Haciendo pública la vida pública de México

Por: @Warrowsky

En los inicios del siglo XX en nuestro querido México, en los momentos que el régimen de Porfirio Diaz estaba en franca decadencia. Surgió una gran camada de libres pensadores e intelectuales preocupados por la educación, filosofía, cultura ,artes, ciencias.

Un grupo de Mexicanos que eran escritores, músicos, pintores, arquitectos, ingenieros, abogados, médicos, estudiantes preocupados por una educación en México con una visión más amplia a la impuesta en el Régimen de Porfirio Díaz. Así como establecer en mi opinión el nacimiento de la libertad de expresión en nuestro país. Básicamente lo que hicieron fue establecer una crítica al régimen que tenía como filosofía el positivismo y determinismo. Dicha crítica se basaba en la libertad de pensamiento y un rescate de los valores culturales y éticos de nuestras raíces mexicanas.

Cabe recordar que el porfirismo se basaba en una exaltación a lo extranjero principalmente lo francés, italiano alemán y el desprecio por nuestras raíces mexicanas.
El positivismo en México básicamente era pensar que se podría reestructurar el orden social del pensamiento, de la moral y la política basado desde una posición científica . Y el Determinismo básicamente era decirte que no eras libre, que tu voluntad no era válida y tenias que obedecer a lo preestablecido.

El grupo de los llamados Científicos que eran un grupo de “intelectuales”, políticos y hombres de negocios que en los albores del régimen de Porfirio Diaz era como su “Gabinete predilecto”, los cuales se encargaban de dictar las políticas en México. Eran de todo menos científicos y tenían la esperanza que cuando Porfirio Diaz decidiera salir de la Presidencia les dejara la posición. Claramente estos “Científicos” eran Conservadores, oligarcas y tecnócratas.

Nombres como el Jose Vasconcelos, Antonio Caso, Alfonso Reyes, Isidro Fabela, Pedro Henríquez Hureña fueron esos abogados , escritores, músicos, filósofos preocupados quienes fundaron la asociación civil Ateneo de la juventud Mexicana. Los cuales sentaron las bases para recuperar los valores culturales, éticos, de nuestras raíces mexicanas como identidad, así como fomentar la lectura, creación de conferencias, críticas por medio de libertad de expresión, que activaron la conciencia e importancia sobre una verdadera educación.
Es linda la historia y todas sus vertientes aplicables al día de hoy.

En mi opinión hoy en día durante el Gobierno de nuestro Presidente AMLO, hay un grupo de políticos conservadores (como los de la alianza federalista), “intelectuales” (como Héctor Aguilar Camín, Enrique Krauze, Sergio Sarmiento) y empresarios (como Claudio X Gonzalez, Ricardo Salinas Pliego) que cumplen cabalmente con las características de los autonombrados “Científicos” de hace casi ya 100 años y son conocidos en la actualidad como los nombró Andres Manuel Lopez Obrador Los moralmente derrotados. Claro está no son apoyados por algún Presidente en función, y son capaces de apoyar y servir a quien les cuide y devuelva sus intereses y privilegios perdidos no importando sea mexicano o extranjero.

¿Qué más ejemplo de un apátrida y de exaltación a la cultura extranjera que la carta de Enrique Krauze a Biden ?

Afortunadamente también tenemos un pueblo consciente y despierto en proceso de crecimiento que lee, se cultiva, se concientiza de su entorno y la naturaleza, que está en proceso de continua mejora como lo exige una transformación.

También tenemos dentro de esta Cuarta Transformación nuestros libres pensadores e intelectuales, escritores, ingenieros, periodistas, políticos de pensamiento crítico y liberal, ocupados en aportar en este proceso de transformación, estadistas como nuestro Presidente Andres Manuel Lopez Obrador, filósofos como Enrique Dussel, escritores como Paco Ignacio Taibo II. Ingenieros como Angel Balderas, Activista político y pintor como Fisgón Monero, Periodistas como Alvaro Delgado, por mencionar a algunos.

Concluyendo, México está sufriendo cambios y junto con la lucha frontal contra la corrupción, está produciendo frutos buenos para el pueblo de México pero vaticinando pérdidas de privilegios y negocios ilícitos o pasados de rosca para los que se creían dueños del País.

Para terminar, humildemente expongo mi opinión a los lectores ejerciendo mi libertad de expresión, entendiendo la frase que acuñó alguna vez uno de los historiadores favoritos de nuestro Presidente Daniel Cosío Villegas (Autor de Historia Moderna de México -10 Tomos-)

“No hay sino un remedio: hacer pública de verdad la vida pública del País”

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea