Sindicato Mexicano De Electricistas

De ‘experto’ no tiene nada; el Dr. Narro no cuenta ni con maestrías ni doctorados: PROCESO

Tras la controversia generada por la afirmación del exsecretario de Salud, José Narro, señalando de mentiroso y engañar a la población mexicana sobre el Covid-19 al actual subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell; salió a la luz una vieja investigación que dejaría a Narro como el verdadero “mentiroso” (de acuerdo a Proceso), misma donde se demostraría que el exrector de la UNAM no tendría el grado ni de maestría ni de doctorado cuando asumió su puesto como funcionario público.

En un artículo de Proceso, con fecha 19 de febrero del 2016, salió a la luz que el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) habría mentido en su currículum vitae; siendo que, para ese entonces, José Narro apenas llevaba unos días como secretario de Salud del Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Entre las pruebas mostradas en la columna de Ernesto Villanueva, en Proceso, se encuentran un supuesto falso posgrado de Maestro o Doctor en la Universidad de Birmingham, de Inglaterra, siendo que Narro sólo cuenta con el grado de Doctor Honoris Causa ; tomando el hecho de que tampoco existen trabajos de posgrado ni tesis con la autoría de José Narro en dicha universidad, además de que no cursó la totalidad de los seminarios ni materias.

También se presentó que Narro no cumplía con los requerimientos para ser certificado como médico especialista por el Consejo Nacional de Salud Pública, siendo que, según los registros de la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el exsecretario apenas contaba con la cédula profesional de médico general.

A ello se suma que durante sus años como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México lo tuvieron como un mal rector, de acuerdo a lo mostrado por los rankings internacionales que daban fe del prestigio de las universidades.

El autor responde a críticas y ahonda más al respecto

Recordemos que a fecha del 22 de febrero del 2016, el autor hizo unos apuntes a su artículo en SDP Noticias, donde detalló 6 puntos claves sobre las credenciales académicas de Narro, “cuestionamientos que eso sí deben ser respondidos y aclarados suficientemente y que lo hago en este espacio para ser congruente entre lo que digo y lo que hago”. Para más claridad lo transcribiremos:

1.- Narro en Birmingham

Cuestionamiento: En la página de la Universidad de Birmingham aparece que José Ramón Narro Robles realizó estudios de posgrado en esa Universidad. Esa información desmiente lo que dije en mi artículo de Proceso.

Respuesta:  En lo absoluto, siempre reconocí que hizo estudios en la Universidad de Birmingham. Lo que afirmo es que no tuvo el grado académico de Maestro o Doctor ni cursó la totalidad de seminarios y materias ni tampoco defendió la tesis doctoral satisfactoriamente o la tesina o exámenes en el caso de la Maestría.

2.- Honoris Causa

Cuestionamniento: En la página de la Universidad de Birmingham aparece que fue reconocido con el grado de Doctor Honoris Causa.

Respuesta: Ese reconocimiento es de carácter protocolar y no sustituye al grado de Doctor. Así, por ejemplo, el artículo 15 del Reglamento del Reconocimiento al Mérito Académico de la UNAM claramente señala que: “El doctorado Honoris Causa no equivale a los grados académicos obtenidos de acuerdo con los requisitos establecidos en los planes de estudios aprobados por el Consejo Universitario.” ¿Se imagina a una persona que sea atendida por un cardiólogo o cirujano oftalmólogo “honorario” para enfermedades reales? Sería, por supuesto, un absurdo.

3.- Lo que Narro Robles ha hecho como académico

Cuestionamiento: Me preguntan: ¿Entonces usted descalifica a las Universidades que le han otorgado grados de Doctor Honoris Causa a José Ramón Narro Robles?

Respuesta: No, por supuesto. Cada Universidad tiene su propio reglamento para la entrega de estos reconocimientos protocolares y seguramente han de haber argumentado los méritos que consideraron pertinentes para tal efecto. De cualquier forma, y que no desvirtúa mi texto, quise indagar más por sus méritos médicos y encontré la siguiente información: No hay registro en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial de alguna patente expedida a nombre de José Ramón Narro Robles por algún descubrimiento en la medicina del que no estuviera enterado. Los libros en donde ha colaborado generalmente con prólogos institucionales y como autor de un capítulo son de temas tan variados que no se ajustan al perfil médico. Los hay de literatura, la relación  entre derecho y medicina, entre otros. Lo cierto también es que, por consecuencia, ningún libro en donde haya participado Narro Robles es libro de texto obligatorio en la Facultad de Medicina de la UNAM ni, por citar un ejemplo de buenas escuelas de medicina en el mundo, tampoco aparece un texto suyo de lectura obligada en los programas de la Universidad de Rochester, Estados Unidos. Esto da una primera aproximación a los méritos médicos de José Ramón Narro Robles.

4.- ¿Tiene Narro la capacidad para ser un buen secretario de Salud?

Cuestionamiento:  Respeto las opiniones de quienes consideran que tiene la capacidad para hacer un buen trabajo en la Secretaría de Salud.

