Cuánta razón hay en las palabras de AMLO: ¡BENDITAS REDES SOCIALES!

LAS BENDITAS REDES SOCIALES
Por: J. Gumval

Un periodismo que reconoce la realidad y no se subsume al submundo del irrealismo periodístico del pasado es un periodismo de VANGUARDIA.

Reconocer que nada es ya igual y que hoy la noticia, con periodista o sin él, corre y vuela por doquier sin que nada la detenga por una autopista global que produce cada segundo imágenes y sonidos de todo lo que sucede, rebasando en forma chusca y simple la nota elegante y fina de comunicadores. No porque sean periodistas profesionales, sino por el grato sabor de opinar y compartir novedades, de decir cosas, de denunciar o debatir, muchas veces por emoción, mucha pasión y en otras con profundas razones. Hay de todo en la red, aunque haya muchos que en efecto se crean y se sientan lo que el periodismo del siglo XX hizo llamar el “CUARTO PODER”, cuando en realidad, usando la misma lógica, más bien sería o son el “QUINTO PODER”( redes sociales), más que medio son remedio a tanto “chayotismo” recalcitrante que surgió en el viejo régimen. Quinto poder que ahora somete al cuarto poder y lo absorbe hacia su autopista: LA RED.

Afortunadamente ya se observan buenos periodistas que entienden la nueva realidad, y ese periodista donde quiera que esté, es hoy por hoy un gran periodista, astuto, sagaz, objetivo y veraz, si no se durmió y está despierto. Alegra saber que su letra reconoce el peligro que yace a la puerta del periodismo de antaño y que hoy es frecuentemente combatido por los ciudadanos comunes de la red, que no se dejan, se posicionan y articulan posturas y debates fuertes en su propio lenguaje prosaico y burlón, que ni consumen tan fácilmente una nota mala o falaz. Sabe el usuario de la red cuándo una opinión o nota periodística trae odio, celo, envidia o intención dolosa, y más aún, entiende el “REDSOCIONAUTA” cuando está en presencia de un escribano “por consigna”, por lo sesgado de su contenido y muchas veces por lo abusivo de su comentario feroz.

El caso de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA es una muestra de la impiedad e impureza en la manipulación dolosa y siniestro de datos, cuando éste, a propósito de los INCENDIOS, quiso incendiar argumentando que era el resultado de la supuesta disminución irresponsable del presupuesto en los brigadistas preventores de incendios, lo cual fue de inmediato puesto en su basura por las REDES, que bien informadas lo ridiculizaron demostrando lo contrario.

Cuánta razón hay en las palabras de ANDRÉS MANUEL LOPEZ OBRADOR: ¡BENDITAS REDES SOCIALES!

Han sido las redes sociales un glorioso bálsamo y poderoso antídoto en contra de la infamia, mentira y difamación de los medios tradicionales que se han convertido en el “chayotero” y vil desinformador que hace de su tecla(ya no pluma) un gatillo de “gunman” que dispara para distorsión de la realidad.

Fueron las redes sociales las que respondieron a la poderosa mafia del poder que atacaba con potencia imparable a AMLO, llevándolo al rin de lucha menos disparejo. Son las redes sociales las que hoy por hoy responden y discuten los temas nacionales, estatales y municipales con certeza y precisión incuestionable revelándose contra la costumbre comunicacional del viejo régimen que contrataba para ser adulado y aniquilar voces progresistas.

Son tan abrumadoras las redes hoy que los mismos “chayoteros” se tienen que mover en ellas, las usan, se acomodan y ya dejan sus panfletos de papel para intentar sobrevivir en páginas y medios electrónicos. Se encuentran frecuentemente en Facebook, watsap y twiter nadando entre miles de ciudadanos respondones que usan su derecho a disentir y los atacan con la misma fiereza en la que los medios(vendidos o comprados) chayoteros se expresan. Siembran odio, cosechan odio social. Mienten y son desmentidos por la misma gente ateste de la realidad. En fin, son otros tiempos, y por lo mismo, ahora incluso son otros los que detectan la infamia y la denuncian, no siempre es el afectado o difamado. Eso es un milagro social incuestionable.

Por tal es que no debe temer quien pise firme y gobierne bien, aquel que esté luchando por gobernar con rectitud y honradez, pues ese microcosmos de testigos de su accionar gubernamental y beneficiados sociales de sus programas por fin tienen voz y la usarán para enfrentar al embaucador tirano que intenta socavar las buenas voluntades e integridad de los buenos gobernantes. Igual, si es mal gobierno, las redes benditas gritaran: “ MUERA EL MAL GOBIERNO”

Hay un desafío para todos los comunicadores, pues expresarse en red es un DERECHO HUMANO ya imbatible, ya imparable, ya presente para siempre; ahí estará y evolucionará junto al ser humano.

¡Gracias! y hasta la próxima opinión libre. ¡Abrazos mil!

J. Gumval

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea

error: Content is protected !!