Para la prensa, los “expertos” siempre tienen razón…

Foto: Captura de pantalla
Llegan los periodistas de los distintos medios informativos locales, nacionales e internacionales, a la conferencia mañanera del presidente. Muchos vienen armados con datos que consideran irrefutables y piden la palabra para hacer una exposición, en ocasiones belicosa, contra el gobierno que encabeza López Obrador.

Sus informes son los que procesan las agencias noticiosas del país, así como los datos que pueden encontrar en medios internacionales de prestigio.

Cuando se trata de cifras, mediciones o estadísticas, invariablemente sus presentaciones contienen los datos que publican los especialistas de la escuela neoliberal, al respecto. En raros casos, toman como base la información oficial que proporciona el gobierno. Prefieren, por regla general, usar el filtro cómodo que les brindan los conservadores, con mañosa intención.

En la conferencia mañanera de hoy, pudimos darnos cuenta de que, toda la información que aparece en la mayoría de la prensa nacional, se maneja políticamente y no con el propósito de informar imparcialmente.

Aún diarios que se consideran serios y especializados, mantienen esa costumbre.

Este día lo dedicó el presidente a demostrar que la información del gobierno, es distinta a la manejada por los conservadores. La primera, está respaldada por datos reales. La segunda, es una interpretación, muchas veces sesgada, de la misma información oficial.

De inicio debemos decir que, para la clase conservadora, el país muestra inestabilidad y se encamina a una recesión que afectará a toda la sociedad.

Lo primero de lo que hablan es del índice de empleo. Según las cifras de los conservadores, la creación de empleos formales (con seguro social), descendió alarmantemente en un ochenta y ocho por ciento, en el pasado mes de mayo. Esta cifra, fue tomada de un reporte del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los reporteros manifiestan al presidente, la preocupación social que crea un dato tan desfavorable.

López Obrador responde con los verdaderos datos que publicó el Seguro Social. Hay un “indicador” que los conservadores omitieron deliberadamente: la creación de doscientos mil empleos relativos al programa social “Jóvenes construyendo el futuro”. Esos empleos están en el reporte que rinde la dependencia, pero los comentócratas conservadores, se negaron a considerarlos. ¿Por qué?

Pues porque ese dato les altera el resultado negativo que les interesa manejar ante sus audiencias.

El programa “Sembrando Vida”, creó en mayo otros doscientos mil empleos. Esos trabajadores aún no están incorporados al Seguro Social, aunque ya se trabaja en mecanismos para conseguirlo. Estos nuevos empleos tampoco los toman en cuenta los especialistas financieros neoliberales.

El reporte del Seguro Social, no debería ser la única fuente de información, para establecer la realidad mexicana, en cuanto a empleo y desempleo. Los conservadores lo saben, pero prefieren mentir, pretendiendo restarle confianza social a la Cuarta Transformación.

Operan para la vuelta del neoliberalismo en el dos mil veintiuno.

Otro dato desmentido a la prensa conservadora, es el de que, al no autorizarse nuevas rondas para el otorgamiento de concesiones energéticas, se afecta la creación de empleos en el país. Las empresas no invierten y por lo mismo, se pierden oportunidades de nuevos empleos.

Esta información es falsa, pues de nueva cuenta, omite parte de la realidad.

Quienes han obtenido concesiones en nuestro país, durante los últimos años, no han extraído petróleo, ni han creado empleos. ¿Para qué otorgar más concesiones de ese tipo? No son productivas. No reactivan la economía.

López Obrador fue claro en este punto: “¿quieren más concesiones los empresarios? Primero hagan productivas las que ya tienen autorizadas. Ellos mismos abrirán para su beneficio la puerta, o la cerrarán definitivamente”.

No es verdad entonces lo que nos dice la comentocracia, al servicio de la derecha nacional.

Después, los reporteros de la fuente presidencial, preguntaron por la percepción de algunos sectores, en el sentido de que el consumo nacional, está a la baja. La gente no compra. No se mueve el mercado.

Aquí es interesante señalar, que el presidente preguntó al reportero cuáles eran sus fuentes y la respuesta fue “es una percepción general”.

La sonrisa del primer mandatario lo dijo todo.

Percepciones las puede tener cualquiera. Eso no es algo objetivo.

El dato presidencial sí es firme y quedó en presentarlo en el informe sobre la situación del país, programado para el próximo primero de julio: las grandes cadenas de autoservicio, reportan ventas al alza, durante los últimos meses. Es decir, los sitios que manejan importantes flujos de efectivo en forma diaria, reportan en su contabilidad, niveles de ventas superiores a las estimadas.

Al final, López Obrador señaló a los reporteros, que todas las mediciones y encuestas, son susceptibles de ser manejadas al gusto de quien las paga. Los datos se pueden acomodar de diferentes formas, para darles aspecto de veracidad. Eso lo sabe el gobierno y también los grupos conservadores.

La intención de la Cuarta Transformación, es informar verazmente. La derecha reaccionaria, por el contrario, pretende engañar al pueblo, al considerarlo inculto y sin capacidad de análisis.

No han entendido que el cambio que vive el país en estos momentos, ha creado de inicio, una sociedad que dejó de ser conformista y que exige veracidad, a todos los actores políticos y sociales.

El llamado Cuarto Poder, dejó de serlo y su lugar lo ocupa actualmente la misma sociedad. Ella está creando sus propios medios y mecanismos de información, que desplazan a una prensa sin credibilidad, por su servilismo a los intereses de los grupos neoliberales.

Es por eso que reiteradamente, López Obrador manifiesta: “yo tengo otros datos”

Y como no repetirlo de continuo, si efectivamente existe información muy distinta a la que publica la prensa conservadora.

¿A quién puede creerle y dar su confianza el ciudadano?

¿A los que lo engañaron durante treinta y seis años de neoliberalismo, prometiendo un México de bienestar que nunca llegó?

¿O al político honesto, que no presenta mancha alguna en su trayectoria, ni en su vida personal?

¿Cuáles son los datos realmente confiables?

López Obrador terminó la conferencia de hoy, con una cita de Ponciano Arriaga, distinguido legislador juarista: “entre más me golpean, más digno me siento”.

Y esto es realidad en el México de hoy. Las falsedades de los conservadores, no hacen sino destacar más, la firmeza y honestidad del gobierno de la Cuarta Transformación.

 

Malthus Gamba