Respuesta: No lo comparto, porque con la información de dos de las más importantes consultoras internacionales en materia académica, durante el rectorado de Narro, la UNAM bajó en la primera 10 puntos y en la otra aproximadamente 50. El prestigio de esas consultoras se basa en la seriedad de sus indicadores para medir la calidad de las primeras 500 universidades en el mundo. De ahí que el CONACYT las use como parámetro de referencia para los candidatos mexicanos que desean obtener una beca para estudiar en el extranjero.

5.- Narro, sin certificado de especialista

He señalado que en la medicina y agregaría que en un grupo profesiones cercanas al área médica hay un mayor rigor tanto en la licenciatura como en el relativo a las especialidades. Sostengo que José Ramón Narro Robles no tiene certificado de especialista médico cuyo requisito es contar con la cédula profesional correspondiente como lo establecen los artículos 81 y 82 de la Ley General de Salud y hasta este momento no la tiene (Lo aclaro porque en este país mágico todo puede cambiar de un momento a otro). El ser médico especialista es todo un viacrucis que requiere entre tres y cuatro años de trabajo en hospitales escuela. De ahí que el artículo 81 de la citada Ley General de Salud, a la letra dice: “La emisión de los diplomas de especialidades médicas corresponde a las instituciones de educación superior y de salud oficialmente reconocidas ante las autoridades correspondientes. Para la realización de los procedimientos médicos quirúrgicos de especialidad se requiere que el especialista haya sido entrenado para la realización de los mismos en instituciones de salud oficialmente reconocidas ante las autoridades correspondientes. El Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas tendrá la naturaleza de organismo auxiliar de la Administración Pública Federal a efecto de supervisar el entrenamiento, habilidades, destrezas y calificación de la pericia que se requiere para la certificación y recertificación de la misma en las diferentes especialidades de la medicina reconocidas por el Comité y en las instituciones de salud oficialmente reconocidas ante las autoridades correspondientes. Los Consejos de Especialidades Médicas que tengan la declaratoria de idoneidad y que estén reconocidos por el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas, constituido por la Academia Nacional de Medicina de México, la Academia Mexicana de Cirugía y los Consejos de Especialidad miembros, están facultados para expedir certificados de su respectiva especialidad médica. Para la expedición de la cédula de médico especialista las autoridades educativas competentes solicitarán la opinión del Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas”.

6.- Ética periodística y problemas personales con Narro

Cuestionamiento: Me han preguntado si no he faltado a la ética periodística al tener un problema personal con José Ramón Narro Robles.

Respuesta: Nunca he cruzado una palabra con Narro Robles, no le he solicitado nada a él ni tampoco él a mí, de suerte que no hay vínculo alguno. Hago esta aclaración que ni la ley ni la ética me obligan, pero sí el deber de informar a mis lectores para no dejar cabos sueltos que se presten a interpretaciones equívocas, lo que con el periodismo crítico sucede a la menor oportunidad.

Narro y su no réplica

Finalmente y esto es muy importante, José Ramón Narro Robles no ejerció, pudiendo hacerlo sin problema alguno, su derecho de réplica mostrando su cédula profesional de especialista y su grado académico de Maestro o Doctor de la Universidad de Birmingham observando todos y cada uno de los pasos establecidos en su normatividad interna para el otorgamiento de posgrados académicos, no “honorarios”.

Sin embargo, y pese a que este intento de negar en muchas oportunidades dejando como respuesta ese gran silencio, José Narro salió para retar y “desprestigiar” al subsecretario López-Gatell, quien diariamente ha buscado mantener informada a la población mexicana sobre el avance del Covid-19 en nuestro territorio, acusándolo directamente de mentiroso, de haber manipulado los datos a su favor, lamentando que sea así la realidad de la Secretaría de Salud actualmente.

“Es muy difícil decir en que punto de la epidemia, de la curva, estamos porque el señor (subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud) López-Gatell ha cambiado, ha mentido y ha transformado la realidad”, lamentó José Narro en entrevista exclusiva para El Sol de México.

Pese a lo anterior mencionado y desde el inicio de la expansión del Covid-19, López-Gatell, con la amabilidad que le caracteriza, se ha encargado de responder a todos los señalamientos y acusaciones sin desviarse, siendo que en más de una oportunidad aseguraron que le mentía al país.

“Respeto la opinión del Dr. Narro. El Dr. Narro, José Narro Robles, es un personaje de la vida pública, fue rector de la Universidad Nacional, fue secretario de salud, fue dirigente político en el PRI, luego ya no sé, yo no le sigo esa pista, no sé si siga en el PRI, si siga en la UNAM; pero por ahí debe estar, y me parece un individuo respetable. No sé, habría que ver sus argumentos, sobre a lo que se refiere. Usted iba a mencionar algunos números, me parece, quizás ahí  podemos darnos cuenta a qué se refiere el respetado Dr. José Narro”.

Con autorización de El Gato Político News