La recomendación del libro de la semana: “El Retrato de Dorian Gray”

Foto: Olalla Ruiz

La obra de Oscar Wilde, tiene dos aspectos que la destacan y que en lo particular, me agradan bastante. Por un lado, su lenguaje es sobrio, pero manejado con una sencilles, que lo hace parecer muy natural.

La otra característica en sus obras, es la calidad de los temas que aborda. Wilde nos ofrece escenarios particulares, donde pocos han transitado con anterioridad.

Quiero recomendarles en esta colaboración, uno de mis libros predilectos. El Retrato de Dorian Gray es una pieza inigualable que ha gustado a varias generaciones, amantes de la buena literatura.

El tema del doble, o de un ser idéntico en mucho a uno mismo, no se había tratado antes con tanta precisión. Edgar Allan Poe, maestro de Wilde en muchos aspectos, tocó esta línea argumental en su cuento William Wilson.

Ese cuento tiene el germen de El retrato de Dorian Gray. Wilde pule al personaje, lo mueve en un ambiente distinto y le da características nuevas, que mejoran con mucho la historia de Poe.

Gray tiene un gemelo no vivo; se trata aquí de un retrato que absorbe la parte negativa del protagonista, así como su deterioro natural.

El ajuste es magistral, pero existe ese parentesco con el cuento de Allan Poe. A final de cuentas, ¿qué gran escritor dedicado a los temas imaginativos, no le debe mucho a Edgar Allan Poe?

Les recomiendo mucho acercarse a esta obra literaria, que es amena, interesante y con el manejo magistral del lenguaje que distingue a ese otro monstruo de las letras de nombre Oscar Wilde. Les aseguro que no quedarán decepcionados.

América Rubio