INE: El aval de la corrupción

Ayer el presidente del Instituto Nacional Electoral o INE, dijo que pretenden evitar que el Presidente de México pueda informar a los ciudadanos sobre las acciones de gobierno, prohibiendo la transmisión de sus conferencias matutinas durante los meses de abril y mayo, previos al proceso electoral de este año.

El INE, emblema corrupto, que ha servido de tapadera y aval de fraudes electorales en el pasado a favor de quienes lo pusieron donde está, hoy intenta censurar la información a la que todos tenemos derecho, sintiéndose representante de un poder superior al del Estado y al de la Ley.

Nunca escuchamos a los consejeros del INE, pronunciarse contra el PRI en el fraude de 2012, cuando colocaron a Peña Nieto en la Presidencia, después de haber excedido por mucho el gasto de campaña permitido.

Tampoco lo oímos decir nada en el fraude de 2017, cuando en el proceso electoral para gobernador del Estado de México no solamente el PRI excedió los topes de gastos, sino que el poder ejecutivo envió a sus secretarios como promotores matraqueros a los distritos electorales, a promover el voto con recursos que no estaban destinados para eso.

Lo vimos avalar la candidatura independiente de Margarita Zavala a la presidencia en 2018, respaldada por más de 200 mil firmas que se comprobó eran falsas. Todo esto entre muchas otras porquerías electorales cometidas por autoridades y grupitos de poder durante años, que pasaron por su escritorio y de los que él se hizo cómplice y encubridor.

Este organismo ‘autónomo’ pagado por los mexicanos, actúa como alfil de los poderes fácticos, encabezados por Claudio X. González, ahora pretende imponer una decisión ilegal que excede por mucho sus facultades, para que los que pagan su sueldo, se queden sin información durante dos meses, a fin de favorecer a los partidos que nos hace suponer que también le están pagando, potenciando las campañas contra del gobierno a través de los medios facciosos de información, que son boletines oficiales de la oligarquía podrida.

Esta mañana el Presidente de la República convocó a los ciudadanos a dar nuestra opinión al respecto públicamente; sin embargo, el asunto requiere que actuemos más allá de dar una simple opinión.

Es necesario que la ciudadanía pase ya de la discusión pública a la acción legal coordinada contra estos funcionarios corruptos que nos cuestan dinero y que intentan socavar nuestra libertad y nuestro derecho a informarnos.

Va a ser fundamental que los mexicanos nos unamos e iniciemos acciones judiciales para defender nuestros derechos, en especial en un momento como el que estamos viviendo, cuando más necesitamos la información clara y puntual del gobierno para enfrentar la pandemia, para atender las indicaciones de las autoridades de salud sobre vacunación, para saber sobre el combate al crimen organizado y muchas otras cosas de alta prioridad para todos.

Solo la organización ciudadana actuando en forma sincronizada e inteligente podrá mantener nuestros derechos a salvo, detener a los corruptos y ponerlos donde deben estar. En la cárcel.

Como dijo el pensador inglés Thomas Paine: “La mayor amenaza a nuestra democracia no viene de aquellos que abiertamente se oponen a nosotros, sino de aquellos que lo hacen en silencio junto a nosotros”.