Claudio X y su proyecto sin rumbo

Ya estamos en febrero y las elecciones intermedias son en junio.
Enfermo y todo, el presidente López Obrador debe estar feliz de la vida en estos momentos. Sus adversarios políticos no han dado una, desde la desastrosa derrota que sufrieron a manos de la Cuarta Transformación en el 2018.

Y lo peor no es eso para ellos. Han dado evidencia durante todo ese periodo, de que son incapaces de construir un proyecto nacional de corte conservador, que los levante de la lona.
Son de una esterilidad que sorprende en una clase social que se preció por años de su esmerada educación. De su conocimiento de la situación mundial y del acompañamiento de una clase intelectual que pretendía ser reconocida como la voz del pueblo, o la conciencia nacional.

La gente que se agrupa alrededor de Claudio X González en estos momentos, cobra su salario cotidiano por una labor desinformativa y mentirosa, que no da sostén a la causa política del #TUMOR.
Si uno mira (aunque solo sea por curiosidad), lo que publican prensa y medios de corte reaccionario, verá que es odio lo que predomina en las notas diarias que aparecen ahí.
El método que ha intentado una y otra vez el #TUMOR, es el de evidenciar supuestas fallas acreditables al gobierno del presidente López Obrador. Fallas que nunca han podido ser acompañadas con pruebas reales que sostengan lo dicho por los periodistas y analistas de la derecha.

Desde la toma de posesión de López Obrador como presidente de México, la estrategia neoliberal ha girado en torno a esta campaña masiva de mentiras, que intentan restar popularidad y respaldo al presidente.

El resultado ha sido desastroso para ellos. La aceptación a la Cuarta Transformación y al titular del poder ejecutivo, no baja.

El pueblo de México aprendió a desconfiar de todo lo que publica la prensa tradicional, tan comprometida con la corrupción en el pasado. El “chayote” está presente en la mente de todos y es difícil engañar a ciudadanos que disfrutan en este momento de los beneficios de los Programas Sociales, aumentos al salario y servicios médicos y educativos para todos.
No se ha incrementado el precio de la gasolina y la luz en estos años del gobierno del cambio. No hay inflación apreciable. Salvo en Estados gobernados por la oposición, la violencia ha mostrado una disminución paulatina. Se combate a la corrupción realmente.

No obstante todo esto, Claudio X González y su gente, siguen tercos apostando a esa guerra de lodo que lo único que ha conseguido hasta el día de hoy, es evidenciarlos como el sector social que menos aporta en este momento, al trabajo de reconstrucción nacional que impulsa y apoya el resto del país.

Son los odiadores permanentes que no encuentran lado bueno a lo que se edifica. Desean que se destruya toda la reciente construcción, para que México regrese al neoliberalismo rapaz y despiadado del periodo de la corrupción y la impunidad.

Porque como hemos dicho, no tienen proyecto alguno para los mexicanos.
No hay propuesta económica o política que mejore la oferta de la Cuarta Transformación.

Están vacíos y la gente ve al #TUMOR, como el conjunto de los corruptos de siempre. ¿Quién en su sano juicio pensaría en votar por ellos en junio?

Descalificar al doctor Hugo López Gatell y a la estrategia de salud para controlar la pandemia de Coivid-19 en México, ha sido un ejercicio permanente de la derecha, para ganar puntos y aceptación ante los ojos de una sociedad que sufre los efectos de una crisis de salud que afecta al mundo entero.

Pero los argumentos (si se les puede llamar así) de la derecha, nunca han tenido solidez científica. Son apreciaciones de políticos, artistas, dentistas, periodistas, intelectuales y caricaturistas que se identifican con la causa conservadora, pero que desconocen lo mínimo sobre contagios y enfermedades epidémicas.

El día de hoy, todas las mentiras que difundió por semanas la gente afiliada al #TUMOR, sobre la efectividad de la vacuna rusa Sputnik V, fueron desenmascaradas en la conferencia mañanera.
La revista médica The Lancet, publica el día de hoy los resultados obtenidos sobre esta vacuna, en lo que corresponde a Fase 3, señalando que la misma tiene una efectividad probada de un 91.6%. De igual modo, señala que no hay evidencia de reacciones secundarias significativas, derivadas de su aplicación.

El teatro edificado a base de mentiras por Claudio X González y el #TUMOR, se viene abajo, con todo y actores reaccionarios.

Lo mismo sucedió hace unos días con la publicación de la “noticia” de un derrame cerebral sufrido por el presidente López Obrador, a consecuencia del contagio de Covid-19 que padece. Todos los medios conservadores difundiendo el rumor, con la intención de crear inestabilidad social.

El presidente se comunica con “El Tigre” por medio de un video preparado en Palacio Nacional y es apreciable para todos que su condición física es buena y que se encuentra en etapa de franca recuperación.

Los neoliberales hacen un ridículo más, pero esto no parece preocuparlos. Están acostumbrados al fracaso cotidiano desde el 2018.
La política, entendida correctamente, es una actividad constructiva. Es acción en beneficio de la sociedad.

La forma en que la política es entendida en este momento por la gente del PRIANPRD, auspiciada por Claudio X González, se aparte de esa idea positiva de acción política.
El #TUMOR asume en este momento la actitud del loco furioso que destruye todo lo que se le pone en frente.

Es una pequeña fuerza impopular y vacía que quiere todo, sin dar nada a cambio. No tiene oferta, ni propuestas.
Desean recobrar el poder, porque lo sienten como algo propio y no les interesa compartir los beneficios de la riqueza nacional con el pueblo.

Por eso mienten permanentemente a la gente. Es un desprecio hacia la verdad y al pueblo que los evidencia como lo que en realidad son. Corruptos.
Como todo loco, se van a quedar solos al final del camino.

No habrá votos para ellos en las siguientes elecciones.
Son la peor opción para el país y para los mexicanos.

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea