Fake News en tiempo de elecciones

Por: @Cuauhpilli_4T

A pesar que actualmente la información se puede ver y acceder en tiempo real vía internet, no cabe duda que hay un sin fin de información a diario que a veces es imposible estar al día en todos los temas.

La cantidad de usuarios en redes sociales es inmensa, así como la cantidad de datos personales que transitan en las redes sociales como Facebook, Instagram, YouTube, Twitter, Tik Tok son pan de cada día.

Simplemente Facebook en marzo de 2021 reportó una cantidad de usuarios de 2800 millones de usuarios aproximadamente. Seguido de YouTube, WhatsApp, Tik Tok.

Sin embargo estas redes sociales están sujetas a vulnerabilidades tales como poder difundir noticias falsas (fake news), cadenas con información dudosa o falsa, contribuyendo a eso que hoy conocemos como infodemia.

El término infodemia se refiere a un gran aumento del volumen de información relacionada con un tema particular, que puede volverse exponencial en un período corto debido a un incidente concreto como la pandemia actual, algún tema político, financiero o social. Se vale de medios tradicionales y masivos como la Televisión, Radio, prensa escrita y de medios modernos digitales como Facebook, YouTube, Twitter, Google, WhatsApp, etc.

En esta situación aparecen en escena actores de la desinformación, manipuladores de la información, sicarios de la verdad, con intenciones dudosas, políticas, electorales, financieras y sociales.

“La infodemia es dar información falsa, imprecisa y sesgada con el propósito deliberado de engañar. “

En México y en la mayoría de los Países para tener una cuenta en la red social como Facebook no se necesita más que tener un correo electrónico y ser mayor de edad. Para crearte una cuenta de WhatsApp simplemente con un chip de alguna compañía que te brinde servicio y accediendo a sus términos y políticas de uso. La realidad es que es excesivamente fácil y en la mayoría de los países no está regulado.

La vulnerabilidad está en la facilidad de poder crear perfiles, usuarios sin ninguna clase de restricción dada la naturaleza de la aplicación.

Simplemente en México hay pseudo empresas que se dedican a generar perfiles y cuentas llamados bots para poder generar fake news, posicionar hashtags, reventar encuestas a favor de cierta tendencia que se propongan, poder influenciar respecto a algún servicio o tema en las redes, teóricamente las posibilidades son ilimitadas e infinitas.

Una investigación de hace algunos años de Buzz Feed revelaba estas prácticas no reguladas para difundir información falsa o tendencias de información en redes, les recomiendo ver este video :

Por si fuera poco los usuarios que proporcionan sus datos reales, como fotos, registros de entrada a ciertos lugares, videos, información personal como fecha de nacimiento, estado civil, obviamente están expuestos en la nube acorde con los parámetros de privacidad que haya configurado el usuario en su cuenta. Dicha nube es de uso y propiedad exclusiva de la red social en cuestión, cualquier empresa que ofrezca el servicio de red social, los datos en estos momentos no son nuestros, son de un conjunto de empresas proveedoras de servicio de red social.

La dichosa nube no es otra cosa que dispositivos e infraestructura de red como servidores, autentificadores de inicio de sesión, muros de fuego o firewall, dispositivos electrónicos dedicados al manejo y resguardo de la información que en conjunto permiten a estas empresas y operadores de servicio tener una “cierta” integridad de los datos de sus usuarios, una base de datos inmensa y un potencial exponencial de uso para bombardeo de publicidad.

Cambridge Analytica, empresa que se dedicaba al análisis de grandes bases de datos con base en Reino Unido, diseño algoritmos complejos capaces de analizar y detectar perfiles en las redes sociales con potenciales en diferentes áreas de oportunidad, ya sea comerciales, sociales, políticos, religiosos. Básicamente con esos grandes volúmenes de información (BIG Data) podían predecir nuestros gustos de acuerdo a una retroalimentación constante, diaria y fidedigna. Las redes sociales básicamente se nutren de lo que hacemos en ellas, donde cenamos, a qué hora nos levantamos, a dónde fuimos, con quién estuvimos, a qué nos dedicamos, qué animales tenemos, cuáles son nuestros ideales y principios, nuestros gustos gastronómicos e incluso políticos.

