Goberladrones y otras pandemias

@_BarbaraCabrera

“Interesante época socio-política la que nos está tocando vivir”

Está época ha sido y continúa siendo particularmente desafiante. Desde el #QuédateEnCasa debido al virus que tomó por sorpresa al mundo, ese que en ocasiones quisiéramos fuera innombrable y quizá acaso una cruenta pesadilla de la que despertaremos luego de una mala noche; pero no es así, el #COVID19 llegó para quedarse. Hasta el llamado a la nueva normalidad con la certeza de que #JuntosSaldremosAdelante.

No obstante, estas reflexiones también tienen que ver con otras pandemias. Una de ellas es la de la infodemia, donde los odiadores de un cambio de régimen braman, unos lo hacen para intentar recuperar sus privilegios, que obtuvieron por corruptos y cínicos cuando alguna vez detentaron el poder; otros, por ignorantes, a quienes el sistema educativo neoliberal les falló.

Otra pandemia más es la de la ola de corruptos que continúan por ahí, los cuales tienen como mantra el conocido “Niego categóricamente”

Mientras tanto, incansable se muestra el personal médico listo en el primer frente de batalla, incluido el Presidente Andrés Manuel López Obrador, así como el Dr. Hugo López-Gatell nombrado al inicio de esta crisis sanitaria como vocero que cada día con su expertise e infinita paciencia sale a dar conferencia, incluidos aquellos gobernantes que se han sumado para hacer frente a esta crisis sanitaria; exceptuando al grupúsculo de  rijosos empeñados en la grilla, deseosos de figurar y encontrar protagonismo en medio de la pandemia, como si eso les fuera a generar simpatías y votos de cara a la elección de 2021. Avísenle a esos señores, conocidos en las benditas redes sociales como #goberladrones que lejos, muy lejos están de ello.

A propósito de ello, demos un breve recorrido por las andanzas de esos impresentables.

  1. Martín Orozco Sandoval (PAN. Aguascalientes) acusado de ejercicio indebido del servicio público y tráfico de influencias que derivó una orden de aprehensión y un auto de formal prisión dictado el 19 de febrero de 2010. Para salvar la cárcel –refiere la información–, promovió un amparo y obtuvo una suspensión definitiva y además, como senador, a partir de 2012, obtuvo fuero constitucional.
  2. Javier Corral Jurado (PAN. Chihuahua) a quien se le ha acusado de nepotismo en varias ocasiones, así como de tráfico de influencias, escándalos sexuales e incluso actos de corrupción y amenazas de muerte. Y aunque al final dijo que siempre no, aun así tengámoslo en la mira.
  3. Miguel Ángel Riquelme Solís (PRI. Coahuila)  quien carga un largo listado de escándalos de corrupción, a quien bien podríamos llamar “la tapadera” por aquello de haber llegado al poder tras dos periodos bajo el mandato de los hermanos Moreira.
  4. José Ignacio Peralta Sánchez (PRI. Colima) a quien podemos sumar escándalo tras escándalo. Algunos lo definen como corrupto, frívolo, desviado, voraz, mentiroso, falto de palabra, con problemas mentales y de personalidad. De hecho 9 de cada 10 percibe que la corrupción estatal no ha disminuido.
  5. José Rosas Aispuro Torres (PAN. Durango) quien se ha caracterizado más por la acumulación de promesas incumplidas que por los logros positivos que ha tenido.
  6. Diego Sinhue Rodríguez Vallejo (PAN. Guanajuato) quien parece estar ciego y mudo ante la corrupción, tal vez porque tiene membresía VIP en ese club. El que menos asistía a las reuniones de seguridad y además es señalado por tener nexos con el cártel de Santa Rosa de Lima. Además de organizar tremenda pachanga en plena pandemia.
  7. Enrique Alfaro Ramírez (Movimiento Ciudadano. Jalisco) personaje agresivo que busca protagonismo. Ha dado ejemplo de lo que no debe hacerse en época de pandemia: desde los 5 días de confinamiento al botón rojo de pánico, pasando por endeudar al Estado, no acatar las recomendaciones de expertos, aplicar medidas autoritarias, hacer compras dudosas y ser selectivo al señalar a los supuestos culpables de los contagios ¡por supuesto sus amigos famosos, ricos y faranduleros, están exentos de regaños!
  8. Silvano Aureoles Conejo (PRD. Michoacán) uno más de los que tira la piedra y esconde la mano. Además poco se sabe de sus actos de gobierno. Se le acusa de tener video escándalos con el crimen organizado, mientras su hermano está ligado al narcotráfico.
  9. Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón (“Independiente”. Nuevo León) es ese personaje que en plena campaña presidencial –a la que accedió como candidato falsificando firmas- pedía jocosamente que le mocharán la mano a los corruptos, de haber sido así ya estaría manco y aun así le restaría saldar deudas con la justicia.
  10. Francisco Javier García Cabeza de Vaca (PAN. Tamaulipas) quien hace algún tiempo –cuando fue Senador- fue exhibido por misógino por estar en plena sesión intercambiando mensajes y bromeando sobre servicios sexuales. Igualmente ha endeudado al Estado con el pretexto de combatir el COVID-19. Ligado al narcotráfico y señalado en diversas ocasiones por proteger al cártel del Golfo quien a su vez le reclama incumplir su palabra.

Todos estos cínicos y corruptos personajes tienen la cara dura para salir a exigir la renuncia del Dr. Hugo López-Gatell mientras renunciaron al INSABI, cuando se niegan a transparentar la adquisición de medicinas y en sus Estados son incapaces de contener la pandemia, toda vez que son autoridades sanitarias. Esos son los que tienen endeudados a sus Entidades y sumidas en la más cruenta inseguridad, pero su prioridad es dar la batalla a la guerra por el cubre bocas, para que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo utilice. Quien por cierto ya les contestó de forma contundente: “usaré tapaboca cuando se terminé la corrupción” ¡Tómenla!

A los denominados en redes sociales como “goberladrones”, incluido la oposición moralmente derrotada les acongoja que el Presidente no use cubre bocas, pero les importa poco lo mal que gobiernan, lo obsceno del endeudamiento público, la transgresión a los derechos antes y durante esta emergencia sanitaria por parte de quienes juraron en sus estado obedecer las leyes y el mandato del pueblo, al que mantienen lejano y solo acuden a él cuando piden su voto.

Para nuestra fortuna, el Presidente Andrés Manuel López Obrador continúa poniendo en jaque a la corrupción.

Esta época insisto, es para tener las ideas bien claras, las convicciones bien puestas y las acciones dispuestas. No es momento de titubear.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.