En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

El PRIAN se dice experto para gobernar y critican todas las acciones del gobierno actual, pero la verdad es que son expertos en el endeudamiento, en la mentira, en comprar voluntades, en mantener parásitos en sus instituciones; son especialistas en cometer errores gravísimos sin sentir el menor remordimiento y sin que nadie de su grupo, se atreva a cuestionar sus graves errores.

Tal fue la crisis económica en México ocasionada por la mala administración Salinas-Zedillo en 1994 que fue de repercusiones MUNDIALES

Si permitimos que el PRIAN continúe en la vida pública del país, tarde o temprano volverá a gobernar trayendo consigo la desgracia en la que han tenido hundido a nuestro país.

Vamos a refrescarles la memoria a los que aún apoyan a estos crimínales.

En 1994 por su acostumbrada y pésima administración pública, nos recetaron la devaluación del peso en los primeros días de la presidencia de Ernesto Zedillo.

Estados Unidos denominó esta crisis como “Efecto Tequila”. El mismo causante CSG le llamó el “Error de diciembre”, para culpar a Ernesto Zedillo Y no a la política económica de su sexenio

La crisis se produjo de 1988 -1994, al incrementar el gasto fiscal a niveles históricos mientras el peso mexicano se sobrevaluaba.

Salinas de Gortari implementando el modelo del PRIANATO, alentó las inversiones privadas sin el debido control, en lugar de mantener la actividad del estado.

Carlos Salinas privatizó la banca nacional y argumentó que los fondos producto de estas ventas y de las de otras compañías del gobierno se invirtieron en la infraestructura para presentar una imagen que finalmente era una simulación del país en vísperas de la entrada en operación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá.

Para los que nos informamos, sabíamos que el peso estaba sobrevaluado (al menos un 20%).
La vulnerabilidad económica era minimizada por los políticos y los medios de comunicación.

Esta vulnerabilidad se hizo presente ante las malas decisiones de política macroeconómica y otros eventos durante el año 1994.

Los economistas e historiadores económicos, como Hufbauer confirman que:
* En el último año del sexenio de Salinas, siguiendo la tradición del PRIAN en elecciones, inició un increíblemente alto gasto en obras públicas, para comprar votos, lo que se tradujo en un déficit histórico de (un 7% del PIB),

* México experimentó, prácticas bancarias irregulares que obtuvieron créditos en exceso que luego fueron de difícil recuperación.

* Algunos miembros de la familia de Salinas (su hermano Raúl fue encarcelado) fueron acusados de transacciones ilícitas.

* Luis Donaldo Colosio fue asesinado el 23 de marzo de ese año.

* Unos meses después, José Francisco Ruiz Massieu, Secretario General del PRI fue asesinado el 28 de septiembre.

* El EZLN, una rebelión insurgente de Chiapas, le declaró la guerra al gobierno el 1 de enero;

Todos estos sucesos eran causa de preocupación, especialmente para los inversionistas.

El creciente déficit por mala administración los llevó a aplicar las prácticas acostumbradas en el PRIAN:

– Incrementar las tasas de interés, permitiendo que la base monetaria se contrajera para evitar que más dólares siguiesen siendo extraídos de las reservas rápidamente.

– Por ser un año de electoral y la primera con observadores internacionales, el Banco de México decidió comprar la deuda mexicana para mantener la base monetaria e impedir que las tasas de interés se incrementaran, lo cual, a su vez, causó una mayor fuga de dólares de las reservas internacionales a niveles históricamente bajos (que llegarían a 9 mil millones de dólares

Solo como un paréntesis (sin el PRI, en el 2005 llegaron a $70 mil millones ya en una clara recuperación).

– Pero volviendo al tema. La crisis era inevitable y terminar con la paridad fija del peso tan sólo era una de las muchas correcciones que tenían que realizarse.

– Aun después de las elecciones, durante los últimos 5 meses antes de la toma de posesión de Ernesto Zedillo, la administración de Salinas no realizó ningún ajuste presentando a Un Mexico exitoso en solo espejismo. Esto únicamente por la ambición de buscar la candidatura a director general de la Organización Mundial de Comercio.

Zedillo tomó posesión el 1 de diciembre de 1994.

Los críticos del gobierno de Zedillo argumentan que, aunque la devaluación era necesaria y económicamente coherente, se manejó incorrectamente en términos políticos.

Después de tener un tipo de cambio de 3.4, en 1995 lo llevo a 7.20 pesos por dólar en tan sólo una semana.

Cuando el dólar dejó de ser controlado por el gobierno el peso perdió la mitad de su valor, hecho que ocasionó que las deudas en dólares no pudieran ser pagadas.

Las decisiones de Zedillo, principalmente la de anunciar la devaluación a los inversionistas y el establecer el sistema de libre flotación, fueron el “error de diciembre” como lo nombró Salinas de Gortari.

Las repercusiones sociales que tuvo esta crisis fueron incalculables, en muchos casos se tradujeron en pérdidas económicas para las familias.

Muchos perdieron las casas y autos que habían adquirido en contratos con tasa variable; otros perdieron todo.

El sentimiento de pérdida de un futuro para el país se hizo al considerarse esta crisis económica como el final de la clase media, así como de todas las comodidades y privilegios que hasta ese momento tuvo dicho sector de la población nacional.

Otra medida de catastróficas repercusiones en las condiciones de vida de los mexicanos fue quitarle tres ceros a la moneda.

La percepción que generó esta decisión del sexenio salinista se tradujo en una estrategia meramente política o incluso cosmética.

El Estado Mexicano justificó esta medida como una estrategia de tipo administrativa. La paridad del dólar con el peso se convirtió de 1 dólar = 3417.8 pesos que en el 95 sobrepasaron los 7,200 pesos por dólar.

La capacidad económica de los mexicanos vivió una etapa de espejismo financiero.

Aquí es donde gracias al país vecino Estados Unidos que intervino rápidamente comprando pesos del mercado para evitar una mayor devaluación del peso, sin embargo esta medida no era suficiente pero ayudó a no caer en una catástrofe mayor.

Bill Clinton solicitó al congreso enviar un paquete de rescate.
En respuesta a esto El congreso estadounidense votó en contra de la aprobación de fondos.

Pero como la crisis Mexicana estaba afectando al mundo entero, dentro del Tesoro estadounidense, encontraron una vía legal para enviar el rescate por medio del Fondo de Estabilización de Divisas, la cual no requería la aprobación del Congreso, Así, nos enviaron $20 mil millones de dólares, a los cuales se les añadieron casi $30 mil millones más. $17 mil millones del Fondo Monetario Internacional, $10 mil millones del Bank for International Settlement, mil millones del Banco de Canadá en forma de swaps de corto término y mil millones más provenientes de diversos países latinoamericanos (entre ellas Argentina y Brasil cuyas economías eran severamente afectadas por los efectos de la crisis mexicana.

Así es como les relato lo que ocurrió con el sexenio del PRIISTA Ernesto Zedillo, ocasionada por el PRIISTA Carlos Salinas de Gortari.

En otra ocasión nos iremos más hacia atrás donde López portillo generó otra devaluación.

El tema principal es despertar conciencias…

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com