Sindicato Mexicano De Electricistas

Datos curiosos del COVID-19

A estas alturas del partido, hacer una lista de datos curiosos del covid, el típico “fun facts”, resulta un poco más interesante que una simple enumeración de cifras; puede explicarnos algunas cosas, o puede hacernos sospechar otras de manera empírica. Por supuesto, puede destrozar mitos y fakenews repetidas hasta la náusea por las redes de la oposición y sus medios.

Comencemos:

México es el 10° país más poblado del mundo.
Es, al momento, el 17° con más muertes por covid.
En contraste, es el 72° en tasa de mortalidad.
Esos son 5 muertes por millón de habitantes.
Comparte ese lugar con Corea del Sur.

Aunque la revista Proceso, que tiene ya serios problemas con sus redactores, confunde tasa de mortalidad (muertes por habitantes totales) con la de letalidad (muertes por casos registrados) y se le hace bolas el engrudo.
México está 32 lugares arriba de la media mundial de tests aplicados para covid.
En esa lista, los 12 primeros lugares de países con más pruebas por habitantes totales, son países minúsculos, mismos que ocupan 15 de los primeros 20 lugares. Por ello sus datos son muy relativos.

En esa lista Alemania ocupa el lugar 24. ¡23 lugares por encima de Corea del Sur!
Pero Alemania tiene una tasa de mortalidad por covid, 10 veces superior a la de México o Corea del Sur.
Como queda dicho, el volumen de tests no resulta en menor mortandad.
No se llevan listas de tasa de letalidad, porque dependen de los modelos, que difieren mucho de país a país, y de casos registrados, que no son cifras equiparables, sobre todo cuando entran los casos estimados, que dependen del modelo utilizado. Solo hay que recordar que la cifra de “estimados” se refiere principalmente a casos leves y para nada a muertes por covid. Eso es una mala interpretación, dolosa de ciertos medios.
Pero la letalidad en México, como predijimos en esta columna desde febrero, es alta por las razones que entonces adujimos: obesidad y diabetes. La de hipertensión ha causado estragos parejos en todo el mundo, combinada con edad avanzada.
Ahora algunos datos muy curiosos entre los datos curiosos:
El mapa mundial de consumo de proteína animal (carnes rojas) es en extremo semejante al mapa de estragos por habitante.
Pueden consultarlo aquí:

Lo mismo ocurre en cuanto a la presencia de proteína en el cuerpo humano, que es mayor proporcionalmente en tanto mayor edad se alcanza.
Las mujeres embarazadas consumen una gran cantidad de proteína animal y en muchos países, como el nuestro, es de carnes rojas. Las personas obesas, bueno, USA y México son campeones mundiales en obesidad asociada a excesivo consumo de carnes rojas.
Esto es exacto, pero empírico. No estoy diciendo que esa es la causa de los estragos del covid, pero es una coincidencia que admite reflexión.
Otro interesante mapa a comparar es el de consumo de opioides, pueden consultarlo aquí
Como pueden ver, tiene importantes semejanzas con el del covid.
Pero quizás, uno de los más extraños datos, sea el de comparación entre países dominantes y países dominados y/o agredidos. Vean si no:
Mientras USA tiene una impresionante tasa de mortalidad de 123 por millón de habitantes (25 veces superior a la de México).

Vietnam tiene 0
Afganistán 0.8
Irak 2
Libia 0.1
En tanto que Arabia Saudí tiene 3, su sufrido vecino Yemen 0.3
Israel tiene un robusto 20, su vecina Palestina 0.6
La cruel Bélgica tiene la más alta del mundo* con 503, en tanto su víctima, Congo tiene 1
El trono británico tiene un dramático 237, la India 0.4; España tiene 446, pero, de sus antiguas posesiones americanas, la más alta es Panamá con 29 así como Portugal tiene 72 y su vieja colonia Mozambique 0
Por supuesto, esto solo son datos curiosos, no estoy queriendo decir que el covid sea una suerte de nueva plaga de Egipto que es enviada para liberar a los pueblos oprimidos, pero resulta intrigante.

Por último, les recuerdo, hay más de 24,000 centros de salud en la República, sumados a consultorios particulares, los datos suben de los 2547 municipios a los 32 institutos de salud estatales quienes los envían a México, que, junto con más de 200 administraciones nacionales y territoriales del mundo, los envían a las zonas OMS y luego son recopilados para todo el mundo. Por supuesto, ello no ocurre en tiempo real, ni desde el primer escalón hasta abajo, ni en el margallate de zonas horarias hasta arriba. Van a encontrar divergencias si el doctor del pueblo les dice que se le murió un paciente de pulmonía, hasta que este finalmente aparezca en las cifras de la OMS, si se comprueba que fue por covid. Las diferencias de datos en toda la línea, que es de horas y hasta días, no son relevantes, el cuadro general es claro. Alterarlo carece de sentido para nadie.

Bueno, nietecitos, como ya terminaron las vacaciones de Pascua, me reintegro a mis febriles actividades de cuarentena. Tengo mucho qué leer. Agur.

*la de San Marino es más alta, pero su exigua población hace de esta cifra algo muy relativo como quedó dicho arriba)