Dado a lo anterior, Facebook tuvo problemas con la justicia en los Estados Unidos de América a tal grado que Mark Zuckerberg tuvo que declarar en el tribunal por el uso ilegal e indiscriminado de Facebook por medio de un acuerdo corrupto con Cambridge Analytica, con el cual pudieron acceder a esa gran base de datos y manipular al electorado estadounidense, con el cual influyeron con un bombardeo de fake news, propaganda en páginas a sectores intelectualmente vulnerables e influenciables con el objetivo de poder manipular su voto de tal forma que posicionaron al ex Presidente Donald Trump y al final de la contienda fuera proclamado ganador en las elecciones pasadas de aquel País . Recomiendo ver más a fondo este tema, el documental “Nada es privado” en Netflix.

Total que esta empresa actualmente ya no existe pero, ¿Qué nos hace pensar que no habrá más empresas como esta en el mundo? En un mundo capitalista y global donde saben que la información es poder y ese poder es traducible a miles de millones de USD en ganancias.

De tal manera que vemos cómo el análisis de datos, la información en la nube no regulada, los datos personales sin regulación alguna transitando por la web, la corrupción y una pseudo empresa que se dedique a hacer ese trabajo ilegal, se pueden conjuntar para poder influir en los intereses de una población, un país, una región del mundo en particular.

No es de extrañar que para el conservadurismo esto anterior es un negocio altamente rentable, valiéndose que la información en nube no es propiedad de la persona, sino de la empresa que lo gestiona y están acostumbrados a manipular los medios masivos tradicionales de comunicación. No me extrañaría que algún empresario de estos beneficiados en la época de Salinas o que tienen que ver en cierta forma con la tecnología en el País estén pensando en formar algo parecido.

A la ciudadanía se le tiene que empoderar con información fidedigna y que pueda poner en la balanza: acceso gratis, funcionalidad y cierta experiencia en popularidad a cambio de tu privacidad y ser dueño de tu información.

Lo que pasó recientemente con WhatsApp con su intento de imposición de nuevas políticas invasivas con esa BIG data de Facebook es sólo un ejemplo de cómo el que tenga acceso y control a la información de la mayoría mundial será un agente poderoso frente a un nuevo orden. Telegram ganó millones de usuarios porque hubo un rechazo a esas medidas y en esas semanas la plataforma se hizo más conocida y cambió un poco el nivel de adopción en cuanto a red de mensajería instantánea, que dicho sea de paso te ofrece más características y un poco más de seguridad y privacidad.

En México actualmente sucede algo parecido con otras condiciones políticas y de electorado pero la tirada es la misma. Como están moralmente derrotados desde el 2018 y están desesperados por regresar a sus privilegios quieren poder influir con bombardeo de fake News, cadenas de información, videos sesgados y manipulados.
Todo esto dirigido a cierto sector de la población que intelectualmente puedan ser débiles y altamente influenciables con el objetivo de cambiar su percepción de la realidad con respecto a nuestro actual gobierno con infodemia sobre temas que aquejan a nuestro país, como corrupción, impunidad, justicia, Derechos Humanos, seguridad, movimientos sociales, etc.

Casos como el documental el populismo en América en 2018 son una simple muestra de lo que información falsa de acuerdo a conflictos de interés pueden repercutir en una nación . Diría nuestro Presidente que la mentira cuando no mancha, tizna.

La infodemia va a una velocidad impresionante, pareciera ser que es un campo minado plagado de noticias e información que parece real y debemos tomar conciencia como sociedad de que esto existe y está pasando, para poder saber cómo combatirlo.

En mi particular manera de pensar y más ahora en temporada electoral siento una forma de combatir esas fakenews es leer sobre una noticia de interés en tres o cuatro fuentes de información, contrastar lo obtenido en fuentes oficiales, al igual con lo que dicen los actores políticos acerca del tema, siempre investigar en la manera de lo posible, leer como si esa noticia fuera falsa, leer, leer y leer, hasta hacerse un criterio. Todo con el objetivo de no difundir noticias falsas y en caso de encontrar una, evidenciar lo y exponerlo en nuestras redes sociales, . Recordemos que en México más del 80% de lo que se publica en las redes es falso.

Seamos siempre críticos, pacientes, astutos, conscientes de que la verdad sale siempre a flote.

La verdad nos hará libres…

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea