“Gris es toda teoría”,
José Revueltas, 1968.

Si puedes leer esto es gracias a un maestro.

El SNTE nació como un sindicato corporativo al servicio del estado y de los intereses de los dirigentes en turno, un sindicato charro. Para el SNTE la educación es moneda de cambio en la negociación de recursos y privilegios, las cuotas sindicales un botín, que en la actualidad se calcula en cien millones de pesos mensuales, y la democracia sindical un obstáculo que hay que eliminar a toda costa.

La CNTE surgió en diciembre de 1979 en Chiapas. “Con tres ejes de lucha: democratizar el sindicato, democratizar la educación y democratizar el país”, señala Luis Hernández Navarro, uno de sus fundadores. También en la creación de un proyecto alternativo de educación, que incluso ha llevado a la práctica en varios estados. La CNTE ha enfrentado a cuatro caciques sindicales incluido el actual, Alfonso Cepeda. El saldo de la guerra sucia que emprendió el SNTE contra la CNTE, con la colaboración de autoridades, en 2002 era de 172 asesinados o desaparecidos, una lista que ha crecido señala el periodista.

Hay tres coincidencias entre López Obrador y la CNTE. Contra ambos se han creado leyendas negras con campañas de descalificación, la oposición a la mal llamada reforma educativa, que fue alabada por el hoy dirigente de Morena y un adversario común, Claudio X González.

La CNTE surgió en momentos de ascenso de los movimientos populares de masas y es la única que se mantiene en pie de lucha después de más de 40 años. Siempre vinculada a las luchas de resistencia social.

Los orígenes de la CNTE “se remontan al MRM, y la lucha que se dio en la Sección 9 del SNTE”. Durante el movimiento estudiantil de 1968 los comités de lucha de la Normal Superior jugaron un papel central en las movilizaciones, cuenta Ramón Couoh.

En septiembre de 1956, en el Distrito Federal “12, 843 profesores de preescolar y primaria, casi la totalidad de la membresía de la sección 9 de aquellos años” asistieron a la asamblea plenaria en apoyo al pliego petitorio por aumento salarial y democratización seccional” y “establecieron como máximo organismo de decisión el pleno de representantes de escuelas”, narran Enrique Ávila y Humberto Martínez. En agosto de 1958 conquistaron el comité ejecutivo, para obtener el reconocimiento de la secretaría del trabajo convocaron a una marcha que fue dispersada brutalmente y los principales dirigentes fueron detenidos, entre ellos Othón Salazar, fundador del Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM) en 1957, comunista y antes que nada normalista.

El 23 de septiembre de 1965 un grupo de profesores, estudiantes y dirigentes campesinos encabezados por el Profesor rural Arturo Gámiz y el médico y Profesor normalista Pablo Gómez resultaron muertos al intentar tomar por asalto el Cuartel Madera en Chihuahua. En febrero de este año en recorrido por Guerrero López Obrador recordó que ante el estado autoritario los maestros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez se vieron “obligados a tomar las armas porque no se abrían los espacios de participación, no había democracia”.
En noviembre de 1980 Elba Esther Gordillo, entonces diputada federal del PRI y exsecretaria general de la Sección 36 del SNTE del estado de México, dirigió un mensaje a la CNTE: “¡Los pararemos cueste lo que cueste, a costa de lo que sea, con toda la fuerza del sindicato!”. Dos meses después fue asesinado Misael Núñez Acosta en Ecatepec de los Obreros por luchar por su comunidad y contra el charrismo sindical.

