Contrastes: entre Anaya y López Obrador

Por: Alam Bernal @AlamBeav

Hace unos días Ricardo Anaya volvió a ser tendencia por los señalamientos que hizo en uno de sus videos hacía “el compadre”:

“Esto es un poco como el compadre que gana dos mil pesos y en lugar de pagar la luz, el agua, el gas, comprar la comida para la familia se los bota en caguamas”, señaló Anaya.

El “joven maravilla” busca lograr ser nuevamente candidato presidencial y considera que, realizando un recorrido por todo el país, lo logrará.

El peregrinar de Anaya es parecido al que realizó, Andrés Manuel López Obrador desde 2007; algo irónico, pues el panista tachó de “viejas” las ideas del hoy presidente.

Sin embargo, hay diferencias abismales entre lo que realizó López Obrador y la parodia millonaria de Anaya.

López Obrador narra así el inició de su peregrinar por México, luego del fraude electoral de 2006, cuando Felipe Calderón con ayuda del PRI usurpó la presidencia.

“Para mantener encendida la llama de la esperanza y recoger los sentimientos de la gente, en enero de 2007 inicié una gira por todos los municipios del país” (La Mafia que se adueño de México y el 2012, Grijalbo, 2010).

El recién derrotado por “La Mafia en el Poder” realizo un primer viaje por todo el país, primero para conocer más de cerca las necesidades de gente que vive en los lugares más inimaginables.

La segunda etapa, fue para impulsar su proyecto de transformación nacional, en el que se impulsaba acabar por completo la corrupción.

Para lograrlo era necesario terminar con un régimen político con más de tres décadas en el poder, y que además era apoyado por importantes grupos de poder económico.

De por medio había intereses multimillonarios, con cifras que “el compadre” que gana $2,000 a la semana, jamás se imaginaría llegar a tener.

Tan es así que para Anaya y a quienes representa han invertido fuertes sumas de dinero para intentar impulsar la figura de Riqui Riquin Canallin.

De acuerdo con Facebook, el panista invirtió $207,892 en publicidad sólo en esa red, entre el 4 de agosto del 2020 al 18 de marzo del 2021. Esto sería lo equivalente a dos años y dos meses de “el compadre”.

A esto, hay que sumarle los gastos en honorarios para asesores, producción, marketing y publicidad por otros medios.

Y es que, quienes impulsan a Anaya o a la alianza “Va Por México” son quienes se vieron beneficiados con los inmensos saqueos al país durante el periodo neoliberal.

Por ejemplo, la riqueza de Carlos Slim Helú, que es uno de los más grandes beneficiarios de las privatizaciones durante el neoliberalismo en México; tiene una fortuna que asciende a los 51,2 mil millones de dólares.

Anaya debería dejar de enojarse por las caguamas del compadre, y debería de enojarse por lo que él y el antiguo régimen representan.

Y es que, mientras el panista recorre México para retornar al pasado, López Obrador lo sigue recorriendo para llevar a cabo una transformación en beneficio del pueblo de México.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea