por asalto sino para poder comprobar que existen.
Es decir, que la violencia verbal de Lily Téllez parecería una plegaria de catecismo comparado con lo que viene. La intensidad de la agresividad de una derecha herida de muerte aumentará de tono y no sólo en el ámbito del discurso, sino que debemos estar preparados, sobre todo a nivel informativo, para las trampas de los dogmáticos.
La derecha está tan desesperada que muestra su agónica angustia en la Conferencia Política de Acción Conservadora, fundada en 1974, que se llevará a cabo en Santa Fe, con personajes disímbolos de la ultraderecha mundial. Es decir, esta amalgama de derechistas se une por primera vez a pesar de sus diferencias dentro de la misma tendencia fascista, pero su aflicción es tal que lo mismo confluyen el argentino Javier Milei, quien quiere privatizar las calles del planeta, que Steve Bannon, asesor de Trump, que Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair de Brasil. En otros tiempos se daban el lujo de repelerse, ahora, ante la muerte anunciada de la derecha, deben unirse para darle respiración artificial.
La derecha quiere impedir que la 4T siga, fuera de la ley, donde la ve difícil, y quiere tener el poder en 2024, con un aparente esquema legal. Para lograrlo las armas de la derecha en todo el mundo, pero principalmente en América Latina, donde la democracia tira al bote de la basura a la derecha. La derecha tuvo en la marcha del INE una manifestación para detener el avance de la democracia y no para defenderla, eso queda claro.
Los partidos de oposición aben que de llevarse una reforma electoral que actualice las leyes conforme a la realidad del país su fin estaría próximo porque carecen de fuerza social y o porque se quiera desgastar al INE o hacer de su estructura una institución frágil. Los frágiles y vulnerables son los partidos que no supieron trabajar como oposición.
La derecha al no estar con la sociedad se muestra antidemocrática, o bien es antidemocrática porque la soledad le importa dos cacahuates. Es por ello que, una vez resumida al ridículo la marcha en favor del INE, se repliega para dar golpes más duros, más radicales, es decir, medidas extremas.
Desde luego que tratarán realizar un golpe parlamentario, nueva versión del golpe de Estado militar, contra López Obrador, con un Senado dividido y un Poder Legislativo sin brújula, que es lo que está desarticulando, en este momento Ricardo Monreal de manera evidente.
Se intentaría repetir el esquema de Brasil contra Lula y Dilma Rousseff; es decir, montaje donde se le culpe de algo al Presidente de la República. A Inácio Da Silva lo acusaron falsamente de corrupción, a Dilma, también. En lo que se llamó Operación Lava Jato. Se trata de impedir que Morena vuelva a ganar en las urnas al precio que sea.
Pero esa no sería la única estrategia a seguir, porque de poder comprobar cualquier acto de corrupción del jefe del Ejecutivo ya estarían difundiéndolo en sus medios incondicionales. Así que puede esperarse una agresión grave contra la sociedad, incluso contra cualquier miembro de la oposición para culpar al presidente de su homicidio.
La frustrada exposición de músculo de la derecha en su marcha suicida, puede producir muchos monstruos, tan previsibles como peligrosos.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com