¡Escuela por escuela, zona por zona, el maestro exige a diario, democracia y más salario! La consigna resume las banderas del movimiento magisterial de masas que cimbró el Zócalo capitalino en 1989. En el que destacaban maestros de preescolar, primarias y educación especial de la sección 9 del DF. En la Primavera Magisterial un paro de labores de más de medio millón de maestros de todo el país, del 17 de abril al 15 de mayo, acabó con el cacicazgo de Carlos Jongitud y su pandilla denominada Vanguardia Revolucionaria. Salinas impuso en su lugar a Elba Esther Gordillo.
Par legitimar su cacicazgo Gordillo copto intelectuales y medios, creo una fundación, publicó libros, realizó congresos nacionales de educación. A mediados de los 90s se realizó el primero, al pretender ingresar al Auditorio al Profesor Francisco Bravo le rompieron la nariz con una celular de la época, del tamaño de un ladrillo. En el segundo congreso, celebrado en Veracruz en 1997, me toco fijar la posición política de la CNTE contra el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB) y la descentralización educativa. Finalice anunciando que nos retirábamos para no legitimar el contubernio del SNTE y el gobierno contra la educación. Los compas hicieron una burbuja de protección y nos retiramos entre empellones, gritos e insultos de los incondicionales de Gordillo. El ANMEB fue diseñado como una estrategia de control y desmovilización magisterial con un esquema meritocrático que propiciaba el individualismo, la competencia y la simulación.

En 1980 la disidencia magisterial conquistó la Sección 22 SNTE en Oaxaca y desde entonces encabezó múltiples luchas, con la cuales intentó acabar el gobernador Ulises Ruiz. En 2006 la policía desalojó el plantón del Zócalo de la ciudad. La población apoyo al magisterio y el conflicto sindical se transformó en político, se constituyó la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca ((AAPO), un frente de organizaciones sociales en apoyo a las demandas de la sección 22 que demandaba la salida del gobernador, en la elección de 2010 el PRI perdió la gubernatura.

En defensa de la educación pública y sus derechos laborales la CNTE dio la batalla durante años contra la mal llamada reforma educativa, que representaba un paso más en la privatización educativa y la inestabilidad laboral para el magisterio. La respuesta de las autoridades fue la misma de siempre, ceses, represión y estigmatización. En Campeche en septiembre de 2013 la policía dispersó “con gol¬pes y gases una concentración de profesores que clamaban: ¡Diálogo/diálogo! y ¡Somos docentes/no delincuentes!”, apunta en La Novena Ola Magisterial Luis Hernández Navarro. En el marco de las movilizaciones y protestas magisteriales que se multiplicaron por todo el país, en la comunidad de Asunción Nochixtlán, puerta de la Mixteca oaxaqueña, se gestó un movimiento por demandas comunitarias. El 19 de junio 2016 fue atacado por 400 policías federales, 400 estatales y 50 elementos de la Agencia de Estatal de Investigaciones el bloqueo en la vía federal que tenían maestros, padres de familia, niños, activistas y población civil, con un saldo de 8 personas fallecidas, 103 lesionados y 46 afectados por la exposición a gases lacrimógenos (35 menores de edad).

Desde antes de la aprobación de la reforma de Peña Nieto, se profundizo la estigmatización del magisterio. El punto culminante de la campaña de desprestigio fue el documental ¡De panzazo!: el drama de la educación en México¡ coproducido y dirigido por Carlos Loret de Mola y financiado por Mexicanos Primero de Claudio X González. En el mismo se “desprestigia al magisterio, lo ridiculiza, se burla de él y le atribuye el desastre educativo del país” señalo en junio de 2013 Miriam Sánchez, Profesora de la UACM.

Con el gobierno de López Obrador desapareció el carácter punitivo de la mal llamada reforma educativa, el PRI va de derrota en derrota en las elecciones, la CNTE vive y la lucha sigue. Aunque no ha logrado plenamente sus propósitos fundacionales, ha sido un dique al neoliberalismo en la educación y al charrismo sindical. Ha promovido la organización, popular y comunitaria durante más de cuatro décadas y ha sembrado el germen de un Proyecto Alternativo de Educación.

ADRIAN BEJERANO CEBALLOS
Twitter: @bejerano_adrian

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com