El INE y su campaña a favor del PRIAN

Sin importarles mancharse de lodo a los ojos de una ciudadanía despierta, que se da cuenta de los engaños envueltos en discursos, que intenta vendernos el #TUMOR, los impresentables consejeros electorales del INE, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, intentan tejer una telaraña argumentativa, para suspender por dos meses las conferencias mañaneras del presidente López Obrador.
El INE dejó de ser árbitro electoral, para integrarse formalmente a la campaña conservadora que desea dominar por mayoría la Cámara de Diputados, en la siguiente Legislatura.
¿Qué es lo que hacen los consejeros del INE en este momento?

Intentan demostrar que la conferencia matutina del presidente, es un ejercicio de propaganda y no un acto cotidiano de comunicación e información entre gobierno y sociedad civil.
El Tribunal Electoral del Poder Judicial, ha solicitado al INE que fundamente esta visión que, en este momento, no queda clara para el Poder Judicial. Es decir, los jueces no están viendo a las conferencias como acto de propaganda. No encuentran acciones que puedan ser consideradas en favor de partido político, o de un llamado al voto que beneficie a algún candidato.
Por eso el Tribunal requiere al INE que sea claro en su posición y acompañe con prueba sólidas, la interpretación que da sobre las conferencias.

Mañosamente, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, intentan hacer ver que el reportero que envía el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, a la conferencia matutina del presidente, está siendo pagado con dinero público para sembrar preguntas políticas a modo en dicha conferencia.

Como se trata de una instancia pública (aunque descentralizada y sin dependencia del sector de comunicaciones), estos consejeros del INE quieren implantar la idea de que se usa dinero del pueblo, para pagar a periodistas oficialistas, en las conferencias diarias de presidencia.

Han pedido al área de comunicación social en Palacio Nacional, que respondan a un cuestionario “a modo”, donde pueda entenderse que el pago a este servidor público, no se realiza por su actividad cotidiana en esa dependencia, sino por ir a colocar las preguntas que el gobierno quiere. Así justificarían que el gobierno de la Cuarta Transformación paga para que se haga propaganda a su favor.

El INE tiene que justificar ante el Tribunal Federal Electoral, que lo que vemos a diario en la conferencia mañanera, es exclusivamente propaganda y no información de interés general. Y ésta es la manera que pretende utilizar para conseguir sus fines.
Una manera sucia si se ve con detenimiento.

En la conferencia mañanera, quienes más hacen uso de la palabra son los representantes de los medios de comunicación tradicionales. Son ellos a quienes vemos de continuo, haciendo preguntas al presidente López Obrador. El reportero del Sistema de Radiodifusión del Estado Mexicano, pocas veces hace uso de la palabra. Una de las preguntas que formula al presidente, en relación a la alianza opositora conocida como #TUMOR, financiada por Claudio X González, nada tiene de particular si consideramos que otros reporteros se refirieron al tema en la misma semana y con preguntas idénticas a la realizada por el representante de la dependencia pública.

Lo que resulta de una bajeza propia de estos consejeros del INE, es pretender señalar que el sueldo del reportero, está relacionado con el tipo de preguntas ocasionales que formula en las conferencias mañaneras. Es decir, que cobra su salario por colocar preguntas a modo, lo cual es falso por donde se le vea.

Si permitir a todo reportero asistir a conferencias de funcionarios públicos se considera un acto de propaganda, el INE deberá solicitar, junto con la cancelación por dos meses de las conferencias del presidente, la suspensión de conferencias de gobernadores, jueces, magistrados, diputados, senadores y representantes de todo organismo público. O prohibir la entrada a esas conferencias, a cualquier representante del Sistema Público de Radiodifusión, que por cierto, tiene oficinas en la mayor parte del país.

Todos los servidores públicos, incluidos los consejeros del INE, estarían violando las disposiciones (estúpidas) que intentan imponer a toda costa, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama.
Esos dos consejeros electorales hablan a diario sobre situaciones políticas, cuando su función no es ésa. A ellos se les paga (jugosamente), para organizar elecciones y no para hablar sobre populismo, neoliberalismo, o para realizar persecuciones con tinte político, en contra del gobierno en turno y a favor de los grupos opositores que los colocaron al frente del Instituto Nacional Electoral.
Si la propuesta de Lorenzo Córdova para señalar a las conferencias mañaneras como una actividad de propaganda, queda sustentada en una pregunta del reportero del Sistema Público de Radiodifusión, estaremos ante una de las argumentaciones más frágiles en el historial del INE.

A ese reportero se le paga un sueldo justo por su actividad informativa, al igual que se hace con el resto de sus compañeros de trabajo. Es una estupidez decir que cobra por ir a la conferencia mañanera, a sembrar ocasionalmente (casi no participa), una pregunta a modo.

En todo caso tanto Lorenzo Córdoba, como Ciro Murayama deberían ir pensando en mantener cerrada la boca en cuanto a sus declaraciones públicas, en contra del actual gobierno y del partido político Morena. Aunque señalan que sus medidas “no tienen destinatario específico”, es claro que están trabajando a favor del #TUMOR y violando los mismos reglamentos que intentan aplicar a otros.
Ellos son funcionarios públicos también y supuestos árbitros electorales imparciales. Están impedidos por Ley, a dar conferencias donde se aborden temas políticos, favoreciendo a una determinada fuerza partidista, en detrimento de las demás.

Los consejeros del INE no son un Poder de la Unión. No legislan. No establecen o modifican leyes. Su trabajo es operativo y exclusivamente para organizar elecciones.
Hoy andan sueltos como mastines de presa, buscando la manera de callar la voz del gobierno, para beneficio de los corruptos del pasado.
No lo permitamos.

En principio, que las redes sociales muestren su inconformidad por la actitud mafiosa que asume el INE.
Y en unos meses más, consolidemos el cambio que vive México con el voto masivo en favor de Morena.
Solo así nos libraremos definitivamente de los corruptos que cobran mucho por el poco y sucio trabajo que realizan.

Malthus Gamba