El ‘Titanic’ de Claudio X se hunde

En años pasados, hablar de una alianza electoral, donde figurara el PRI, era señal clara de que se trataba de un convenio ganador, que daría triunfos masivos a lo largo y ancho del país.
Lo mismo sucedió con el PAN, mientras fue gobierno con Vicente Fox y Felipe Calderón. Buena parte de los Estados en el país y un número considerable de curules en el Congreso Federal, fueron el resultado de este tipo de alianzas, ventajosas, sobre todo para los partidos políticos poderosos.

Pero ambas fuerzas hoy opositoras, perdieron contundentemente en el 2018. La presidencia de la república pasó a manos de Morena y el proyecto transformador del hoy presidente López Obrador.
Del poder político de priistas y panistas, queda muy poco en este momento. Se sostienen a la fecha por los políticos que aún lograron acomodarse, antes de la catástrofe de 2018.
Pero vienen nuevas elecciones y con ellas un espacio de incertidumbre y preocupación para quienes se dan cuenta de que el dinero y los contactos habituales y confiables dentro del gobierno, dejaron de existir.

No hay “poder supremo” que se encargue de la operación política de las elecciones en puerta. No hay recursos en abundancia para las campañas que realizarán los candidatos dentro de unos días.
Y lo peor. No hay condiciones políticas, ni legales, para que la compra del voto, la manipulación de programas sociales, la participación de funcionarios públicos y demás instrumentos de fraude, prosperen en la siguiente jornada electoral.

Claudio X González toma los restos de PRI, PAN y PRD y al modo del doctor Frankenstein, da vida a un monstruo al que acertadamente Gabriel Quadri (un reaccionario impresentable), califica de #TUMOR.

La creación de Claudio X González ha intentado durante meses, hacerse atractiva para el futuro votante. Pero sin éxito.
Es tal el desprestigio del neoliberalismo dentro de la sociedad mexicana, que todo paso que ha dado esta alianza opositora, ha servido únicamente para hundirla más en el pantano de la corrupción que todos ellos representan.

Estamos a dos meses de las elecciones y su puntuación en las últimas encuestas publicadas, es vergonzosa.

La agencia Polls publicó el lunes pasado, su última encuesta respecto a la intención de voto registrado por quienes participan en el proceso electoral en curso.
La ventaja de Morena, respecto a PRI y PAN, es de más de 20 puntos.

Los ciudadanos encuestados prefieren votar por el partido guinda, con una intención calculada en 34%. Por el PRI votaría un 10% de los encuestados. Lo mismo sucedería con el PAN, que alcanza también una preferencia de 10%.

Ni sumando el número de diputados priistas y panistas, pueden constituir una oposición que estorbe a Morena.
Falta todavía considerar los votos que pudieran aportar el Partido del Trabajo y Verde Ecologista, aliados de Morena en esta contienda electoral.
El monstruo de Claudio X González, tal y como sucede con la creación del doctor Frankenstein en la novela de Mary Shelley, se dirige en este momento al sitio donde desaparecerá para siempre de la vista del resto de los hombres.

El #TUMOR tiene una cita inevitable con el destino el primero de junio próximo y el resultado que obtenga después de cumplir el compromiso, no es halagador para ellos.
No conseguirán obstaculizar la autorización del presupuesto, al gobierno del presidente López Obrador.
No podrán detener los proyectos de desarrollo en el sur del país.

No tendrán una posición sólida para trabajar la revocación de mandato al presidente, en la consulta pública del año entrante.
Por el contrario. Serán una oposición mucho más débil que la actual.
Es muy posible que Acción Nacional pierda el registro como partido político. Su padrón interno está a un paso de no contar con los afiliados necesarios para mantener el registro.
El PRI perderá gubernaturas importantes. Guerrero será gobernado por Morena, pese a la campaña de lodo en contra de Félix Salgado Macedonio, para sacarlo de la competencia. Las arcas de ese partido trabajan en números rojos.

El dinero que se aporta a las campañas del #TUMOR, viene de los empresarios que representa Claudio X González. Pero todo tiene un límite y esos empresarios se están dando cuenta de que el tiempo se agota y no hay resultados apreciables para obtener triunfos en junio.

La nave de la oposición está haciendo agua en estos momentos. La tormenta está anunciada y únicamente se espera el milagro salvador, que haga resistir al duro huracán que llega.
Lo malo es que ese milagro, llamado INE, al parecer arría sus banderas. Ya no está muy confiado en la capacidad de la estrategia de fraude utilizada en procesos anteriores.
López Obrador señaló el día de hoy, que la Fiscalía General de la República, a través de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, estará al tanto del comportamiento de todos los actores en el siguiente proceso electoral.

Cualquier delito electoral hoy es considerado grave. El infractor no tiene derecho a fianza y las sanciones a los culpables, se han endurecido.
El milagro no va a llegar. El monstruo no va a sobrevivir.

Vendrán encuestas pagadas por la oposición que digan lo contrario. Así ha sucedido en el pasado.
Pero el pulso ciudadano que la gente puede constatar en su entorno cotidiano, afianza la tendencia que muestra la última medición de la agencia Polls.
El Titanic renombrado #TUMOR, se hunde lastimosamente.

Su final está próximo y es inevitable la cita en junio.
Ahí se define todo.
Nos vemos en las urnas.

Malthus Gamba